Lo Último

Se definirá en 2008 el futuro de la UCR

La conducción del radicalismo decidió postergar el debate sobre el futuro del partido para 2008. A cambio, para el 30 del corriente fue convocado un plenario de delegados, con el fin de elegir las autoridades que deberán llevar a

El actual presidente del comité nacional, el senador jujeño Gerardo Morales, anunció sus pretensiones de mantenerse en el cargo (su mandato vence el 4 de diciembre) y ratificó que su plataforma electoral será la de “aplicar sanciones ejemplificadotas” a los radicales K, léase expulsarlos de la UCR, y mantener al partido “en una línea de independencia del Gobierno”. Si bien fuentes radicales aseguran que ya tendría asegurados los votos necesarios, Morales tendrá que afrontar un fuerte debate de sectores que no comparten su posición.

Por lo pronto, el porteño Rafael Pascual también se anotó en la carrera para alcanzar la presidencia del comité nacional. Aunque su postulación no reuniría los votos suficientes para desbancar al jujeño, su discurso de amnistía a los radicales que jugaron con el kirchnerismo en las últimas elecciones provocará algunos cruces entre sus correligionarios.

Las pretensiones de Morales también tendrán que enfrentar al radicalismo cordobés, que preside Mario Negri, que pretende pasar la elección de autoridades al año próximo.

La posición de Negri se explica en que por el momento no es delegado al comité nacional; sólo lo será a partir de marzo, lo que lo inhabilita para anotarse en la carrera para conducir el partido. El legislador aspira a ese cargo basándose en que fue Córdoba el único lugar donde Roberto Lavagna finalizó primero el 28 de octubre.

Al presidente y a la mesa de conducción de la UCR las eligen los 108 delegados al comité nacional por voto directo. Sin embargo, este plenario estará afectado por las intervenciones dispuestas por el comité nacional, en su mayoría distritos comandados por el radicalismo K. Así, Mendoza, Corrientes, Río Negro y Tierra del Fuego no tendrán representación en la reunión. Serán 88 los delegados habilitados y el quórum se alcanzará con 44.

Sí estarán representadas Neuquén y Santa Fe, cuyas intervenciones se encuentran a resolución de la Cámara Nacional Electoral. Ambos casos plantean desafíos para Morales y su pretensión de mantener la conducción del partido. Santa Fe, porque Luis Cáceres está enfrentado al senador jujeño, al extremo de haber llevado a la UCR con boleta propia en los comicios provinciales, en contra de la decisión del comité nacional de acompañar al socialista Hermes Binner, que finalmente ganó la gobernación.

Neuquén podría convertirse en la grieta por la que el radicalismo K resistiría la política de expulsión de la infiltración kirchnerista en el partido. Se estima que la delegación neuquina, liderada por el intendente de Neuquén, Horacio Quiroga, podría hacerse presente en el plenario.

Como sea, la UCR seguirá practicando el deporte que más le gusta: la interna sin fin.

Fuente: La Nación

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad