Lo Último

Se restituyó la placa que rinde homenaje a Mario Menéndez

En el día en que cumpliría 50 años, fue repuesta la placa en homenaje a Mario Eduardo Menéndez, desaparecido por la dictadura en 1977, en el Colegio Don Bosco.

“Con este acto, queremos reivindicar la vida porque la lucha que encaramos era por un proyecto de vida, no el proyecto de muerte que impusieron los genocidas”, manifestó María Luz Piérola, que también criticó la actitud del gobierno ya que la placa fue una iniciativa de la Asociación de Familiares y Amigos de Desaparecidos Entrerrianos y en Entre Ríos (Afader) y de la agrupación Hijos por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio (Hijos).

Mario Menéndez se encuentra desaparecido desde el 10 de septiembre de 1977. Tenía entonces 20 años. Había egresado del Colegio Don Bosco y fue uno de los referentes Agrupación de Estudiantes Secundarios (AES). Originalmente, la placa había sido ubicada en la galería del primer piso del edificio en ocasión de la Semana de la Memoria, el 22 de marzo de 2006, y desapareció en agosto pasado.

Al respecto, su hermano Gustavo Menéndez dijo en el acto que se desarrolló este miércoles que “el robo de la placa es un hecho altamente repudiable porque intenta intimidar a la comunidad y quiere borrar parte de nuestra historia. Pero se equivocan porque siempre vamos a estar juntos”. A su lado estuvo el otro hermano, Sergio.

Del acto organizado por el rector Jorge Ramos participaron también los alumnos y docentes de la escuela, junto con integrantes de Afader, Hijos, militantes políticos y sociales. En representación del Gobierno estuvo el presidente del Cponsejo General de Educación (CGE), Jorge Kerz y el encargado del área de Derechos Humanos de la Universidad Autónoma de Entre Ríos (Uader), Alejandro Richardet, quien reivindicó “un proyecto de memoria en función del presente y del futuro”, y planteó la necesidad de construir “una mejor educación para un mejor país”.

A su turno, el presidente del CGE señaló que “esta sustracción no hará que se esconda la historia. Por eso, hoy venimos, como un año atrás, a colocar un homenaje que no es sólo una cosa en la pared, sino a reivindicar los sueños, esperanzas, lucha. Hoy tenemos que bregar por todo eso”, al tiempo que admitió que “alguien no hizo lo que tenía que hacer, se ve que no han trabajado”, en referencia al faltante de la placa de la que estaba encargada la Secretaría de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos.

María Luz Piérola, que fue pareja de Menéndez, se quejó por la “falta de respeto y de compromiso a la lucha de un compañero desaparecido. La placa oficial no estaba lista y de eso tendrán que hacerse cargo de este hecho totalmente repudiable”. Sin embargo, también destacó que “con este acto, queremos reivindicar la vida porque la lucha que encaramos era por un proyecto de vida, no el proyecto de muerte que impusieron los genocidas”.

Por último, el recto del Colegio Don Bosco, Jorge Ramos, Ratificó el compromiso de la institución con los derechos humanos como materia de estudio dentro de la currícula escolar, porque ello también contribuye “a la formación de mejores personas”, al tiempo que dejó en claro que el robo no fue cometido por gente de la escuela.

A través de un comunicado, el establecimiento había informado hace poco más de un mes que “el lunes 6 de agosto se constató la falta de la placa conmemorativa del ex alumno Mario Menéndez. La misma había sido ubicada en la galería del primer piso del edificio en ocasión de la Semana de la Memoria, el 22 de marzo de 2006”. Estaba a una altura considerable, pero le faltaban dos de los cuatro tornillos que la sostenían. El hecho fue denunciado ante el CGE y también se radicó una denuncia policial.

Mario Menéndez era dirigente de la Regional II de la Agrupación de Estudiantes Secundarios (AES). Cursaba en el Colegio Don Bosco y fue secuestrado en Rosario el 10 de septiembre de 1977. Desde chico se comprometió con la problemática estudiantil y con los sectores marginados, hecho que lo impulsó a llevar adelante diversas acciones solidarias. Así nació el joven militante que soñaba con un mundo mejor. Empezó con el movimiento religioso Mallinista, promovido dentro del Colegio. Poco a poco pasó a pertenecer a la AES.

Mantenían debates, grupos de estudio, procesos de concientización, acciones comunitarias, reclamos puntuales como fue el del boleto estudiantil en Paraná, que lograron conseguir en el año 1974. Fue uno de los 200 estudiantes secundarios y de los casi 2.000 adolescentes secuestrados, asesinados y desaparecidos por la sangrienta dictadura cívico-militar que se inició en 1976. Mario tenía entonces 20 años.

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad