Lo Último

Solanas podría confluir con un Nuevo Espacio que salga de la Concertación

La puja entre kirchneristas y seguidores de Carrió podría terminar por quebrar la Concertación Entrerriana para las presidenciales de octubre. El Nuevo Espacio recuperaría los cuadros que en marzo se fueron con Solanas, co

No se trata sólo de una especulación. El jueves de la semana pasada, se trabajó esa hipótesis en una reunión que mantuvieron en Paraná el concejal solanista, Humberto Gracia, y el diputado electo por la Concertación Entrerriana y presidente del Nuevo Espacio, Héctor de la Fuente.

Ante la consulta de NNAAPágina PolíticaNNCC, ambos dirigentes confirmaron el encuentro. Si bien coincidieron en aclarar que no hay nada cerrado entre los dos grupos políticos, Gracia se mostró más optimista sobre la posibilidad de arribar a un acuerdo. “Hablamos de la experiencia de ellos, de lo notable del armado de Solanas que en sólo seis meses pudo obtener 120 mil votos, casi igualando a la UCR y de la necesidad de su preservación. En todo esto estuvimos de acuerdo y quedamos en seguir charlando”, dijo el edil paranaense, tras ratificar cada una de las definiciones que dio a esta página la semana pasada (ver relacionada).

Aunque no descartó ninguna de las variantes que periodísticamente se le planteó, De la Fuente intentó, en cambio, restarle solemnidad a la conversación. “Fue un encuentro casual”, dijo.

Es que, si se analiza lo que pone en riesgo cada sector –lo que suma y resta- se comprenderá la prudencia de De la Fuente.

En principio debería ser al revés, tomando en cuenta que Solanas, como cabeza de la lista 100 (el sector de dirigentes justicialistas que se presentó por afuera del PJ), reunió 120 mil votos, con lo que se acercó al 19 por ciento del total; mientras que el Nuevo Espacio en la Concertación (con el Partido Socialista y el Partido Comunista) viene de tocar su piso de votos desde la conformación de la coalición en 2003: juntaron sólo el 8 por ciento de los votos.

Pero pasa que la lista 100, tal como se presentó el 18 de marzo, ya no existe. El armado que el solanismo se jacta de haber logrado en seis meses se ha desmembrado con el retorno al PJ de buena parte de sus principales referentes, que se mostraron sumamente permeables a la capacidad de persuasión política del gobernador Jorge Busti.

Así las cosas, para lo que queda de la lista 100, cualquier eventual nuevo socio es recibido con los brazos abiertos, porque lo que resta del sector del peronismo disidente es básicamente el solanismo. En cambio, un acuerdo con Solanas implicaría para el Nuevo Espacio romper relaciones con sus actuales socios en la Concertación que guardan profundas diferencias políticas con el Intendente de Paraná.

No sólo eso. También se granjearía un problema hacia el interior mismo del Nuevo Espacio: en Paraná, el concejal Aldo Bachetti ha dicho que se iría del partido si se produce un acuerdo con Solanas.

No obstante, en el NE de Gualeguaychú, donde siempre se vio con mejores ojos a Solanas, no creen que la sangre alcance al río en Paraná si, llegado el caso, las circunstancias políticas tornaran conveniente esta confluencia. Después de todo, muy bien no le ha ido al NE en la Concertación.

Pero ¿cuál sería la ganancia de sumar a Solanas? Responder ese interrogante desde Paraná, donde se puede palpar el desgaste político del Intendente, no resulta fácil. En cambio, la visión que se tiene del proceso desde Gualeguaychú es distinta.

El Nuevo Espacio de la ciudad de la lucha contra las pasteras es, de los grupos políticos que componen la Concertación, el que con más fuerza viene planteando la necesidad de un claro alineamiento con el presidente Kirchner de cara a las elecciones del 28 de octubre.

Analizan en Gualeguaychú que la coalición provincial no está en condiciones de seguir perdiendo más votos (del 18% de 2003, pasó al 8% en 2007) y que, si ya tocaron piso en una elección provincial como la de marzo, marchar a los comicios nacionales sin candidato a presidente es, directamente, suicida.

El problema no es que los socios del Nuevo Espacio en la Concertación no compartan este diagnóstico. El problema es que tanto los socialistas, como los radicales en la coalición (que están tramitando un nuevo partido, el Encuentro Amplio Entrerriano) ya se han pronunciado por la candidatura presidencial de Elisa Carrió.

Ese adelantamiento de socialistas y radicales fue lo que de algún modo precipitó la conversación del pasado jueves entre De la Fuente y Gracia. El diálogo viene a confirmar el camino que ya habían tomado antes de las elecciones los únicos intendentes de la Concertación, ambos del Nuevo Espacio: Lidia Nogueira (La Paz) y Daniel Irigoyen (Gualeguaychú). Aunque está claro que la situación de este último no es igual a la de Nogueira, que a partir de diciembre será diputada por la lista 100, todavía leal a Solanas.

Si el Nuevo Espacio (el peronismo de la coalición) no se marchó de la Concertación siguiendo los pasos de Irigoyen y Nogueira, fue por Emilio Martínez Garbino, el hombre que hizo sobrevivir esta alianza electoral transitoria que nunca pasó al estatus de fuerza política permanente debido a las grandes diferencias que separan a los partidos que la integran.

Una de ellas, la central por estos días, es la identidad nacional. Martínez Garbino no es kirchnerista, no al menos en el grado que lo es Irigoyen, Nogueira y, claro, Solanas.

Solanas es, antes que él mismo y su desgastado gobierno, la necesidad de confluir en una coalición K que plantea el Nuevo Espacio de Gualeguaychú. Si se concreta, la actual Concertación terminaría perdiendo su última pata peronista, después de haber sufrido el retorno al bustismo de Juan Domingo Zacarías a mitad del año pasado, hecho que también provocó la disolución del ARI en Entre Ríos.

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad