Lo Último

Soñez y Grimalt en contra del campo

La Red de Participación Popular, el partido en el que han vuelto a encontrarse el ex diputado nacional Federico Soñez y la ex diputada provincial Lucy Grimalt expresó su rechazo al paro rural y a la “intransigente posici&oa

En un comunicado enviado a NNAAPágina PolíticaNNCC y que a continuación se reproduce en forma textual, explican su posición:

Llama la atención la virulencia del rechazo al sistema fiscal de retenciones dispuesto por el gobierno de la Nación, cuando es para todos evidente que los precios internacionales y la política económica le aseguran al sector una rentabilidad que no existía desde la crisis del 30 para acá.

Formamos parte de los miles y miles de argentinos que ven y escuchan azorados las expresiones de un egoísmo sectorial que resulta obsceno para tantos compatriotas que aún viven en la pobreza y trabajan a destajo en empleos no registrados.

Claro que hay situaciones para reclamar en la Argentina ¿Acaso los jubilados no deberían ganar más? ¿Acaso los docentes, los médicos de los hospitales o los obreros de la construcción, no deberían ganar más? La diferencia no sólo está en los importantes patrimonios de los dirigentes ruralistas, sino en que éstos parecen creer que no necesitan vivir en comunidad, que no tienen por qué ser parte de una sociedad que brinde oportunidades a todos.

Parece que no les preocupa si el conjunto de los argentinos accede a los alimentos o desfallece. ¿Pagar impuestos, por qué? Que las tierras estén acá parece ser una coincidencia, como parece que lo único que importa es su rentabilidad.

Todos sabemos lo común que es, cuando se pregunta quién está comprando esos departamentos que se construyen, escuchar como respuesta, los sojeros, lo están comprando los sojeros. Seguramente lo merecen, no cuestionamos eso, solo decimos que el resto también existe, y que nos resistimos a admitir que se consoliden dos argentinas y dos tipos de argentinos: la de los que exportan en dólares y la de los que cobran y deben comprar alimentos en pesos.

Por eso rechazamos el paro patronal ruralista y la intransigencia de los dirigentes. Por eso apoyamos el sistema de retenciones a las exportaciones. Claro que hay que discutir y llevar adelante una reforma impositiva de carácter progresista, pero ningún cambio puede suponer que los que más se benefician aporten menos.

Detrás del rótulo genérico de campo se ocultan situaciones diferentes. Por empezar hay que decir que es una vergüenza que los trabajadores rurales sean los asalariados peores pagos de la Argentina. Eso muestra el grado de avaricia de las entidades patronales del campo. En segundo lugar hay que distinguir qué es lo que se produce y a quién beneficia el monocultivo de la soja. La medidas adpotadas por el gobierno nacional tienden a redistribuir parte de la ganancia de los sojeros o, en su defecto a impulsar otro tipo de producción.

Este conflicto nos pone frente al verdadero debate sobre el modelo de país que queremos. Uno integral y para todos, o el modelo que beneficia a los que tienen poder para extorsionar al conjunto, el modelo de la transferencia de recursos de la mayoría de la población a un pequeños sector privilegiado.

No es resistiendo a las retenciones como podremos avanzar hacia una política agraria integral. No es oponiéndonos a los impuestos a las exportaciones sino luchando por su distribución equitativa como avanzaremos hacia una sociedad más justa para todos los argentinos.

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad