Lo Último

Textual, el proyecto presentado.

LA HONORABLE CONVENCION CONSTITUYENTE DE LA PROVINCIA DE ENTRE RIOS REFORMA: Art. 1: Sustituyese el actual Artículo 49 de la Constitución de la Provincia de Entre Ríos por el siguiente texto: “La Gobernadora o Gobernador y la Vicegobernadora o Vicegobernador serán elegidos en forma directa y conjunta, por fórmula completa y por mayoría absoluta, por […]

LA HONORABLE CONVENCION CONSTITUYENTE DE LA
PROVINCIA DE ENTRE RIOS REFORMA:

Art. 1: Sustituyese el actual Artículo 49 de la Constitución de la Provincia de Entre Ríos por el siguiente texto:

“La Gobernadora o Gobernador y la Vicegobernadora o Vicegobernador serán elegidos en forma directa y conjunta, por fórmula completa y por mayoría absoluta, por el pueblo de la Provincia constituida esta en un solo distrito Electoral.

Si en la primera elección ninguna fórmula obtuviera mayoría absoluta de los votos válidamente emitidos, se convocará dentro de los 30 días a una segunda elección entre las dos fórmulas más votadas en la primera elección, quedando en la segunda elección consagrada la fórmula que obtenga mayor número de sufragios« .-

Art. 2: De forma.-

FUNDAMENTOS

En el inciso 46 del artículo 1º de la Ley Nº 9768 que declara la necesidad de la Reforma Parcial de la Constitución de la Provincia de Entre Ríos, se habilita expresamente a la Convención Constituyente para “Incorporar el sistema de segunda vuelta o Ballottage para la elección de Gobernador y Vice de la Provincia”. Asimismo, en el Inciso 1º del art. 1 de dicha ley se habilita revisar, reformar, actualizar o modificar el artículo 49 de la Constitución provincial que dispone expresamente que “El gobernador y vicegobernador serán elegidos directamente por el pueblo de la Provincia, a simple pluralidad de sufragios. En caso de empate se procederá a una nueva elección.”. Proponemos la incorporación del sistema de ballottage o segunda vuelta en nuestra constitución provincial en base a las consideraciones y fundamentos que seguidamente se exponen.

En las últimas décadas los países latinoamericanos gradualmente han ido abandonando sus tradicionales sistemas de elección presidencial de mayoría simple o colegio electoral para adoptar sistemas de elección directa con umbral fijo y segunda vuelta con nueva elección directa. En ese sentido, en el año 1979 sólo dos países latinoamericanos -Costa Rica y Ecuador- utilizaban el sistema de doble vuelta directa para la elección presidencial siendo a la fecha doce (12) países más (Argentina, Paraguay, Haití, Brasil, Chile, Colombia, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Perú, República Dominicana y Uruguay) los que lo han receptado en sus cartas.

La idea del ballotage -empleado en Francia- se aplicó a sistemas de elección directa con un umbral del 50%, aunque eventualmente el concepto se extendió a sistemas de doble vuelta directa con umbrales inferiores.

En el ámbito nacional, antes de la reforma del año 1994, se introdujo en nuestra Constitución Nacional en el año 1.972 (aunque luego fue derogado) el sistema del ballotage exigiéndose para evitar una segunda vuelta que la fórmula presidencial obtuviera la mayoría absoluta de sufragios válidamente emitidos, es decir, más del 50 %.

Por su parte, en el ámbito provincial cuatro son las constituciones que receptan el sistema del ballotage: las de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (art. 96) y Tierra del Fuego e islas del Atlántico Sur (art. 203) con un umbral del 50 % y las de Chaco (art. 133) y Corrientes (arts. 156 y 157) con un umbral del 45 % o 40 % cuando hay una diferencia de más del 10 % con la segunda formula (esto último solo en la de Corrientes).

Las ventajas y finalidades fundamentales de este procedimiento son:

a) En primer lugar, el fortalecimiento de la legitimidad del titular del poder ejecutivo electo, no solamente porque garantiza la superación del umbral electoral sino también porque permite que el electorado mismo dirima la contienda en forma directa.

Como prueba o ejemplo de la virtud de este sistema para garantizar el real respeto de la voluntad popular, se puede mencionar el caso de las elecciones presidenciales del año 2003, en las cuales el candidato que ganó en la primera vuelta –Menem- tenia un rechazo de más del 60 % del electorado que expresamente se manifestaba en contra de su candidatura. Si en este caso se hubiera aplicado el sistema de la mayoría relativa se hubiera consagrado un presidente el cual la mayoría del electorado no quería que fuera.

b) En segundo lugar, el sistema tiende a fortalecer la gobernabilidad democrática, al garantizar un ejecutivo con amplio respaldo popular y a promover la formación de coaliciones electorales entre la primera y la segunda vuelta que fácilmente podrían transformarse luego en coaliciones de gobierno.

Entendemos que el sistema del Ballottage tendría una importancia o relevancia relativa en los países en los que hay un bipartidismo fuerte y consolidado, como por ejemplo en Estados Unidos y España (o como nuestro país en la década de 1980), pues en las elecciones normalmente se logra la mayoría absoluta del 50 %. Pero, sí adquiere trascendencia e importancia, en los casos, como sucede actualmente en nuestro país, de pluripartidismos y/o de fragmentación de los partidos políticos tradicionales. En estos casos, el sistema de segunda vuelta opera como un incentivo cooperativo entre las distintas fuerzas políticas, sobre todo para las mayoritarias, quienes deberán asumir compromisos con las minorías políticas afines, con el objeto de lograr consensos más amplios. En otras palabras, la llegada al poder presidencial o gubernamental implicará negociar el programa de gobierno con grupos políticos más reducidos, en ocasiones incorporándolos al gabinete o formando con ellos una coalición mayoritaria.

c) Por otro lado, el sistema se propone también extender el perímetro de libertad del elector, pues como señala Midón “La práctica del instituto enseña que el votante, generalmente conocedor de la imposibilidad de que en la primera vuelta un partido reúna suficiente mayoría, sufraga libremente por cualquier expresión política, sin temor a ver perdido su arbitrio. Al fin y al cabo, dispondrá de una segunda vuelta que definirá la cuestión”. Es por ello que Bidart Campos (“Manual de la Constitución reformada”, Ed. EDIAR, Buenos Aires, 1.997, T III, págs. 227/228) tomando la expresión acuñada en Francia nos dice que: “…en el primer comicio el elector opta libremente por la fórmula o los candidatos que realmente prefiere -vota con el corazón-, y que en cambio en la eventual segunda vuelta reflexiona racionalmente para escoger una de entre dos fórmulas -vota con la razón-…”.

En ese sentido, se expresa que cuando la elección se hace mediante un sistema de mayoría relativa –el de nuestra actual constitución provincial- puede esperarse que tanto en el electorado como en los partidos políticos se genere la expectativa de que la elección será resuelta en esa primera vuelta, de modo que los electores a la hora de decidir su voto toman en cuenta cuáles son los candidatos que aparecen con la mayor opción y tienden a decidirse por uno de ellos. Es decir, los electores de partidos sin opción se tienden a apartar de éstos a favor de alguno de los mejores colocados, provocándose una ficticia, engañosa y transitoria concentración del voto popular. En cambio, cuando se exige una mayoría absoluta para ganar en la primera vuelta, y se prevé una segunda entre los candidatos más votados, la experiencia demuestra que lo usual será que ese efecto de concentración momentánea del voto no se produzca. En la primera vuelta, los electores no se sentirán presionados a votar por uno de los candidatos con mayor opción. Por el contrario, se ven estimulados a votar por su candidato favorito en la primera vuelta, contribuyendo así a fortalecerlo para las negociaciones previas a la elección definitiva.

Respecto del porcentaje de votos que se debe exigir para evitar el ballottage, entendemos que lo correcto para el cumplimiento de las ventajas y finalidades antes mencionada es exigir el umbral del 50 % de los votos y no umbrales menores como el de la Constitución Nacional que exige el 45 % de los votos validamente emitidos o 40 % cuando haya una diferencia de 10 puntos con la formula que le sigue (art. 97 y 98 CN).

Consideramos que la fórmula adoptada para elección del Presidente y Vicepresidente, altera la esencia del sistema electoral de doble vuelta, pues la segunda elección entre las dos fórmulas más votadas, debería tener lugar cuando ninguna fórmula haya obtenido en la primera vuelta la mitad más uno de los sufragios. La mayoría de las Constituciones que tienen el sistema de segunda vuelta requieren mayoría absoluta, a saber: Francia, Art.7; Brasil, Art.77, Ecuador, Art.74; El Salvador, Art.80; Guatemala, Art.184, Haití, Art.134; Austria, Art.60; Portugal, Art.129; Perú , Art.203; Colombia, Art.190. Además las leyes electorales de Chile, Ley 18.700, Art.109, de Paraguay, ley 1/90 y la ley 19.982 de Argentina, también han requerido mayoría absoluta. Las únicas Constituciones que prescinden de la mayoría absoluta son la de Costa Rica y Nicaragua. Asimismo, el sistema que permite achicar el umbral porcentaje en base a la diferencia con el segundo no registra antecedentes en otras partes del mundo.

El sistema de ballottage permite que, en la primera vuelta, participen muchos partidos y consigan representación en el Congreso. Pero, en realidad, en el sistema establecido en la Constitución nacional, el piso relativamente bajo del 45 o 40% pretende ser un incentivo velado al bipartidismo, para que los partidos, ya antes de llegar a la primera vuelta, se reúnan en alianzas. Es la única forma en que la oposición tiene alguna chance. En ese sentido, Bidart Campos (“Tratado elemental de Derecho Constitucional Argentino”, T VI, p. 412) expresa que “cuando el elector reflexivo sabe que ya en la primera vuelta puede triunfar una formula si supera el 45 % de los votos –en vez de lo habitual en el derecho comparado, que es más del 50 %- ha de tener precaución con miras a la eventual segunda vuelta, que no se realiza si la fórmula que consiguió por lo menos el 40 % en la primera tiene la diferencia de más de diez puntos porcentuales sobre la siguiente en cantidad de votos. Estas perspectivas ya juegan desde la primera opción, de forma que no es tan cierto que en ella vaya a existir plena libertad de decisión a gusto de cada elector cuando escoge una formula determinada”

El ballottge de la Constitución Nacional minimiza en gran medida los objetivos principales perseguidos por el instituto en su versión genuina. Sobre este particular Castiglioni (“Ballottage”, Pág. 12, 12/6/94) considera que “a diferencia de otros sistemas de doble turno, este ballottage no parece adecuado a conseguir simultáneamente, mayor pluralidad y legitimidad”. Este autor agrega luego que la doble vuelta presidencial, en la doctrina política, está pensada para garantizar al jefe de Estado un poder legitimado por la mayoría de los votos. Luego explica que el ballottage “a la Argentina” podría no cumplir con los objetivos antes mencionados. “En primer lugar –manifiesta el comentario–, un candidato está habilitado a conquistar, en un solo turno, la presidencia con el 40% de los sufragios, bien por debajo de aquella legitimación mayoritaria que el doble turno persigue. En segundo lugar, tendería a liquidar, en la primera vuelta, el voto sincero en aras del voto útil, restringiendo el aludido pluralismo” (…) “si los opositores compitieran entre sí, cada uno con su propia bandera partidaria, correrían el riesgo de no llegar al segundo turno…”.

Por todo lo expuesto, invitamos a los Señores Convencionales a compartir y acompañar este Proyecto que sometemos a consideración de la Honorable Convención Constituyente.

ANEXO COMPARATIVO DE LEGISLACION

1) Constitución de la Nación Argentina (Reforma año 1994)
Artículo 94.- El Presidente y el vicepresidente de la Nación serán elegidos directamente por el pueblo, en doble vuelta, según lo establece esta Constitución. A este fin el territorio nacional conformará un distrito único.
Artículo 96.- La segunda vuelta electoral, si correspondiere, se realizará entre las dos fórmulas de candidatos más votadas, dentro de los treinta días de celebrada la anterior.
Artículo 97.- Cuando la fórmula que resultare más votada en la primera vuelta, hubiere obtenido más del cuarenta y cinco por ciento de los votos afirmativos válidamente emitidos, sus integrantes serán proclamados como Presidente y vicepresidente de la Nación.
Artículo 98.- Cuando la fórmula que resultare más votada en la primera vuelta hubiere obtenido el cuarenta por ciento por lo menos de los votos afirmativos válidamente emitidos y, además, existiere una diferencia mayor de diez puntos porcentuales respecto del total de los votos afirmativos válidamente emitidos sobre la fórmula que le sigue en número de votos, sus integrantes serán proclamados como Presidente y vicepresidente de la Nación.

2) Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Año 1996)
ARTÍCULO 96.- El Jefe de Gobierno y un Vicejefe o Vicejefa son elegidos en forma directa y conjunta, por fórmula completa y mayoría absoluta. A tal efecto se toma a la Ciudad como distrito único.
Si en la primera elección ninguna fórmula obtuviera mayoría absoluta de los votos emitidos, con exclusión de los votos en blanco y nulos, se convoca al comicio definitivo, del que participarán las dos fórmulas más votadas, que se realiza dentro de los treinta días de efectuada la primera votación.

3) Constitución de la Provincia de Corrientes (Año 2007)
Artículo 156.- El Gobernador y el Vicegobernador de la Provincia son elegidos directamente por el pueblo en doble vuelta. A este fin el territorio provincial conforma un distrito único. La convocatoria a elección se efectúa entre los seis (6) y tres (3) meses y la elección debe realizarse entre los cuatro (4) y dos (2) meses, en ambos casos antes de la conclusión del mandato del Gobernador y Vicegobernador en ejercicio.
Si la fórmula que resulta ganadora en la primera vuelta hubiera obtenido más del cuarenta y cinco por ciento (45%) de los votos afirmativos válidamente emitidos, sus integrantes serán proclamados como Gobernador y Vicegobernador de la Provincia. También lo serán si hubiera obtenido el cuarenta por ciento (40%) por lo menos de los votos afirmativos válidamente emitidos, y además existiera sobre la fórmula que le sigue en número de votos, una diferencia mayor a diez (10) puntos porcentuales respecto del total de los votos afirmativos válidamente emitidos.
Artículo 157.- Si ninguna de las fórmulas intervinientes alcanzare la mayoría requerida, se convocará a un nuevo comicio, que deberá celebrarse dentro de los veintiún (21) días posteriores al primero. En esta segunda compulsa la elección se contraerá a las dos fórmulas que en la primera vuelta resultaron más votadas, adjudicándose los cargos en disputa a aquella que obtuviera la mayoría. Si antes de celebrarse la segunda vuelta se produjera el fallecimiento o cualquier impedimento legal de un candidato que debía participar en ella, el partido o alianza que lo propuso deberá recomponer su fórmula, incorporando al binomio el primer candidato a senador o el primer candidato a diputado provincial de las últimas listas oficializadas.
Artículo 158.- En caso de registrarse empate en la oportunidad a que se refiere el artículo 157, la Asamblea Legislativa elegirá al Gobernador y Vicegobernador con el voto de la mayoría de los miembros presentes, en sesión especial que deberá convocarse con cuarenta y ocho (48) horas de antelación, dentro de los tres (3) días de recibida la comunicación del artículo 159, la que deberá concluir antes del quinto día de iniciada. De subsistir la paridad, tras la primera votación, el Presidente del cuerpo definirá la elección.

4) Constitución de la Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur (Año 1991)
Art. 203. — La elección de gobernador y vicegobernador se efectuará por fórmula completa, por el voto directo del Pueblo de la Provincia constituida ésta en un solo distrito electoral, y por mayoría absoluta de sufragios.
Si ninguna de las fórmulas obtiene esa mayoría se realizará dentro de los quince días una segunda elección entre las dos fórmulas más votadas en la primera, quedando consagrada la que obtenga el mayor número de sufragios.

5) Constitución de la Provincia del Chaco (Año 1994)
Art. 133. — El gobernador y el vicegobernador durarán cuatro años en el ejercicio de sus funciones, y cesarán en la fecha en que por ley expire su mandato, que en ningún caso será prorrogado.
Podrán ser reelectos o sucederse recíprocamente por un nuevo período y por una sola vez. Si han sido reelectos o se han sucedido recíprocamente, no podrán ser elegidos para ninguno de ambos cargos, sino con intervalo de un período.
Su elección se hará directamente por el pueblo en doble vuelta, dentro de los tres meses anteriores a la conclusión del mandato. A este fin el territorio provincial conformará un distrito único.
La segunda vuelta electoral se hará entre las dos fórmulas de candidatos más votadas y en la convocatoria respectiva se preverá la fecha de esta segunda vuelta, que deberá efectuarse dentro de los treinta días de la primera.
Cuando la fórmula que resulte ganadora en la primera vuelta hubiere obtenido más del cuarenta y cinco por ciento de los votos válidamente emitidos y a favor de alguna de las fórmulas oficializadas, sus integrantes serán proclamados gobernador y vicegobernador.
También lo serán si hubieren obtenido el cuarenta por ciento o más de los votos emitidos, válidos y a favor de alguna de las fórmulas oficializadas, y además existiere una diferencia igual o mayor a diez puntos porcentuales respecto del total de los votos afirmativos válidamente emitidos, sobre la que le sigue en número de votos.

6) Constituciones Latinoamericanas

a- Constitución de Brasil
art. 77 : » La elección del Presidente y del Vicepresidente de la República se realizará simultáneamente noventa días antes del final del mandato presidencial vigente.
1- La elección del Presidente de la República importará la del Vicepresidente con el registrado .
2- Será considerado electo presidente el candidato que, presentado por un partido político, obtuviere la mayoría absoluta de los votos, no computándose los en blanco ni los nulos.
3- Si ningún candidato alcanzare mayoría absoluta en la primera votación, se hará una nueva elección en el plazo de hasta veinte días después de la proclamación del resultado, concurriendo los dos candidatos más votados y considerándose electo aquel que obtuviera la mayoría de los votos válidos.
4- Si , antes de realizado el segundo turno, ocurriese la muerte, desistimiento o impedimento legal del candidato, se convocará dentro de los remanentes el de mayor votación.
5- Si, en la hipótesís de los párrafos anteriores, quedaren en segundo lugar, más de un candidato con la misma votación, se elegirá al de mayor edad.»

b- Constitución de Colombia
art. 190: » El Presidente de la República será elegido para un período de cuatro años , por la mitad más uno de los votos que, de manera secreta y directa , depositen los ciudadanos en la fecha y con las formalidades que determine la ley. Si ningún candidato obtiene dicha mayoría , se celebrará una nueva votación que tendrá lugar tres semanas más tarde en la que sólo participarán los dos candidatos que hubieren obtenido las más altas votaciones. Será declarado Presidente quien obtenga el mayor número de votos.
En caso de muerte o incapacidad física permanente de alguno de los dos candidatos con mayoría de votos, su partido o movimiento político podrá inscribir un nuevo candidato para la segunda vuelta. Si no lo hace o si la falta obedece a otra causa, lo reemplazará quien hubiese obtenido la tercera votación; y así en forma sucesiva y en orden descendente.
Si la falta se produjese con antelación menor a dos semanas de la segunda vuelta, ésta se aplazará por quince días.»

c – Constitución de Perú
art. 111: » El presidente de la república se elige por sufragio directo. Es elegido el candidato que obtiene más de la mitad de los votos. Los votos viciados o en blanco no se computan.
Si ninguno de los candidatos obtiene la mayoría absoluta, se procede a una segunda elección , dentro de los treinta días siguientes a la proclamación de los cómputos oficiales, entre los candidatos que han obtenido las dos más altas mayorías relativas.
Junto con el Presidente de la República son elegidos, de la misma manera, con los mismos requisitos, y por igual término, dos Vicepresidentes.»

d- Constitución de Ecuador
Artículo 74: «Para ser Presidente de la República se requiere ser ecuatoriano por nacimiento; estar en goce de los derechos de ciudadanía; tener 35 años de edad, por lo menos, al momento de la elección; estar afiliado a uno de los partidos políticos reconocidos legalmente; y, elegido por mayoría absoluta de sufragios, en votación directa, universal y secreta, conforme a la ley».

7) Constituciones Europeas:

a- Constitución de Francia
art. 6: «…La participación de los estados miembros en el Colegio Electoral que elige al Presidente de la república será establecida mediante acuerdo entre la república y los estados miembros de la comunidad.
Las modalidades de aplicación del presente artículo serán establecidas por una ley orgánica».
art. 7 : » La elección del Presidente de la República se efectuará por mayoría absoluta en la primera votación. De no obtenerse dicha mayoría, el Presidente de la República será elegido por mayoría relativa en una segunda votación.
Los comicios se abrirán mediante convocatoria del Gobierno.
La elección del nuevo Presidente se celebrará 20 días por lo menos y 50 días a lo sumo antes de la expiración de los poderes del Presidente en ejercicio».
En síntesis, tanto en los antecedentes internacionales como en las nacionales y provinciales, se exige mayoría absoluta para la primera vuelta, en su defecto se va a la segunda.

b- Constitución de Austria
Artículo 60:
«(1) El Presidente Federal es elegido por la Nación sobre la base del sufragio igualitario, directo, secreto y personal. Si hubiera sólo un candidato, la elección deberá tener lugar bajo la forma de un referéndum. …
(2) Resultará electo aquel candidato que obtenga más de la mitad de los votos válidos. Si no resultara esa mayoría deberá celebrarse una segunda votación. En ella sólo puede votarse válidamente por uno de los dos candidatos que hubieren obtenido la mayor cantidad de votos en la primera votación; pero cada uno de los dos grupos de sufragantes que han presentado esos dos candidatos pueden nominar para la segunda votación a otro individuo para reemplazar a su candidato original».

b- Constitución de Portugal
Artículo 129:
«1. Será electo Presidente de la República el candidato que obtenga más de la mitad de los votos válidamente expresados, no se considerarán como tales a los votos en blanco.
2. Si ninguno de los candidatos obtuviere ese número de votos, se procederá a una segunda votación hasta el vigésimo primer día subsiguiente a la primera votación.
3. A esta votación sólo concurrirán los dos candidatos más votados que no hubieren retirado su candidatura».

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad