Lo Último

Uader: piden la intervención de la Justicia en el conflicto

Mathieu se presentó en el Juzgado de Instrucción Nº 8 y pidió una medida para que “se permita la normalidad en la prestación de los servicios”. Por la protesta, los no docentes resolvieron no concurrir a t

La toma del Rectorado de la Universidad Autónoma de Entre Ríos (Uader) por parte de un grupo de alumnos y profesores, medida que este sábado cumplirá un mes, podría concluir abruptamente con un desalojo ordenado por la Justicia. El rector Mario Mathieu se presentó en tribunales y expuso en forma verbal los inconvenientes que esa situación genera, y que ya derivó en la decisión de los empleados no docentes de no concurrir a trabajar hasta tanto se levante la toma.

Un acta que labraron los trabajadores administrativos del Rectorado, y que pusieron en manos de Mathieu, fue la piedra de toque que desencadenó la determinación de recurrir a la Justicia: los trabajadores argumentaron que la presencia de estudiantes en la sede central de la Uader les imposibilita cumplir con sus tareas. Y por eso resolvieron un virtual paro de actividades que produjo una sensible afectación: corre serio riesgo la liquidación de los 2.500 sueldos que paga la Universidad, la liquidación de las becas y también el pago a proveedores y los alquileres de sedes y subsedes.

La medida, aunque de menor envergadura, se extendió a todas las unidades académicas, donde los no docentes cumplen tareas en horario reducido. “Pero la cuestión central es el Rectorado, donde desde hace dos días los trabajadores no cumplen tareas”, dijo Enrique Ríos, dirigentes de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), gremio que nuclea a los empleados.

NNAAA la JusticiaNNCC

El miércoles el rector Mathieu se presentó en el Juzgado de Instrucción Número 8, a cargo de la jueza Elisa Zilli, y expuso en forma verbal los inconvenientes que genera la toma del Rectorado en el normal desarrollo de las actividades administrativas y académicas. “Hice una presentación dando cuenta del acta labrada por los no docentes, y también de otras constataciones que hemos hecho, como daños producidos en algunos bienes, pero fundamentalmente planteando la necesidad de poder reponer la normalidad en la Universidad”, dijo el rector.

Pero fue cauto en las palabras, y en ningún momento admitió que se haya pedido el desalojo del Rectorado. “Es sólo una presentación que hice en cumplimiento de los deberes de funcionario público. Solicité que se permita la normalidad en la prestación de los servicios. No sé cómo se tipifica por parte de la jueza este asunto. Yo hice una denuncia de los hechos producidos, y solicité que se provea para la normalidad de los servicios”, aseguró.

El punto central, explicó, es posibilitar que los no docentes desarrollen sus tareas habituales por cuanto hay aspectos que estarían seriamente comprometidos, como el pago de salarios. “Ese es un punto crítico. Hoy el pago de salarios está comprometido porque el personal no puede trabajar, y ese es un derecho alimentario básico. Pero tampoco se pueden pagar becas, pasantías y a proveedores, y podríamos caer en mora en el pago de los alquileres. Es decir, todo un perjuicio, y por eso estoy pidiendo la normalización, porque si no lo hago estoy incumpliendo con mis funciones”, subrayó Mathieu.

NNAASin diálogoNNCC

El encono en la Universidad, que nació a la vida institucional en 2000 con bases tan poco sólidas que motivó varias reprimendas de la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (Coneau), se desató el jueves 28 de junio: ese día sesionó el Consejo Superior, uno de los órganos máximos de cogobierno, para definir un régimen de concursos diferencial para unos 700 docentes transferidos de los institutos de enseñanza terciaria.

La votación, 15 a 4, aprobó aplicar un sistema de concursos abiertos y de oposición diferenciado para los profesores transferidos. Mathieu defendió lo resuelto, y desde la Universidad se dijo que se trata de un régimen concursal de evaluación del desempeño para docentes transferidos que “posee absoluta legitimidad, y se encuadra dentro de la autonomía universitaria”. Y que se garantiza la conformación de un jurado, y la evaluación de todos los antecedentes académicos y de desempeño profesional del profesor.

No lo vio así un sector de estudiantes y profesores, que el mismo día de la sesión del consejo superior puso en dudas la legitimidad de lo resuelto: reclamaron la aplicación a rajatablas de la Ley de Educación Superior, y la aplicación de un régimen único de concursos ordinarios, públicos y abiertos de antecedentes y oposición. Como esa petición no encontró eco, una de las resoluciones que adoptaron fue la toma del Rectorado. En medio, se sucedieron una serie de gestiones de mediación que no prosperaron, incluso la intervención del secretario de Políticas Universitarias del Ministerio de Educación, Alberto Dibbern, que no prosperó.

La última gestión la hizo un grupo de no docentes y docentes, que se convocó en el Complejo Presidente Perón, y que tendieron un puente de diálogo, convite que no fue aceptado por quienes protagonizan la toma del Rectorado.

NNAAEchan al secretario académicoNNCC

El rector de la Uader, Mario Mathieu, le pidió ayer la renuncia al secretario académico, Roberto Fariña. La novedad la confirmó el propio rector a El Diario.

La decisión culmina así una áspera relación entre ambos respecto de la convocatoria a concursos para los docentes transferidos, punto sobre el cual tenían disidencias.

Fariña es un férreo defensor de la aplicación de la Ley de Educación Superior, tal como lo plantean estudiantes y docentes que desde hace casi un mes protagonizan la toma del Rectorado.

Pero a sabiendas de esa diferencia de criterios, Mathieu le encomendó, no bien se inició la toma del Rectorado, la mediación con los alumnos para encontrar una salida al entredicho.

No obstante, las disidencias persistían, y el rector fue conciente de ello en todo momento. “No entiendo qué hace Mario nombrándolo a Fariña como mediador”, se quejó por esos días una decana de la Uader.

Ayer Mathieu decidió finalmente saldar las diferencias, y le pidió la renuncia al secretario académico. Aunque hasta el cierre de esta edición no había ninguna resolución formal en tal sentido.

Fuente: El Diario.

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad