Lo Último

Un domingo en el rectorado

El receso invernal suele ser época de estudio para los universitarios. Para los de la Uader también, sólo que se les suma la tarea de exigir —mediante la toma del rectorado— la realización de concursos abiertos

Laura Naput es docente interina, al igual que el 70 % de los profesores que dan clases en la Universidad Autónoma de Entre Ríos (Uader). El resto, son docentes transferidos que enseñaban en institutos terciarios que luego pasaron a formar parte de la universidad provincial.

La profesora también estaba ayer junto a los estudiantes, participando de la toma del rectorado, medida adoptada el jueves 28 de junio luego de la polémica sesión extraordinaria del Consejo Superior.

“No hubo votación, no hay dudas”, afirma y enseguida los demás asienten con la cabeza y exhiben la filmación de las irregularidades que se presentaron en el transcurso de esa jornada en la que “no hubo lista de oradores, no hubo moción de orden, no se aclaró la moción a votar”, entre otros puntos.

“Lo que se decide ahí básicamente es un tipo de régimen que, sin pasar por una instancia de evaluación pública, le permitiría a ese docente transferido adquirir la categoría ordinaria, inventando un tipo de concurso que no existe en ninguna norma”, precisa la profesora del Seminario I de la Licenciatura en Historia que se dicta en la Facultad de Humanidades, Artes y Ciencias Sociales, integrante del Consejo Directivo de dicha unidad académica.

NNAANo a los privilegiosNNCC

Consultada sobre la representatividad del Consejo Superior, Naput explica que los 11 docentes que lo componen, menos uno —Enrique Raffin— que representa a docentes por la minoría, “votan un privilegio para los transferidos siendo que ellos mismos son docentes transferidos”. Es decir, “se incumple una norma básica del derecho por la que vos no podes votar para vos mismo. Eso no se hace y no hace falta que esté en el estatuto, eso está en las normas nacionales”, aclara no sin indignación al tiempo que agrega: “La mayoría del Consejo Superior son docentes transferidos al igual que los cuatro decanos. Que quede claro que estamos negando la representatividad de ese grupo porque no nos consta que todos los docentes transferidos estén de acuerdo con esa postura. El problema es con estos señores que esgrimen ser la representatividad de los transferidos”.

La pregunta que surge de manera inmediata es “dónde están representados los docentes interinos en este Consejo Superior”.

Mientras que la posición de los estudiantes y Raffin, proponía “sin privilegios, contemplar la situación sui generis de los transferidos —que ya que tienen estabilidad e intangibilidad laboral— y que el jurado, si ese docente no gana el concurso, proponga a las autoridades la posibilidad de otra categoría ordinaria”, refiere Naput en diálogo con El Diario.

NNAANormalizaciónNNCC

En un diálogo sostenido entre el salón auditorio y la diminuta cocina del rectorado, ahora con grandes cacerolas para preparar las comidas colectivas, la profesora sostiene: “La Uader está intervenida, con rector y decanos nombrados por el poder político. En estas condiciones, con ese poder discrecional que tienen las autoridades, se producen las elecciones de representantes al Consejo Superior. En todas las facultades salvo Humanidades, Artes y Ciencias Sociales, los decanos convocan a listas únicas y en esas condiciones se elige a los representantes. En Humanidades, donde hay otra tradición, se logró con mucho esfuerzo crear una lista opositora y somos la única oposición dentro del claustro docente, en toda la Uader”.

Más adelante añade: “A ciencia cierta el único claustro que culminó su proceso de normalización, es el estudiantil por lo tanto no es casual que sean los estudiantes y algunos docentes los que están impugnando como ilegítima esta decisión. Nosotros sabemos que tenemos razón. Más tarde o más temprano esto se va a resolver, de lo contrario la Uader nunca va a ingresar al sistema universitario nacional”.

NNAAAsamblea, pintadas y clases públicasNNCC

Eran las 15 y estaban comiendo todos juntos en el salón auditorio del rectorado. De fondo, muchos colchones y frazadas apilados, para pasar cada una de estas noches hasta que se solucione el conflicto. Verónica Zuviría, del Centro de Estudiantes de Bioimágenes y Análisis Clínico de la Facultad de Ciencias de la Salud, que se cursa en General Ramírez, y Livia Princich, del Centro de Estudiantes de Criminalística y Accidentología Vial, ya habían terminado de almorzar y estaban tomando mates.
“La toma sigue, con asambleas todos los días a las 19, tomando decisiones, hasta que no haya respuestas concretas”, sostiene Verónica quien, además, cuenta cómo es el día a día en el rectorado: “El segundo día de la toma nos organizamos en distintas comisiones de trabajo: prensa, en seguridad, en cocina y finanzas. Muchos se trajeron para estudiar acá para los próximos exámenes y por la noche alrededor de 30 personas, nunca menos de ese número para garantizar seguridad entre otras cosas, dormimos acá en diferentes turnos”.

Durante el día el frío pasa, aseguran, pero por la noche, más o menos: “Hace cuatro días que les cortaron la calefacción”, apunta Zuviría. En tanto Princich, dice que desde el área a su cargo, debieron radicar denuncias en Tribunales porque hubo casos de estudiantes que están participando de la movida y fueron amenazados con echarlos de las facultades en las que estudian.

Julián Gómez, docente del profesorado de Ciencias Sociales y Silvina Brissolesi estudiante del profesorado de Inglés, son dos de los encargados de resolver la comida diaria. “Hemos salido por el barrio para explicar a los vecinos lo que estábamos haciendo y se han solidarizado, recibimos donaciones de la gente. Además en las asambleas hacemos circular una alcancía y con eso nos vamos manejando, reponiendo cosas de limpieza u otras que usamos del rectorado”, comentan.
A la hora de responder cómo resulta la convivencia entre pares, señalan: “Tenemos claro lo que queremos, por eso es buena la convivencia”.

NNAAProgramaNNCC

Este domingo se pintó un mural en el rectorado y para este lunes, a las 15, está programada una tocata.

Para el martes, aguardan la confirmación de la llegada del doctor Adolfo Torres, prestigioso académico que fuera vicepresidente de la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (Coneau) hasta 2005; por dos períodos rector de la Universidad Nacional del Nordeste y fue ministro de Educación y Cultura de la provincia de Corrientes; actualmente está al frente de la Facultad de Odontología de la UNNE y recientemente participó de la reunión convocada por la UNESCO en París, Francia, para la puesta en marcha del proyecto piloto que impulsa la instalación de un portal de instituciones y programas reconocidos de nivel mundial.

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad