Lo Último

Elecciones 2021

Comenzó la campaña

La palabra política se emite en medios y redes fuera de contexto. El valor de lo que se dice y el impacto. Una gestión que mira lo macro, mientras lo micro empieza a tener dolor de estómago. Un cuadro de situación.

El año electoral está en marcha. Por lo menos se empieza a palpitar en el seno de la dirigencia a través de sus redes sociales. La militancia virtual se impuso con anterioridad a la nueva normalidad en tiempos de Covid-19.

Juntos por el Cambio apretó el botón y las redes se poblaron de la consigna “abrir las aulas” o “con los chicos no”. El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, ya dijo que están dadas las condiciones para que el ciclo lectivo comience de manera presencial con protocolos. Gustavo Bordet, ante los medios, sugirió lo mismo. Sin embargo, el bombardeo no entiende de idas y vueltas. La oposición sigue. Mauricio Macri, por ejemplo, quiere que “ya se abran las aulas”, aun siendo el mes de enero.

Atilio Benedetti volvió a la carga este fin de semana. Lo habían hecho los comités radicales y el Consejo Directivo del PRO. José Cáceres les contestó en su perfil de Facebook.

La presencia de la oposición en las redes sociales es superior al oficialismo. Hace dos días estuvieron los ministros de Economía e Interior, Martín Guzmán y Eduardo Wado de Pedro, pero en la esfera pública, donde se discute el sentido común, lo instalado es la cuestión escolar. Ni siquiera logra aparecer con fuerza la idea de que se está en una situación sanitaria más complicada que mayo y junio pasado.

Dirigentes de la oposición golpean al unísono. Los oficialistas, en cambio, recortan las imágenes de los ministros. Algunos se muestran con el albertista Guzmán; otros con el camporista De Pedro. Ese cuadro muestra, un poco, el mapa de organización política en las primeras semanas de un año electoral.

El fin de semana amanece con una nueva suba en la nafta. La tercera de lo que va del 2021, que no llegó a 20 días. Los dos o tres pesos que se van acumulando por litro de combustible con el correr de las semanas no le hacen mella a un ciudadano medio de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Allí el estándar de vida es mejor que en el interior del país desde la época de la colonia. Esos pesos se acumulan en el ítem “fletes”. Osea, todo será peor para los entrerrianos.

Cualquier departamento de lo que en Paraná se conoce como “dentro de bulevares”, en Buenos Aires tiene expensas de 20 mil pesos. Por eso se entiende que ante el primer tarifazo de Macri su ministro de Economía Adolfo Prat Gay haya dicho para tranquilizar: “Son dos pizzas”. En Entre Ríos eran dos kilos de milanesas de pollo. El país de la pinta con papas cheddar en un bar en plan recreación y la milanga en un barrio popular caminan sobre una  misma avenida: la de “no alcanza”.

El gobierno nacional –como el de Macri- narra su gestión a partir de las negociaciones con el FMI que se vienen y el alivio que fue prorrogar el pago a los bonistas. Los precios suben escandalosamente en un país sin paritarias cuya única certeza es la mutación de un virus. En Brasil la gente comenzó a morirse en los pasillos de los hospitales. Acá de lo único que se habla es de abrir las aulas.

El país del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) en una situación dramática con una herencia del gobierno anterior comparable al 2001 no hace, ni siquiera, de contexto. El programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) no calla las usinas que aseguran que este país va camino a Venezuela y el Gobierno por la propiedad privada. Otra vez, no importan las incoherencias ni la contextualización de la vida en sociedad. Juntos por el Cambio votó en contra de declarar la telefonía, Internet y la televisión paga como “servicio público”, que implicó congelar tarifas. Ahí hay una línea de acción que tiene sus beneficios como respuesta a la defensa de intereses.

La reciente entrevista a Fernández en Clarín mereció un análisis que hace referencia a la palabra presidencial en un medio con el que el Presidente pretende fijar reglas de juego desde que era candidato. Aquí la observación de del periodista y sociólogo Daniel Rosso.

Las redes

A continuación, sin intervención, de Atilio Benedetti y José Cáceres:

Benedetti

Señor Gobernador, al menos en el tema educativo, tome decisiones.

Los entrerrianos reclamamos que no se pierda otro año de educación para nuestros niños, niñas y jóvenes.

Es difícil entender por qué pueden estar abiertos los casinos y no las escuelas.
Si por algo será recordado su gobierno, señor gobernador, es por la falta de decisión en temas estratégicos para la provincia. Se puede decir que la frase que lo ha definido es: “vamos viendo”.

Pero los entrerrianos no podemos pasar otro año como el 2020, sin educación, con las escuelas cerradas, cuando un trabajador de un supermecado fue considerado esencial, pero no así un docente.

La responsabilidad de la política es anticiparse a los problemas, y es claro que estamos ante un caso de un problema anunciado, por todo los inconvenientes que tuvimos el año pasado; por lo tanto, el gobierno debe tomar decisiones ya.

Usted está a tiempo de tomar las riendas, como corresponde, para resolver la controversia con los gremios, asegurarle a los docentes la infraestructura necesaria en las escuelas para garantizar el cumplimiento de los protocolos, garantizar la conectividad en el caso de que sea necesario interrumpir las clases en algún período.

El 2020 fue uno de los años más difíciles para el aprendizaje de nuestros jóvenes, nuestras niñas y niños. Le pido que haga de la educación una prioridad, que diseñe un plan para garantizar la enseñanza aún en las circunstancias extraordinarias que nos tocan vivir. Allí nos encontrará a los dirigentes de la oposición acompañándolo.

 

Cáceres

SOBRE LA VUELTA A CLASES PRESENCIALES EN LAS ESCUELAS Y LAS MENTIRAS DE LA UCR

Causa un poco de indignación ver cómo quienes dejaron un Estado sin recursos para responder a la emergencia sanitaria que hoy nos toca afrontar y se cansaron de denostar la educación y la salud públicas, desfinanciando y recortando en estas materias centrales para nuestro pueblo, hoy salen irresponsablemente a opinar como expertos recién llegados al país.

No debemos perder de vista que seguimos en pandemia y que actualmente atravesamos un rebrote del Covid 19. En ese contexto hay que interpretar las cosas, y en ese contexto actúan el gobierno provincial y nacional. Las clases van a volver de manera presencial cuando la situación indique que no se está poniendo en riesgo la vida ni la salud de las personas y hacía allí se dirigen los esfuerzos. Hoy tenemos un panorama alentador con la llegada de las vacunas y el avance del plan de vacunación, que desde la oposición tratan de socavar permanentemente confundiendo a la población y echando a rodar falsedades, pero aún tenemos que ser cautos y seguir cuidándonos entre todos.

A pesar de que lo dicho es de público conocimiento, la UCR, se refugia en la opinión como salida a su propia impotencia para brindarle soluciones al pueblo. Por eso, todas las semanas tenemos que soportar un nuevo comunicado reiterando las mismas barbaridades sobre los gobiernos nacional y provincial. Esto no hacen más que socavar la ya devaluada palabra del que fuera un importante partido político, hoy devenido en coro del PRO.

Entonces, los socios del macrismo hablan de salud, de educación con un descaro que indigna si se comparan sus palabras con el descalabro que fue la gestión que integraron, en todas esas materias en las que hoy se consideran expertos.

Los radicales, convalidaron que se elimine el Ministerio de Salud de la Nación, que se dejen vencer infinidad de vacunas en la aduana y que se le quiten remedios a los jubilados, entre otras medidas que sumieron a millones de argentinos en una dolorosa incertidumbre, cuando no había pandemia alguna.

Quienes hoy se rasgan las vestiduras por la educación eliminaron las paritarias nacionales para los docentes, devaluaron el salario a niveles estrepitosos, discontinuaron programas como el conectar igualdad y hasta paralizaron obras públicas que ellos mismos habían anunciado con bombos y platillos como la construcción de 3.000 jardines maternales, muchos de los cuales tuvo que terminar el gobierno provincial con recursos propios.

Por eso, la memoria es algo a lo que nunca vamos a renunciar. La UCR fue protagonista de experiencias verdaderamente traumáticas para el pueblo cuando se les dio la oportunidad de gobernar la provincia y la nación y esa es la única razón por la cual hoy ocupan la tribuna para elevar el tono de sus mentiras y de sus declaraciones oportunistas.

Fuente: Página Política
Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad