Lo Último

poder judicial

Designaciones defectuosas empañan el panorama

El STJ vuelve a incurrir en una maniobra que genera confusión y pone al Poder Judicial nuevamente en la mira.

El Superior Tribunal de Justicia (STJ) vuelve a ingresar en el ámbito de la arbitrariedad.  En las últimas horas cubrió vacantes en vocalías de cámara corriéndose del criterio habitual. El mismo consistía en acudir a aquellos concursantes que se habían posicionado en los mejores lugares en el Consejo de la Magistratura para el cargo. No es el caso de los jueces de Garantías Paola Firpo, Mauricio Mayer y Walter Carballo. Ninguno de los tres magistrados tiene la posibilidad de integrar una terna para esos lugares.

¿La pregunta es cuál es el criterio para cubrir una vacante? Alejandro Cánepa, por ejemplo, asumió una vocalía por ser quien seguía en la lista de mérito detrás de los titulares.

Al no estar escrito o reglamentado este criterio, el sistema queda atado a las buenas costumbres que acá no se demuestran.

El STJ viene de ignorar el mandato de la Ley de Paridad Integral aprobada por la Legislatura entrerriana y que exige el 50 – 50 en la equidad de género para todos los órganos del Estado. ¿Qué hizo el STJ cuando quedaron vacantes dos lugares en su cuerpo con las jubilaciones de Bernardo Salduna y Juan Ramón Smaldone? Designó a Jorge Alberto Pirovani y Leonardo Portela, cuando debía elegir una mujer en el marco del proceso de adecuación de la norma vigente. A continuación la nota que publicó Página Política:

Cuando esto sucedió, la Asociación de Magistrados de Entre Ríos, que ha bregado por la equidad de género, no dijo una palabra. ¿Dirá algo ahora? Durante el debate por la reforma en el Consejo de la Magistratura tuvo una importante participación, lo que fue saludable. También lo sería si ante lo ocurrido en estos últimos días se exprese.

El Poder Judicial es una institución del Estado que, como las demás, está siendo impugnada por el grueso de la sociedad. Estas situaciones contribuyen a ese rechazo.

Elegir de una terna, cualquiera sea el puntaje de quienes la integran, está dentro de las posibilidades y explicitado en la ley. Lo hizo Gustavo Bordet la semana pasada con la elección de Luis Francisco Márquez Chada para el Juzgado Civil y Comercial de Victoria, habiendo salido tercero en el concurso.

Las designaciones arbitrarias en el Poder Judicial no son nuevas. Por el contrario, es un viejo problema que carece de la literalidad de una ley.

Fuente: Página Política
Notas más
leidas
© 2022 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad