Lo Último

Elecciones 2013

Empieza a rodar el año electoral

Con el final de las vacaciones de verano, los partidos empezaron a dar sus primeros pasos hacia las legislativas. El punto de partida del proceso que concluye en octubre.
Pablo Bizai
Por: Pablo Bizai
pablobizai@gmail.com

La reunión de gabinete que este jueves encabezó el gobernador Sergio Urribarri marcó una suerte de largada para la carrerra proselitista del oficialismo, basada, como en todo gobierno, en los resultados de la gestión. El Gobernador pidió a sus funcionarios que sean innovadores y que, básicamente, trabajen y eviten el “piloto automático”.

Por el estilo de conducción política que ejerce Urribarri, es de esperar que la definición de las candidaturas a senadores y diputados pase por el propio Gobernador y nadie más; que si alguien más interviene en esa decisión no sea otra persona que la propia Presidente; y que los nombres, aunque puedan sonar en los primeros meses del año, sean dados a conocer a último momento, sobre los plazos de inscripción para las elecciones primarias.

Por eso esta semana resultó una noticia política que le hayan hecho un perfil de Facebook falso a Juan Carlos Cresto, lanzándolo a la gobernación. Fue luego de que el dos veces intendente de Concordia, convencional constituyente provincial, diputado y senador provincial, saliera a desmentir que pretende ser senador nacional, algo que en la Casa de Gobierno es un secreto a voces.

Rumores al margen, Cresto le dijo a Página Política algo que en este contexto de cerrados alineamientos en el oficialismo resulta una gran novedad: a su juicio, las candidaturas para integrar las listas de diputados y senadores nacionales “se deben definir por internas en el Partido Justicialista”.

Poco para repartir

Entre Ríos renueva este año sus tres senadores y cinco de sus nueve diputados nacionales. Por disposición constitucional, el partido que gane se llevará dos senadores y el que salga segundo, el tercero.

La distribución de las cinco bancas de diputados será proporcional a la cantidad de votos. La relación puede ser de 4 a 1 en el caso de un triunfo aplastante del oficialismo; de 3 a 2 si la elección se polariza; o de 3 a 1 y 1 si la oposición se divide en dos alternativas parejas.

Estas son las variables que más se manejan entre la dirigencia, sobre la base de que el oficialismo hará todo los posible por ganar, básicamente, frenar de algún modo -artificial o no- la inflación y gastar a cuenta para reactivar el consumo. El propósito, se sabe, es ganar con el mayor margen posible, a fin de conseguir las mayorías parlamentarias necesarias para una reforma constitucional.

Con esas expectativas, la segunda fuerza puede aspirar a un senador y, en el mejor de los casos, a dos diputados. Un margen ciertamente muy estrecho para cerrar internas y negociar frentes electorales.

Claro que esto es sólo una especulación y nadie olvida que, de fracasar en sus planes, el gobierno podría sufrir un tropiezo como el de las legislativas de 2009, con lo cual se invertiría la cantidad de bancas a repartir entre oficialismo y oposición. Pero, por ahora, nadie es tan optimista en la vereda de enfrente del urrikirchnerismo.

Oposición

La UCR se plantea como objetivo de mínima asegurar su lugar de principal partido de la oposición. En el camino tiene algunas definiciones pendientes, como la de presentar candidatos propios o reeditar la alianza con el socialismo. Esta semana aparecieron manifestaciones en este sentido desde el socialismo y en la UCR esa discusión central para el proceso electoral se daría, en principio, recién en el congreso partidario del mes de abril; aunque nadie puede evitar que, a pesar de no figurar en el orden del día, se inicie en el convocado para el 23 de febrero en Paraná.

A esta altura del año, la principal incógnita para la definición de la escena electoral entrerriana pasa por un eventual armado que contenga al presidente de la Federación Agraria, en uso de licencia, Alfredo De Angeli, en una alianza con el PRO, parte del peronismo opositor, la estructura de la Uatre, de Gerónimo Momo Venegas y posiblemente también el Frente Entrerriano Federal del ex gobernador Jorge Busti.

De conformarse, una propuesta electoral de este tipo competiría con la UCR por captar parte del electorado del 8N: mucha clase media en su mayoría no embanderada partidariamente, que se expresa crítica a un gobierno al que, en buena parte, en su momento votó. Ambas fuerzas exhibirían a sus candidatos como garantía de freno a una reforma constitucional que –advertirían- no sólo habilitaría la re-reelección presidencial, sino que terminaría con el espíritu liberal de la Carta Magna nacional.

Pero lo primero a definir aquí es si tal confluencia es posible, no ya por la habitual dificultad que representa para cualquier acuerdo electoral contar con tan pocos cargos expectantes –por caso, De Angeli debería ganarle a la UCR para convertirse en senador y Mandy Saliva resignar sus aspiraciones de diputado si Busti define la cabeza de lista- sino porque cualquier acuerdo provincial de este tipo no puede correr por separado de lo que ocurra en el orden nacional, básicamente entre el macrismo y el peronismo opositor.

Después del feriado de Carnaval y tras el inicio de la apertura de sesiones en la Legislatura el 15 de febrero, el año electoral se pondrá definitivamente en marcha en Entre Ríos, para dilucidar poco a poco el panorama en el que se dará la disputa.

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad