Lo Último

Parana

Estacionamiento cool: un negocio millonario

La Municipalidad llamó a licitación para implementar un sistema medido a través de herramientas tecnológicas. Números de un mundo de subsistencia vinculado a relaciones personales.

Circular por el centro de Paraná en auto suele ser un caos. No solo por el estado de las calles, que hace décadas sobreviven a parches, sino al momento de estacionar. Una pretensión que requiere de paciencia.

Encontrar un lugar para dejar el vehículo no es fácil en el centro de la ciudad. En 2012, cuando Guillermo Federik era secretario de Planificación e Infraestructura de la Municipalidad, dejaba el siguiente dato: en Paraná hay alrededor de 100.000 vehículos sobre una población de 340.861 habitantes, es decir un auto cada 3,5 personas, más que la media nacional que especifica que en el país hay un coche cada cuatro personas.

Hace 9 años, el ahora nuevamente funcionario municipal que se desempeña como secretario de Planeamiento y Desarrollo Territorial, decía: “Sabemos que hay un atraso de más de 20 años en la adecuación de la trama vial. Ahora pensamos en un ordenamiento del microcentro en una contingencia, donde vamos a comenzar con las restricciones en el estacionamiento, pero planificamos un ordenamiento integral del tránsito en el resto de la ciudad, con un plan integral que incluye nuevos semáforos, ensanchamiento de calles y establecimiento de carriles exclusivos para el área metropolitana de aquí a fin de año”.

La gestión de Adán Bahl se propone a instalar para el estacionamiento medido un sistema tecnológico en el microcentro de Paraná y un sector del macrocentro.

El sistema comprende 2.200 boxes de estacionamiento en un radio de 170 cuadras, que incluirá a los estacionamientos para motos y bicicletas y se tendrán en cuenta las paradas del transporte escolar, transporte urbano y dársenas de carga y descarga carga de mercaderías en lugares específicos. Habrá tres zonas o sectores A; B y C, con distintas tarifas de acuerdo a la cercanía del centro de la ciudad.

Maximiliano Pérez Viecenz, secretario de Seguridad Vial y Ordenamiento Urbano de la Municipalidad, explicó en una entrevista en Radio La Red que el pago del estacionamiento podría ser a través de una web o aplicación de celular; o en kioscos para aquellas personas que no quieran utilizar un teléfono móvil o quiera pagar en efectivo. También habrá alternativas de pago por WhatsApp a través de plataformas de billeteras virtuales de bancos u otras como Mercado Pago.

 

Tarjeteros off side

Los espacios que se licitan son tres: el sistema de grúa; estacionamiento y señalética; y el software para control e inspección.

La población de tarjeteros reconocidos por el municipio y con carnet es de 200, aunque en la calle hay unos 350, según la organización nucleada en la Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular (UTEP).

Estiman que la ganancia que le queda a cada uno según la zona ronda entre 9 mil y 13 mil pesos mensuales. Si se multiplica 350 (trabajadores) por un promedio de 11 mil pesos el resultado es de 3 millones 850 mil pesos.

En la actualidad, el estacionamiento está fijado por la Municipalidad en ocho pesos, que se la vende a un valor menor. Los ocho pesos no son la regla al momento de pagar. Por cuestiones de billetes y cambio o la relación que un asiduo automovilista tiene con el tarjetero de la cuadra la tarifa se convierte lo que una propina en un bar. Para tranquilidad de los fiscales en turno se desconocen casos de tarjeteros y mozos enriquecidos ilícitamente.

Hay un servicio no regulado, si se quiere. Lo que no hay tampoco es un negocio millonario que se quede en pocas manos.

La media hora se fijaría en 30 pesos, es decir 60 la hora. A 10 autos por cuadra son 600 pesos. En 10 horas 6 mil pesos el día, lo que significaría de lunes a viernes 30 mil pesos. Y así. Esas cifras se cobrarían por un sistema electrónico. Una especie de código de descuento. Seguro. Nada de fiados como sucede en el ida y vuelta con el tarjetero de la cuadra.

La propuesta a los tarjeteros es brindarle una capacitación para reinsertarse al circuito laboral formal. Una odisea. La UTEP entiende que las “oficinas de empleo” suelen enseñar a hacer un curriculum, pero la población de tarjeteros tiene un número importante de gente de edad avanzada difícil de lograr un trabajo estable, más aún en esta situación social y económica y en un mundo tecnológico que expulsa mano de obra.

Los tarjeteros solicitaron al municipio que dentro del pliego (que se publica abajo) se los incorpore a los trabajadores preexistentes. No hubo caso hasta el momento. ¿Dónde irían esos 350 trabajadores?, es la pregunta. La respuesta, hoy, es una capacitación para otras ramas. Después que vean.

 

Descargar Estacionamiento Medido

Fuente: Página Política
Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad