Lo Último

Juicio a Urribarri

Estadía en un hotel cinco estrellas, habitaciones de lujo y gastos impagos

Un empresario dijo haber realizado gestiones por pedido del ex gobernador Sergio Urribarri para que pudiera alojarse con parte de su familia en el exclusivo Hotel Costa Galana, en habitaciones de lujo. El hecho ocurrió mientras estaba instalado el parador turístico en una playa de Mar del Plata. El empresario dijo que Urribarri se fue sin pagar y que su agencia debió hacerse cargo de los consumos por 284.000 pesos.
Por: Redacción de Página Política

El juicio al ex gobernador Sergio Urribarri y compañía parece a veces un abanico que al abrirse revela aspectos que nada tienen que ver con la investigación en sí misma pero constituyen un relato de época.

Urribarri está acusado en cinco legajos por el desvío de fondos públicos a través de campañas publicitarias con el objetivo de promocionar su candidatura presidencial en 2015. En un caso, por la contratación de la productora Nelly Entertainment SA, por un monto de 28,4 millones de pesos, para supuestamente promocionar a la ciudad de Paraná como sede de la Cumbre del Mercosur.

Los spots publicitarios los hicieron unas semanas antes un grupo de realizadores audiovisuales que dijeron haber sido contactados por Pedro Báez, entonces ministro de Cultura y Comunicación e imputado en la causa; a su vez, Nelly Entertainment, la empresa de Jorge Corcho Rodríguez, debía difundirlos a nivel nacional y para eso subcontrató a la agencia Punto Art Comunicación SA, para que pautara con los principales canales de la Ciudad de Buenos Aires y de interior del país. Menos se veía a Paraná que a Urribarri en los videos y por eso los fiscales acusan al ex gobernador de utilizar fondos públicos para promocionar su figura.

Casi en paralelo se planificó la instalación de un parador en una playa de Mar del Plata para promocionar las bondades de la provincia ante los turistas que visitaran la ciudad balnearia. Otra vez, la imagen de Urribarri se repetía en gigantografías.

Jorge Nigro, titular de la agencia Punto Art Comunicación SA, contó además que mientras estuvo el parador playero, Urribarri le pidió que hiciera gestiones para que le permitieran alojarse en el exclusivo Hotel Costa Galana. “En diciembre de 2015 hice una gestión porque el gobernador quería unas habitaciones que no estaban disponibles y como el hotel era cliente nuestro y hacíamos varios eventos, pudimos hacerle las reservaciones”, contó el empresario. Urribarri quería, según dijo, habitaciones “de categoría superior, presidencial y de lujo”; que allí descansó el ex mandatario (a quien nombró en varias ocasiones como “Sergio”), su hijo Bruno, que en ese entonces formaba parte del plantel profesional de River Plate, y otra persona que en los registros figuraba como Sebastián Otero. Y dijo también que Urribarri se fue sin pagar. El hotel emitió una factura por 200.000 pesos y otra por 84.000 pesos que abonó la agencia de comunicación y hasta el día de hoy no le fue reintegrada por Urribarri, según dijo Nigro.

 

Urribarri en la televisión nacional

La audiencia giró en torno a la realización y difusión de avisos publicitarios previo a la Cumbre del Mercosur, que se desarrolló en Paraná en diciembre de 2014. Fueron tres spots de 60 segundos y uno de 45 segundos, ideados desde el Ministerio de Cultura y Comunicación de la provincia, a cargo de Pedro Báez, y realizados por los hermanos Guillermo y Germán Berger, dos militantes y realizadores audiovisuales que tenían la productora El buey solo, según ellos mismos lo contaron.

Fueron ellos quienes le ofrecieron a Báez la idea de hacer los spots sobre cuatro temas: educación, la seguridad, la presentación de un laboratorio con capacidad para exportar a Estados Unidos y uno sobre el encuentro de presidentes y jefes de Estado de la región.

“A nosotros nos pasaron el guión, Pedro Báez; y el gobernador iba a las locaciones y daba un discurso que no teníamos”, explicó Guillermo Berger. En tanto, su hermano Germán Berger agregó que su tarea se limitó a “la filmación y edición, es decir, el trabajo técnico”. Incluso dijeron ambos que no cobraron por el trabajo.

Rina Deymonaz, licenciada en ciencias políticas y empleada del Ministerio de Cultura y Comunicación, hizo un registro de imágenes para la producción de los avisos publicitarios, a pedido de Báez, y ante preguntas de los fiscales y defensores aseguró que el contenido encuadraba en lo que puede considerarse como “medidas de gobierno”, dijo que se pretendía promocionar “políticas de Estado” e incluso aseguró que si la figura preponderante fuera un funcionario tampoco allí habría un delito, de acuerdo a su interpretación de las normas que establecen la publicidad de los actos de gobierno.

De hecho, ante una consulta del abogado Emilio Fouces, representante del ex ministro Hugo Marsó, la empleada afirmó que “el turismo era el área que más acompañamiento tenía” en cuanto a las campañas publicitarias que encaraba el Gobierno provincial.

La agencia Punto Art Comunicación SA, que representaba Nigro, era el último eslabón en ese proceso. Era la que conseguía espacios en los medios nacionales, en el prime time de los canales de televisión. Lo hizo a instancias de Nelly Entertainment, que había sido contratada por el Estado. “En una reunión con Jorge Rodríguez nos consultaron si, como agencia, teníamos la posibilidad de una compra de medios a nivel nacional para una pauta del Gobierno de Entre Ríos”, dijo Nigro. “Compra de medios” le llama a la contratación de espacios de publicidad. “Lo complicado de esa contratación era la fecha porque estábamos a fin de año y en esa fecha los canales suelen tener sobrevendidos los espacios por las fiestas y vacaciones”, agregó. El otro problema es que cuando se trata de contrataciones con el Estado, los canales exigen el pago total y al contado.

En las planillas de certificación de aire, el producto aparecía como “Campaña Urribarri” en distintos medios de todo el país. Pero después, a pregunta de los defensores, intentó sublimar aquel rótulo: “Cuando se contrata con los canales y se cuenta de lo que se trata, encasillan, enmarcan y le ponen un nombre”, le dijo a José Velázquez, defensor de Báez. “Depende del que carga las órdenes y cómo les pone. La verdad es que los avisos debieron ir como ‘Campaña Mercosur’. Pero el nombre de cada producto lo pone el canal”, agregó ante una consulta de Miguel Ángel Cullen, defensor de Aguilera.

La publicidad en los canales de televisión se vende por segundo y el costo dependerá también del horario en que se emita el aviso. Los cuatro spots debían aparecer en el prime time, la franja horaria que va de las 20 a las 23, según explicó Nigro. De allí los 28,4 millones de pesos que se le pagaron a Nelly Entertainment.

Pero un correo electrónico que una empleada de la agencia Punto Art Comunicación SA le envió a Nigro abrió un manto de duda: “Con respecto a la facturación, hay un par de cosas que no tengo que dar yo. Que tienen una diferencia en avisos no emitidos, ejemplo, Canal 9TV Pública, que ya lo habíamos visto pero aún no se lo acredité. Estaba pedido el segundaje a los medios, tal como decía el decreto, el tema es que están pidiendo que en la certificación de medios aparezcan segundajes que no son los reales emitidos”, le dice la empleada a Nigro. “¿Cómo lo solucionamos?”, le plantea luego.

Fuente: Página Política
Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad