Lo Último

Entrevista

Farfán: “Gualeguaychú priorizó derechos frente a intereses corporativos”

La diputada destacó líneas de acción de la gestión de Piaggio que serían materia pendiente en la provincia. En entrevista con Página Política, habló del peronismo frente al 2023 escenario para el cual aconsejó renovación y participación de minorías. Acuerdo con el FMI: cómo hubiera votado si fuera legisladora nacional. La paridad, desafíos de su plena vigencia.
Luz Alcain
Por: Luz Alcain
@luzalcain

La diputada de Gualeguaychú, Mariana Farfán, llegó a una banca en la Cámara de Diputados en diciembre de 2019.

Arribaba a la Legislatura como referente del piaggismo, como hacedora en calidad de concejal (2015- 2019) de algunas de las líneas de acción que se han constituido en marcas de las gestiones del intendente Martín Piaggio: el ambientalismo y la defensa del espacio público.

Trajo Farfán además su historia propia, como abogada laboralista, y la agenda del feminismo bajo el brazo, temática que ha marcado su trabajo legislativo, como presidenta de la Banca de la Mujer, Género y Diversidad de la Cámara baja.

En diálogo con Página Política, la diputada analiza la situación del peronismo en Entre Ríos, tras la derrota de 2021 y cargando en la mochila veinte años al frente de la Casa Gris. Evalúa las fisuras que muestra el Frente de Todos, antes y durante la negociación con el Fondo Monetario Internacional. También repasa los avances que supone la Ley de Paridad y los desafíos que el Estado y la militancia política deben asumir para garantizar su plena vigencia.

–¿Qué estrategias debe plantear el peronismo de Entre Ríos para buscar su continuidad al frente del Ejecutivo provincial?
–El peronismo tiene el gran desafío de seguir gobernando la provincia. Pero también hay muchísimas ciudades, como Gualeguaychú, en las que hay dirigentes que cumplen su segundo mandato y no tienen posibilidad de reelección. De aquí surge que el desafío es la renovación y esto quiere decir evaluar y trabajar en serio en ver cómo va a ser esa renovación. Queda un tiempo en el que vamos a tener que trabajar en los partidos políticos, no solo en el peronismo. Este es un desafío que atraviesa todo el arco político pero para el peronismo esto es más importante por la responsabilidad de ser gobierno y porque ese compromiso se acrecienta para afrontar el 2023. La renovación es imperativa. Se dio un paso con la lista para las elecciones legislativas, nos fue mal, pero se avanzó con una lista joven.

–El Gobernador anunció que promoverá en el PJ la inclusión de la cláusula que asegure la participación de las minorías. ¿Qué opinás de esa iniciativa, cómo puede ordenar expectativas y militancia en el oficialismo hacia el 2023?
–Estoy de acuerdo con ese proyecto. Hay que tener presente que hay reclamos muy fuertes en ese sentido de muchísimos compañeros y compañeras respecto a un proyecto así. En tiempos que se avecinan, de recambios, creo que las minorías potencian siempre al peronismo.

–Hay un escenario difícil por las profundas diferencias que surgieron en el Frente de Todos, a nivel nacional, a raíz del debate del acuerdo con el FMI. Aquí en Entre Ríos no se hicieron notar pero si ocuparas una banca en el Congreso de la Nación, ¿cómo hubieras encarado ese debate tan complejo, qué hubieras hecho?
–Yo tengo claro que cualquier acuerdo con el FMI siempre ha implicado políticas muy crudas para el pueblo. No lo digo yo, lo dice la experiencia. Pero entiendo que tenemos un Presidente y en ese sentido entiendo que hay que apoyar las decisiones de nuestro Presidente que es el Presidente al que la gente eligió y al que nosotros postulamos para que maneje los destinos del país. Tengo esa conciencia de lo que supone el Fondo, pero a la vez tengo que oír los argumentos que nos dio el Presidente, el ministro (Martín Guzmán), y un montón de exposiciones en el Congreso. Entiendo que había que acompañar, más allá de tener conciencia de lo que supone esta negociación. Creo que ahora vamos por el proyecto de Cristina (Fernández).

–El que graba al capital fugado para poder pagarle al Fondo.
–Exactamente, creo que justamente le podemos encontrar ahí la vuelta a esta especie de dicotomía que se nos ha presentado al peronismo. Es importante porque estamos hablando de un acuerdo que definitivamente nos va a atravesar el futuro de los argentinos.

 

Mundo Gualeguaychú

–Hay un actor sumamente activo en la política y que es el que expresan los sectores del campo. En Entre Ríos, con una fuerte presencia a unos kilómetros de tu ciudad, allí en el cruce de rutas donde cada tanto hay tractorazos y asambleas en contra de medidas tomadas por el peronismo gobernante.
–Efectivamente, el sector rural siempre ha sido muy fuerte en Gualeguaychú. Ha sido siempre un sector corporativo que brega por sus intereses. Se han tenido grandes discusiones por las políticas implementadas en la ciudad, cuando fue por ejemplo el debate de la prohibición del glifosato que ha sido siempre una bandera de Gualeguaychú, en defensa del ambiente, la salud y la alimentación saludable. La ordenanza no hubiera podido salir sin el acompañamiento de la gente y sin un trabajo de meses y meses, conversando con distintos sectores. En mi ciudad claramente está definido esto que hay que legislar avanzando con derechos en contraposición a intereses sectoriales y mercantiles. Por supuesto que esto ha implicado conflictos muchas veces, porque hubo resistencia también a otras políticas como la del Banco de Tierras; la del Plan de Ordenamiento Territorial. Hay muchas luchas dadas pero es muy gratificante porque Gualeguaychú priorizó derechos colectivos frente a intereses corporativos”.

–¿Cómo ves la posibilidad de que Piaggio pueda plasmar una candidatura para la provincia?
–Creo que el proyecto que ha llevado a cabo desde 2015 hasta ahora, desde la gestión municipal, es en efecto una marca. Hay muchísimas acciones que en mi ciudad se han logrado que todavía faltan en lo provincial. Lo veo en un montón de leyes que se proponen y ves que en Gualeguaychú ya lo hemos hecho, ya se ha avanzado. Es un orgullo la verdad. Y si se pudiera replicar ese proyecto de Piaggio a nivel provincial se saldarían un montón de deudas pendientes que tenemos en la provincia.

–Si hay un tema pendiente, demorado, es el de la regulación de agroquímicos que el gobernador Gustavo Bordet volvió a anunciar el 15 de febrero ante la Asamblea Legislativa. ¿Ha habido novedades en ese aspecto?
–No hemos tenido novedades del proyecto anunciado. Mi postura es clara, participé de la gestación de la ordenanza de mi ciudad para prohibir el glifosato. Es así que voy a abogar por un modelo de producción libre de agrotóxicos. Es mi opinión pero también lo dice la Constitución provincial, lo dice la legislación nacional. Es muy buena la prescripción de la Constitución reformada en 2008 respecto de la protección del ambiente y la salud. Hay que pensar, por otro lado, que no se trata de confrontar salud con producción. Un ejemplo: Uruguay tenía impedida la venta de miel porque la Unión Europea no la aceptaba porque tenía glifosato. Hay que pensar acciones también en función de la calidad de nuestros productos, en función de darle más valor a lo nuestro.

Conciencia de género

–La Ley de Paridad Integral tendrá su verdadero impacto con el armado de listas para el 2023. ¿Qué va a implicar esto en la política de la provincia?
–La Ley de Paridad, sin dudas vino a hacer un cambio en el tablero político, vino a romper muchísimas fórmulas que seguramente estaban previstas o se vislumbraban o se podían hipotetizar. Claramente va a tener que cumplirse. Las expectativas son que quienes lleguen a los lugares que se aseguraron formalmente tengan una perspectiva de género, una conciencia de género, como cuando uno habla de conciencia de clase. Me refiero a que haya mujeres que sigan en las luchas, que incorporen a las políticas públicas la agenda de género, las leyes que nos faltan. Si bien en lo formal te incluye, hoy justamente venimos trabajando con las compañeras del bloque del justicialismo esto de hacer un seguimiento sobre la implementación de la ley. Es importante su sanción pero el segundo paso es atender a su implementación.

–Está pendiente la conformación de una Comisión Bicameral, prevista por la ley, que tiene un poco esa función.
–Si. La presencia fuerte en el territorio nos ha permitido relevar qué pasa en los clubes, en los sindicatos, vamos viendo que hay compañeras que se van incorporando a los lugares que prevé la ley. Pero con la pandemia se pospusieron la vigencia de muchos mandatos en las organizaciones, instituciones de todo tipo. Hemos decidido avanzar con la conformación de esa comisión, vamos a integrarla finalmente. Estamos trabajando en eso. Fue una preocupación de este último tiempo, a raíz de que desde el territorio aparecen cada vez más consultas sobre la ley.

–El movimiento feminista, en Entre Ríos, no ha tomado la paridad como consigna prioritaria. Al menos en Paraná, no figura la ley y su implementación en el documento que cada año elaboran las mujeres y disidencias. ¿Cómo analizas este divorcio entre el debate de la ley y las preocupaciones del feminismo?
–No coincido con esa mirada. El movimiento de las mujeres precede al reclamo por paridad. Puede ser que no se la mencione pero el reclamo de paridad está ínsito en las banderas del feminismo. Cuando hablamos de perspectiva de género, hablamos de tener más voz, estar presentes, tener participación, estamos mostrando la cantidad que somos y por los problemas que atravesamos. Allí está implícita la paridad. Lo que subyace es la injusticia, la desigualdad y la violencia que siempre implica inequidad, disparidad. No solo en los cargos políticos. Yo lo tomo como que la Ley de Paridad fue la respuesta a una demanda. Puede ser que no se la nombre en una marcha el 8 de marzo. Pero te aseguro que en el territorio, en las organizaciones, en los barrios, en los clubes las mujeres te hablan de eso.

Fuente: Página Política
Notas más
leidas
© 2022 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad