Lo Último

OPINIÓN

Impulsan forma “ágil” y anónima para denunciar cuidacoches

Es una iniciativa de los concejales Avero y Rolandelli. La enmarcan en la problemática de la inseguridad. Políticos, cuya respuesta a la exclusión no es siquiera la mano dura de la fuerza pública. Prefieren delegar el problema en la ciudadanía que circula en auto y con un teléfono en la mano.
Luz Alcain
Por: Luz Alcain
@luzalcain

¿Qué puede hacer el Estado ante la exclusión de la que un cuidacoches es un claro síntoma? ¿Qué tienen para proponer los dirigentes políticos en funciones ante la falta de trabajo que se expresa en un trapito que pide un billete con tono más o menos amigable?

Hay distintas respuestas, según las tradiciones partidarias, las perspectivas ideológicas, las decisiones políticas que se prefieren, las concepciones ideológicas de cada quien que hace política.

La exclusión crece en la Argentina aunque las políticas de inclusión sean asunto preponderante del debate político. Nunca alcanzan, es cierto; hay falencias; necesidad de más seguimiento y profundización; cronificación de realidades que están lejos de la dignidad.

Tradicionalmente, para las expresiones del centro a la derecha el eje a mirar en el problema es el de la inseguridad para lo cual las soluciones se enfocan más hacia las políticas de promoción de mano dura por parte del Estado, haciendo la vista gorda ante el abuso o el gatillo fácil.

Pero lo que aparece como novedoso, en un proyecto de ordenanza presentado por los concejales de Juntos por el Cambio, es delegar un claro problema de exclusión, -que los autores de la iniciativa sólo miran desde la perspectiva de la inseguridad- en el teléfono celular de los paranaenses. Como si no fueran dirigentes políticos que ocupan un espacio de poder en el Estado que debe dar respuestas, que debe hacerse cargo.

Los ediles radicales Francisco Avero y Walter Rolandelli han presentado un proyecto de ordenanza por el que se prohíbe ser cuidacoches en Paraná. También se prohíbe lavar autos.

La única excepción prevista es la de ser un tarjetero oficialmente registrado en el municipio aunque los concejales de la oposición bien saben que el gobierno municipal de Adán Bahl avanza hacia un sistema de estacionamiento medido que por el momento no contempla la integración de estos trabajadores. La política que no se hace cargo.

 

El criterio de cada quien

Expresan en los fundamentos que “el estado de inseguridad en la ciudad de Paraná se ha ido acrecentando” y que en este marco toda sociedad “aspira inevitablemente a preservarse”.

Advierten acerca de la “preocupación demostrada en tal cuestión por distintos sectores de la ciudadanía, en virtud de incontables hechos de inseguridad que se viven a diario a causa de los trapitos y limpiavidrios que se encuentran a lo largo y a lo ancho de toda nuestra ciudad”.

El proyecto en cuestión prohíbe en el éjido de Paraná “el servicio de estacionamiento, cuidado de vehículos y limpieza de vidrios en la vía pública, sin autorización legal del municipio, mediante la aplicación de penas como ser el arresto, trabajos no remunerados de
solidaridad con la comunidad, multas y clausura”, se afirma en los fundamentos aunque no se precisa qué es lo que se clausuraría.

Denuncian por parte de los trapitos “la apropiación ilegal del espacio público habilitado; principalmente porque robos, arrebatos, amenazas, extorsiones, son algunos de los delitos a los que nos tienen acostumbrados estas personas que se creen dueños del espacio público y que se han ido acrecentando”. Se afirma que se pretende con la regulación proteger el espacio público y al ciudadano (el que circula en coche).

Marcan que hay espacios en los que el estacionamiento es libre y que los trapitos lesionan ese derecho de no pagar por dejar el auto. Advierten que en algunas zonas, cuando hay partidos de fútbol o funcionamiento de boliches, quedan “bajo el control de grupos peligrosos que exigen sumas de dinero bajo amenaza”.

Impulsan finalmente que el Estado municipal desarrolle una aplicación para los teléfonos móviles para denunciar anónimamente a los cuidacoches prohibidos. Entienden que de este modo habrá “un incremento notorio de las denuncias, al minimizar el temor de las personas por las represalias”.

 

Definime cuidacoche

El artículo 2° del proyecto define a los sujetos prohibidos por el proyecto.

“Cuidador de vehículos: Toda persona que realiza la actividad informal de ofrecer el servicio de cuidar rodados estacionados en la vía pública, con fin lucrativo.

“Limpiador de vidrios: Toda persona que realiza la actividad informal de ofrecer el servicio de limpieza de vidrios a rodados que circulan en la vía pública. Con fin lucrativo.

“Organización previa: Planificación y ejecución de actividades desarrolladas de manera anticipada, dirigida por una o varias personas, coordinador o jefe y, ejecutada por otras, consideradas partícipes, destinadas a desarrollar la actividad de estacionamiento, cuidado de vehículos y limpieza de vidrios, sin autorización legal”.

Es igual si el denunciado se encuadra en cualquiera de los tres “tipos”. Lo previsto por la ordenanza es que la denuncia anónima, y por la aplicación que debe desarrollar el Ejecutivo municipal, imponga la intervención de la Secretaría de Seguridad Vial, Movilidad y Ordenamiento Urbano para iniciar el proceso de faltas.

El proyecto no exime a los niños de la prohibición. El artículo 6 dispone que si el denunciado es un niño, se debe dar intervención a la Secretaría de Desarrollo Social para que inicie actuaciones ante “autoridades policiales, judiciales y acusatorias” que pongan a “resguardo” a los menores.

 

¿Para qué estábamos en política?

En suma, dos dirigentes políticos se encuentran con un tarjetero. No ven un problema de desocupación, de exclusión del mercado laboral. Ni siquiera diferencian si mezclado en el problema hay un niños en juego. No. Eligen ver sólo un asunto de inseguridad. ¿Y cómo se resuelve? ¿Qué hace el Estado del que los concejales son parte por si no lo recuerdan? ¿Qué solución proponen? ¿Políticas de control, de prevención, mano dura por parte de la fuerza pública? No.

Que se ocupe la gente, que la gente defina cuidacoche, limpiavidrios, que determine según su buen saber y entender qué tanto lo amedrenta ese sujeto, un adulto o un niño.

Que se ocupen los paranaenses, que haya muchas denuncias, que cada quien actúe desde un celular cada vez que se cruza con un excluido. No cualquier excluido, sino uno que va con un balde y un trapo pidiendo con mal tono un billete a cambio de sacarle la mugre al auto.

Fuente: Página Política
Notas más
leidas
© 2022 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad