El ministro de Economía, Martín Guzmán, presentó su renuncia. Incógnita sobre su reemplazo.

Lo Último

Frente de Todos

¿Nuevos vientos?

Los dardos de Kueider, palabras de Bordet y un contexto diferente al nacional invitan a pensar en cambios en las relaciones políticas en Entre Ríos.

Las declaraciones de Edgardo Kueider tienen una relevancia en el círculo parlamentario nacional. Salieron publicadas en Perfil, donde las esgrimió; y días antes había sido mencionado en Infobae como el hombre informante del Presidente sobre el poroteo respecto al acuerdo con el FMI. En ambos medios se hizo referencia a la idea de conformar un “grupo” de senadores que responderían a sus provincias en el plano de una agenda de trabajo y, en términos políticos, a Alberto Fernández. De allí el proyecto del senador entrerriano de subsidiar las tarifas en las zonas más cálidas, como una respuesta a la iniciativa de Máximo Kirchner de hacer lo propio para las zonas frías. Su Santa Cruz natal.

Kueider es Gustavo Bordet en el Congreso, pero antes lo fue en la gestión. Su golpe a La Cámpora llega tras la salida de Máximo de la presidencia del bloque, y luego de que el Gobernador, en una entrevista también en Perfil el primer día de este año, mantenga este diálogo con el director Jorge Fontevecchia.

-¿Cómo le fue a La Cámpora en su provincia?

-No tiene un desarrollo territorial.

Bordet, durante la primera parte de su segundo mandato, se jactó de haber sido el primer gobernador de “la unidad” al haber confluido con el kirchnerismo, que en ese momento, sostenía Sergio Urribarri desde la Cámara de Diputados de la provincia con el nombre de Julio Solanas como punta de lanza. Esa “unidad” tuvo a Alberto Fernández como lobista de Cristina Fernández. Febrero de 2019. Lo demás es historia conocida.

Así como el kirchnerismo no escatimó golpes a nivel nacional, Entre Ríos no fue la excepción. Pero por acá las cosas son en off y en grupos de WhatsApp. Bordet es inconmovible a este tipo de cosas. Kueider, en cambio, se vio vilipendiado en Capital Federal y juntó bronca durante un tiempo.

Lo acusaron – como al Gobernador – de no haber trabajado lo suficiente y ser el culpable de haber perdido un senador a manos de Juntos por el Cambio en 2019. El año pasado se repitió el libreto. Esa acusación Kueider se la adjudica al kirchnerismo. En ese marco es que amenazó con un sub bloque a fin de año y luego se frenó, como adelantó Página Política, oportunamente:

Los peronistas que cuestionaron a Adán Bahl por no haberles abierto la puerta a los kirchneristas a pedido de Alberto Fernández aquel febrero, ahora le reconocen su franqueza. El propio intendente que no atendió a quien luego se convirtió en Presidente se desvivió –así lo canalizaba a través de sus comunicadores – por salir en una foto con funcionarios nacionales y, si es posible filo K, mejor. Todo eso ya es historia.

Las expresiones y el tono de las palabras de Kueider, seguidas a las expresiones de Bordet sobre la agrupación que fundó Máximo, deberían analizarse en la comarca, donde las elecciones en el 2023 serán anticipadas a las nacionales. Eso indica que la película entrerriana se empieza a proyectar con anticipación. Rogelio Frigerio está de gira. Estuvo estos días en Concordia, Federación  y Colón.

Las diferencias entre la elección de junio en la que reeligió Bordet y la de octubre en que Alberto y Cristina perdieron en la provincia quizás expliquen los nuevos vientos que empezarán a soplar. En Entre Ríos, el partido, se juega antes y el tiempo apremia.

Fuente: Página Política
Notas más
leidas
© 2022 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad