Lo Último

De Ángeli

Toman en serio un eventual acuerdo Busti – De Angeli

Así lo ven algunos sectores del justicialismo. Consideran que el contexto nacional y la necesidad de supervivencia llevará a Busti a cerrar filas con el PRO.
Pablo Bizai
Por: Pablo Bizai
pablobizai@gmail.com

Los movimientos de los últimos días en el orden nacional, tendientes a unificar un frente opositor como respuesta a la protesta del 18A, han hecho que en la provincia se empiece a tomar en serio la posibilidad de que, finalmente, se concrete un acuerdo entre el sector que promueve la postulación a senador de Alfredo De Angeli y el Frente Entrerriano Federal que conduce el ex gobernador Jorge Busti.

Por lo que pudo saber Página Política de fuentes del peronismo, en los últimos días se han producido acercamientos que podrían derivar en un entendimiento.

Hasta ahora la resistencia a una eventual alianza venía del lado de Busti, que no perdía oportunidad para cuestionar públicamente la decisión del ruralista de no negociar su postulación y marcaba diferencias con el PRO. Pero en los últimos días el contexto nacional viró hacia un posible acuerdo entre el peronismo opositor y el macrismo que se podría replicar en la provincia.

A ese marco político nacional Busti suma, con la diáspora final de la dirigencia con poder del FEF, una razón de supervivencia. El Busti de 2013 no es el de 2011, que estuvo a punto de correr del segundo lugar a la UCR. Y la suma de Emilio Martínez Garbino y Luis Leissa no le alcanza para cubrir las fugas. Martínez Garbino viene en un franco retroceso electoral desde 2003, cuando obtuvo su techo, justamente, por representar una opción peronista fuertemente crítica al bustismo.

De Angeli no cede su postulación. Ha dicho que es eso o vuelve a la cosechadora. Ese es el acuerdo que tiene para que Mauricio Macri –interesado en aumentar su presencia en el Senado- le financie la campaña. Pero el macrismo también necesita de algo más que un conjunto de fuerzas vecinales y dirigentes sin votos como aliados, para conseguir ese objetivo que requiere, como mínimo, obtener el segundo lugar en las elecciones. Y Busti, sólo con su apellido, con su chapa de haber gobernado tres veces la provincia y aunque el soldado más fuerte que le quede sea Zulema Schoenfeld, sigue siendo mucho más que la suma de Eduardo Jourdán, Héctor Strasera, Osvaldo Chessini, Juan Bettendorf y Juan Orrico.

Los peronistas saben bien que Busti nunca regaló nada. Y que si acepta un acuerdo como este será para encabezar él mismo la lista de diputados. Además, eso es justamente lo que necesitan desde el macrismo nacional, que no es exactamente Mandy Saliva, quien de concretarse esta variante vería postergada o disminuida la posibilidad de acceder al Congreso de la Nación.

¿Y Martínez Garbino y Leissa? Si aceptaron, en nombre de la defensa de “la república” acordar con quien fuera el paradigma de la “viejas prácticas políticas” que se proponían combatir con el Nuevo Espacio, se supone que no presentarán objeción a un frente que los potencie en su propósito de frenar la re-reelección de Cristina.

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad