Lo Último

En foco

Un socialista al frente de un municipio

El hombre que asumiría la Municipalidad de Chajarí si Galimberti asume una banca en Diputados. La suerte y el perfil del referente de la flor que ligó.

Quizás sea el primer dirigente del Partido Socialista que se haga cargo de un municipio en Entre Ríos. Conviene no comprar esta certeza a ojos cerrados. Como dijo Tuzan, puede fallar.

Si la hoja de ruta de Pedro Galimberti se cumple, esto es que Juntos por Entre Ríos se imponga en la general y asuma la banca en la Cámara de Diputados, al frente de la Municipalidad de Chajarí quedaría Marcelo Borghesan.

De profesión contador, el actual viceintendente llegó a la política por las carambolas que ofrece una personalidad que empatiza con la gente.  La que se suele sintetizar con es un buen muchacho. De 53 años, Borghesan se enrola en el socialismo que en su ciudad no mueve el amperímetro. De hecho, en las PASO del domingo la interna sumó 736 votos en el departamento, osea el 1,57 por ciento, en el palo de lo que se requiere para pasar a la final.

Borghesan armó una empresa de transporte y su hermano apostó a las estaciones de servicio. El contador y emprendedor llegó a la política en épocas de la Alianza de la mano del ex diputado socialista de si ciudad, Manuel Fortuny.

Cuando el radicalismo constituyó Cambiemos, básicamente con el PRO, el socialista miró para el costado ante le negativa de su partido de formar parte de la coalición de centroderecha. Vale remarcar que su desempeño político tuvo buena influencia por parte de su suegro, referente de la Democracia Cristiana.

Luego se alejó un tiempo de la política y volvió de la mano de Galimberti, más que nada por una relación laboral. Es su contador.

En la primera gestión del radical, en 2015, Borghesan se convirtió en concejal y tras la renuncia del peronista Esteban Pezzini asumió la presidencia del Concejo Deliberante. Esto no le impediría ser candidato a intendente en el 2023, porque el tiempo en que estuvo al frente del cuerpo no fue por haber sido elegido viceintendente.

De extremo bajo perfil, el contador se ganó la confianza política de Galimberti cuando estuvo al frente del cuerpo deliberativo. Fue ese el trampolín para acompañar al radical en la fórmula en 2019. En junio pasado juntó a socialistas para expresar, públicamente, apoyo a la precandidatura del jefe comunal de cara a las internas del domingo.

Su rol empresario no le impidió hacerse un lugar en la militancia social, si se quiere. Su lugar ha sido el Club Santa Rosa. Su escaso potencial electoral lo recompensa con la buena imagen que posee, según oficialistas y opositores.

No obstante, el gran elector de la ciudad sigue siendo Galimberti, que en 2019, al ser reelecto, también le dio la victoria a Atilio Benedetti, al que ahora desplazó de la lista para el 14 de noviembre.

Fuente: Página Política
Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad