Lo Último

Baja intensidad

La campaña electoral, las narrativas de los candidatos y la ausencia histórica en la enunciación.

No es noticiable decir que la campaña electoral no propone un solo tema o eje, pese a que de ambos lados se propale la idea que en esta elección se juega el futuro del país. En 2017 fue similar. O, si se quiere ir más para atrás, cuando en 2013 Sergio Massa ancló su proyecto presidencial encabezando una boleta que proponía ponerle “un freno” al kirchnerismo. En aquel momento apeló a la supuesta reforma constitucional que impulsaría la presidenta Cristina Kirchner. Todo en potencial, nada en concreto. Como ahora.

El temor al van por todo con el que empalaga la oposición (Juntos por Entre Ríos) lo hace en un escenario en el que el Presidente precisamente no solo no va por todo, sino que intenta ir por algo y no le sale. Hasta su Vicepresidenta está de acuerdo en destinar los fondos frescos del Fondo para pagarle al mismo Fondo que le prestó al país de Mauricio Macri violando su propio estatuto ¿Y la denuncia penal contra el FMI?

Ese modelo de país que supuestamente está en juego y que integra a Entre Ríos, donde también se jugaría el futuro de la provincia, no se lee en el plano de tradiciones políticas. Porque los actores (no los candidatos necesariamente) han estado cerca en determinadas coyunturas.

Rogelio Frigerio acaba de poner el Túnel Subfluvial como el ejemplo del desarrollismo. Es una obra que fue anunciada por los gobernadores Raúl Uranga y Carlos Sylvestre Begnis en 1960; iniciada en 1962 por la presidencia de Arturo Frondizi; continuada por el gobierno radical que tuvo al paranaense Carlos Perette como vicepresidente; e inaugurada por el dictador Ricardo Favre. ¿Se entiende por qué Frigerio pide dejar las ideologías de lado? Hablemos de desarrollo.

Enrique Cresto tiene, como eje de campaña, apuntar a la obra pública que lo tuvo a él como actor por su lugar en el Enohsa. En algunas oportunidades sacó a relucir su identidad peronista al citar al General, como el decano de los derechos laborales, que primero los instauró por decreto y luego se convirtieron en ley para ya no volver atrás. El radicalismo tiene mucho para decir de esto. Fue el líder de la UCR Crisólogo Larralde el que insertó en la reforma de la Constitución Nacional de 1957 el artículo 14 bis que terminó consagrando todos los derechos de los trabajadores.  No es necesario ni conveniente hablar de esto para el desarrollo.

De un lado la advertencia del quieren ir por todo y no se ha conseguido nada; y del otro, la inauguración de obras que no se hicieron y que ahora están en marcha para volver a la vida que queremos. En resumen: poner un freno a lo que no se sabe; y la apuesta a los ladrillos como la base para el derrame que no llega a los de abajo, por donde quería empezar el Presidente.

La agenda de futuro surge de narrativas por parte de dirigentes que se han cruzado en diferentes procesos y coyunturas. Quizás por eso la historia no cuente y el fin de las ideologías aparezca nuevamente como norte, pese a la deshumanización del mundo que se expresa en la catástrofe ambiental.

Lo que viene

Estas elecciones, al tener dos candidatos con pretensiones ejecutivas en 2023, deberían, quizás, aportar otro volumen en la esfera pública. Sin embargo, el comportamiento de los electorados está siendo abastecido con insumos incoloros que con el cerrar de ojos y desconocer la voz de quienes hablan podría decirse que los candidatos más taquilleros son del mismo frente, aunque con las diferencias que se aceptan en cada uno de los campamentos.

El periodista Pablo Bizai viene analizando los resultados de las últimas elecciones en la provincia donde la necesidad sigue siendo el centro, ese lugar del que menos se puede esperar un cambio o reforma.

Ni Frigerio se mete con Gustavo Bordet ni el Gobernador con el ex ministro. En una elección en la que se dice jugarse el destino del país y propone un primer tiempo en Entre Ríos, de ambos lados no son más de tres los comunicados de actividades de campaña que llegan por semana a los sitios especializados en política. No es la pandemia, es la onda que rinde en una provincia claramente conservadora.

Un militante peronista saludó que Cresto se haya “bordetizado” y que Tomás Ledesma “no sea “el loquito de La Cámpora” que se esperaba. Percepciones políticas mirado el gran público.

En Entre Ríos serán 1.112.939 los habilitados para emitir su voto, lo que representa un 3.24 % del electorado a nivel nacional. Se ubica así en el lugar 7 en cantidad de electores, detrás de la Provincia de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Ciudad de Buenos Aires, Mendoza y Tucumán.

Según un informe de la nueva consultora local – Eje – la franja etaria de los 16 y 17 años sumarán al padrón electoral 861.000 sufragantes nuevos, que si bien se encuentran habilitados, no tienen la obligación de ir a las urnas para emitir su voto. Del universo global de lo que se conoce como “voto joven”, aproximadamente 30.000 residen en la provincia. Los otros caídos del sistema (educativo).

“Candidatos y candidatas -con sus respectivos comunicadores- deben atender las nuevas agendas y sensibilidades de la ciudadanía, especialmente entre los jóvenes cuyas vidas transcurren en ecosistemas simbólicos y de comunicación muy distinta a la que reflejan otras franjas etarias”, dice el trabajo que cita datos de la Justicia Electoral, cuyo promedio histórico de votación de esta franja adolescente en Entre Ríos es alrededor del 20%.

El 12 de septiembre se conocerá la primera de foto de un proceso con pretensiones de ser el puntapié inicial del 2023 y que en Entre Ríos no alterará la política, aún en la alternancia.

Fuente: Página Política

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad