Lo Último

Izquierda

Burgos quiere un debate con sus adversarios

La candidata hace “una campaña a pulmón” contra “la falsa grieta que plantean las fuerzas mayoritarias”. La ley a la que recurre para tomar licencia para hacer campaña. “Frigerio y Cresto prometen futuro a la juventud pero habría que ver las propuestas concretas del ministro de Macri y del miembro de la casta política entrerriana”, fustigó.
Luz Alcain
Por: Luz Alcain
@luzalcain

Nadia Burgos recorre la provincia en transporte público, cuando puede. En unos días, como trabajadora del Estado, recurrirá al derecho a una licencia que le garantiza la Ley Nº 7.960.

La norma, sancionada en 1987, le permite tomar hasta 45 días corridos, en calidad de candidata, con el fin de profundizar su campaña.

“La verdad es que si no tuviera el equipo militante que tengo, no se podría realizar esta campaña. Estuvimos hace unos días en Gualeguaychú, acompañando a Raúl (Lemes, segundo en la nómina), distribuyendo nuestros propios volantes, casa por casa, pegatineando nuestros afiches, haciendo medios. Hacemos política de a pie, nosotros y cada uno de los militantes”, contó la candidata de la izquierda del FIT-Unidad que en Entre Ríos se expresa en la boleta del MST.

“Estamos varios pasos atrás de los partidos mayoritarios y con poca plata porque entendemos que no hay independencia política sin independencia económica así es que estamos con los aportes del Estado y con lo que podemos juntar los militantes”, dijo en diálogo con Página Política.

“Es complicado recorrer la provincia, en transporte público, con las dificultades que se plantean con la pandemia. Pero estamos organizados para intentar cubrir la provincia, estar con los militantes, encontrarnos con los luchadores sociales, ambientales, de género que se referencian con nuestra propuesta”, afirmó.

Reivindicó la ley a la que recurrirá en unos días para tomar licencia: “Si los trabajadores estatales no tuviéramos eso, no podríamos hacer política. Pero sólo la tienen los estatales de la provincia, no la tienen los trabajadores del Estado nacional o del sector privado. Mientras tanto, quienes cumplen funciones públicas, utilizan su lugar de funcionarios para usar la infraestructura del Estado para hacer campaña, mezclar la campaña con un acto gubernamental. Con esas inequidades, pueden hacer política los mismos de siempre, la casta de privilegio”, lamentó.

“Falsos debates”

Consultada por la agenda proselitista, tal como se está planteando hasta el momento, Burgos apuntó: “Las fuerzas mayoritarias intentan monopolizar la agenda intentando sostener una falsa grieta. Fácilmente queda a la vista cuando de repente, (Enrique) Cresto y (Rogelio) Frigerio prometen futuro a la juventud. Pese a que han anotado jóvenes en las listas, habría que ver las propuestas concretas del ministro de Macri y del miembro de la casta política entrerriana. Han entregado el futuro de los jóvenes”, fustigó.

Reclamó un debate con sus adversarios en este marco. “Desde la izquierda no queremos más estos falsos debates. Hay que revolucionar la política, llevar adelante ideas que nos permitan retrotraer estos años de crisis y exclusión”, dijo y planteó “la necesidad de escuchar propuestas que vayan en el sentido de dar respuestas a lo que está esperando la gente que está sumida en la pobreza, la desocupación, la falta de futuro, la crisis ambiental y la crisis de género”.

Queremos un debate en el que se puedan poner a la luz las propuestas. La izquierda quiere avanzar en la reducción de la jornada laboral para que se puedan repartir las horas de trabajo de manera inmediata. Queremos avanzar en el default soberano de la deuda. Con los 345 millones de dólares que se van en el pago de intereses al FMI se podrían haber hecho 12 hospitales y levantado más de 6.500 viviendas populares”, comparó la dirigente y criticó propuestas de trabajo para jóvenes que redundarían en precarización laboral.

 

Noviembre y la izquierda

Como en otras instancias, un primer paso complejo para el partido de Burgos es superar el piso del 1,5% de los votos para poder participar de la elección general. “Estimamos que ese porcentaje implican 25 mil votos, dependiendo de la cantidad de gente que vote. Entiendo que la consolidación que va teniendo el MST en Entre Ríos permitirá que pasemos este piso. Pero la discusión es si esta es una buena herramienta o si en realidad es un piso proscriptivo”, apuntó.

Destacó la relevancia de la participación de la izquierda en tanto “si la izquierda no está hay un montón de temas que no se tratan”. “La izquierda supone una disrupción de debates que los partidos mayoritarios no quieren dar. Son debates que no fueron promovidos por nosotros sino por la gran revolución feminista que se ha dado, o por las cuestiones ambientales que hoy muchos están obligados a ver porque vivimos una situación que ellos mismo generaron”, añadió la candidata del FIT-Unidad.

“Estamos viviendo una situación de crisis climática, ambiental, que no tiene precedentes. La izquierda quiere debatir el sistema productivo, las condiciones de vida de la gente, quiere debatir la lógica capitalista que sostiene la desigualdad en la vacunación, que mercantiliza nuestra vida. Por eso exigimos expropiar los laboratorios y liberar las patentes para fabricar las vacunas que necesita el conjunto de la población”, apuntó Burgos.

Volvió a insistir con la agenda que los partidos mayoritarios no querrían abordar: “Son incapaces de debatir el modelo productivo que es causante de la crisis económica, social y ambiental que estamos viviendo. No pueden salir a bancar el acuerdo porcino con China por el tremendo rechazo que produce en la población. Por eso no pueden debatir estos temas y tienen que seguir haciendo acuerdos secretos”, fustigó.

Fuente: Página Política
Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad