Lo Último

Concejo Deliberante

Presupuesto y Tributaria, aprobados tras duros cruces en el Concejo

La bancada peronista mostró su malestar con la oposición que no acompañó las iniciativas. Los fundamentos de las minorías. Chicanas poselectorales. Contraste de gestiones. Reclamos por debate y diálogo. Incremento de la inversión en obras financiadas por la Provincia y por Nación. Suba de tasas.
Luz Alcain
Por: Luz Alcain
@luzalcain

Con visible malestar hacia el rechazo opositor, el peronismo en el Concejo Deliberante votó y aprobó por mayoría, este martes, dos proyectos claves presentados por la gestión de Adán Bahl: Presupuesto 2022 y la Ordenanza Tributaria.

Es la primera vez que las bancadas de la oposición no acompañan estas herramientas para la gestión iniciada en diciembre de 2019. Entre otros argumentos, los rechazos se fundaron en “falta de información”; escasez de tiempo para analizar el texto del Ejecutivo; variables macroeconómicas “falsas” para sustentar los números; supuesta ausencia de voluntad de encontrar acuerdos por parte del Ejecutivo; partidas exiguas para ayuda social.

Los ediles del oficialismo rebatieron con dureza los argumentos, expresaron su visible malestar con la posición opositora, defendieron enfáticamente la gestión de Bahl y hubo un extenso debate en el que el contexto electoral que se vivió hasta el domingo pasado estuvo bien presente.

Las claves centrales del Presupuesto fueron expuestas por el Intendente a fines de octubre, previendo una inflación del 33% y un crecimiento del 4%. Asciende a 18.285.000.000 de pesos y se asignan 8.455 millones de pesos a obra pública. “Seguimos trabajando para que el Estado deje de ser un obstáculo para convertirse en un organismo ágil, atento y potenciador de nuestras fortalezas”, dijo Bahl en ese contexto.

Luego de la sanción de ambas iniciativas, la viceintendenta Andrea Zoff destacó que el Presupuesto votado “refleja el trabajo que se viene realizando en la Municipalidad, que tiene que ver con el ordenamiento de las cuentas públicas, con administrar de manera más eficiente, optimizar los recursos y reducir aquellos gastos que generaban desequilibrios financieros, para poder volcarlos a la inversión pública”.

“Es un Presupuesto superador, donde se pone en valor el esfuerzo de los contribuyentes volcando los recursos en el mejoramiento de la prestación de servicios, optimizando la capacidad de respuesta, realizando obras de infraestructura fundamentales para la ciudad y trabajando en potenciales desarrollos de cada uno de los sectores de nuestra ciudad”, destacó.

Subrayó “una fuerte inversión en obra pública, ya que el 47% del Presupuesto, es decir 8.500 millones de pesos, van a ser volcados en distintas obras” y destacó que esto deriva en “un círculo virtuoso ya que la mayor inversión genera más puestos de trabajo y estimula la economía”.

Hizo notar que no se contempla nuevo endeudamiento a la vez que se prevé “la cancelación de las obligaciones adquiridas por la gestión anterior”. Concluyó que la Ordenanza refleja “un Estado que trabaja para desarrollar la economía y acompañar distintos sectores de nuestra ciudad”.

 

En comisión

Buena parte de la sesión se extendió en las diferencias respecto del tono del debate que se propició desde el oficialismo, en comisión y en reuniones con el Secretario de Hacienda, Eduardo Macri y su equipo.

“Esto ha sido tratado en comisión y marca los objetivos, cristaliza los valores esenciales que nos hemos trazado, una visión de una Paraná ordenada, eficiente, con inversión”, destacó la edil Ana Ruberto que fue miembro informante de los proyectos. Sumó Ramón Núñez su intervención de la gestión en los barrios de Paraná; y Marta Farías destacó el trabajo en materia de turismo para el desarrollo de la ciudad.

Anabel Beccaría, de Políticas para la República, destacó el acompañamiento de normas de este tipo en años anteriores. Sin embargo, apuntó que “hoy hay puntos que llaman la atención” y aseguró que su bancada ha recibido “escala o nula información sobre la administración de los fondos que el Ejecutivo administra”. Observó “una disociación entre lo que se presupuestó y lo que se ejecutó realmente” y cuestionó un listado de obras “enumeradas sin información que permita un análisis más profundo”.

Criticó también “la carga impositiva”. “No se ve voluntad de mejorar en este sentido. El Ejecutivo no tiene intenciones de bajar los tributos ni de eficientizar las acciones de gobierno”, dijo Beccaría.

La edil del PRO, Desiree Bauza, criticó la falta de debate y repasó puntos concretos sobre los que hizo impugnaciones. Entre otros asuntos, criticó que el Ejecutivo no ponga a consideración del Concejo a que asigna los fondos no ejecutados de ejercicios anteriores; criticó el plan de obras públicas en el que no se consignarían los montos; cuestionó que se disponga de recursos del municipio como garantía para evitar paralización de obras financiadas por Nación o provincia; pidió precisiones sobre situación de los contratados de obra.

 

Golpe y contragolpe

Disney. La edil radical Claudia Acevedo pidió que la “inviten a vivir en Disney”. Rebatió así las ponderaciones del oficialismo acerca de la gestión municipal lo que sería contradictorio con el resultado de las elecciones del 14 de noviembre: “Parece que los paranaenses, entonces, le dijimos no al desarrollo de la ciudad”. Criticó particularmente, la dirigente de Paraná, la asignación a la ayuda social prevista por el Presupuesto que es del 1,24%: “Este presupuesto carece totalmente de sensibilidad social” dijo al respecto. Impugnó también la previsión de incremento de tasas “cuando los trabajadores municipales tienen un básico que no llega a 30 mil pesos”.

“Nefasta”. La réplica estuvo a cargo de Luisina Minni, del peronismo. Tras criticar la gestión anterior, de Sergio Varisco, que “fue nefasta” en la prestación de servicios y en el pago de salarios. Despejó la elección del 14 de noviembre del debate en curso: “La Municipalidad no depende de una campaña electoral como están haciendo ellos. Con los pro y los contra, asumimos la derrota pero todo eso no tienen nada que ver con prestar los servicios que el municipio tiene que prestar”. Consideró “una falta de respeto” de la oposición no haber dado el debate en comisiones, y en los encuentros con el equipo de Hacienda. Minni se mostró particularmente con las declaraciones en los medios, respecto del tema, del secretario del bloque de Juntos por el Cambio, Emanuel Gainza.

Finlandia y Kosovo. “Fui parte de una gestión que tuvo muchos problemas a partir del segundo año”, asumió el edil radical Francisco Avero (bloque Juntos por el Cambio) con relación al período a cargo de Varisco. “Nos hacemos cargo del lugar que nos tocó”, dijo y enseguida le dio oxígeno a la polémica: “Parece que recibimos Finlandia o Suecia y que entregamos Kosovo”, dijo para luego repasar obras de la gestión anterior y criticar las gestiones anteriores del peronismo: “como la de José Carlos Halle que fue tan mala que salió tercero”; la de Julio Solanas “que hacía la recolección de basura para tirarla frente al municipio”; o la de Blanca Osuna por el “estadio único” en el que “vienen a jugar Los Pumas”, ironizó.

“Variables falsas”. Maximiliano Rodríguez Paulin, de Juntos por el Cambio, escuchó varias críticas a sus posicionamientos públicos en medios y redes sociales en los que reclamó debate y voluntad de acuerdo. Descartó -como lo propuso el edil oficialista Sergio Granetto- votar a favor en general y debatir, en particular, los puntos en los que no hay acuerdo. “No vamos a acompañar en general porque se plantean metas macroeconómicas que son falsas. No podemos acompañar un presupuesto basado en variables falsas. Si pensamos que el año que viene la inflación va a ser el 30% sentémonos con los gremios y a ver qué gremio, qué consultora lo confirma. Estas variables son mentira. La inflación va a ser el doble y vamos a crecer la mitad”, disparó el dirigente del PRO.

Realidades paralelas. El edil del peronismo, David Cáceres, rebatió las críticas de la oposición con un contraste de datos que cotejaron el presupuesto en tratamiento y los que analizó, siendo concejal de la oposición, en tiempos de Varisco. Se explayó en enumerar obras hechas y en ejecución “que se pueden ver, que podemos comprobar”. Impugnó la falta de ámbitos de discusión de iniciativas en el período anterior y dio precisiones sobre incremento de tasas promovidas por quienes ahora las cuestionan. “Ahora piden sensibilidad social”, criticó. Trajo a colación, en este marco, que “en 2019 se previeron aumentos en la partida de personal de hasta 50 % en la Secretaría Legal y Técnica (en la que estaba Avero); te vendían Disney con la Secretaría de Medios que pasó de tener un presupuesto de 15 millones a 26 millones; y el área en la que estaba Rodríguez Paulin voló de 7 millones a 12 millones. Las áreas sensibles, mientras tanto, perdían presupuesto”, criticó Cáceres que recordó a Roberto Sabbioni advirtiendo que en las áreas de servicios públicos “no tenía para ponerle combustible a los camiones”.

Como Larreta. Granetto retomó lo de las “variables macroeconómicas falsas” argumentadas por Rodríguez Paulin. Hizo notar que el Jefe de Gobierno porteño y líder del PRO, Horacio Rodríguez Larreta, presentó el Presupuesto 2022 “respetando como referencia las pautas del presupuesto nacional: 4% de crecimiento; 33% de inflación, las mismas variables que prevé el presupuesto del Intendente Bahl”.

Urnas. Rodríguez Paulin no demoró la respuesta. “Si vamos a hacer referencia a la gestión en Buenos Aires, hay que decir que la mitad de los porteños acompañó la gestión de Juntos por el Cambio y el 56% de los paranaenses acompañó a la oposición que estamos haciendo en Paraná. Sólo el 23% acompañó a la gestión del Frente de Todos. Hay que escuchar el mensaje de las urnas”, criticó.

 

Fuente: Página Política
Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad