Lo Último

OPINIÓN

Sobre el juicio a “Cosita” Romero

“Soy respetuoso de los fallos de la Justicia independientemente si me gustan o no; si propongo institucionalidad debo ajustarme a sus reglas, cumplirlas es un deber no una imposición”, dijo el jefe comunal sobre el caso del referente social.

Por Adán Bahl (*)

 

Hay oportunidades en las que resulta difícil resistir la tentación de rechazar las medidas tomadas por uno de los poderes de la República, el caso judicial de Luis “Cosita” Romero es uno de ellos. Pero no puedo, ni quiero, usar una doble vara para justificar mi pensamiento. Soy respetuoso de los fallos de la Justicia independientemente si me gustan o no; si propongo institucionalidad debo ajustarme a sus reglas, cumplirlas es un deber no una imposición.

Pero pertenezco a la política, la que debe velar por la equidad en la disposición de los recursos y la ecuanimidad en las decisiones de las que dependen los ciudadanos. En los últimos días supimos de una resolución judicial que lleva a juicio a Luis “Cosita” Romero por desplazarse en la vía pública sin contar con los requisitos habilitantes previstos por los decretos que fijaron el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio.

No quiero abundar en detalles que ilustren sobre el recorrido de “Cosita” porque su historia afortunadamente es conocida; de tan conocida es que sabemos que Romero y el Río son una misma cosa, por lo que imaginarlo solo por algunos días lejos de su embarcación es una premisa difícil de cumplir. Según lo que surge de los testimonios este humilde servidor de innumerables causas ambientales estaba yendo a verificar el estado de su embarcación, inmersa en las situaciones que fueron de público conocimiento como la pronunciada bajante que registra desde hace más de un año el río Paraná y los incendios en las islas que provocaron durante meses alarma y daños irreparables en sectores costeros.

Se nos pide, muchas veces con justa razón, que los que ejercemos responsabilidades “bajemos a la superficie” en función de una creencia popular que nos presenta ajenos a las vicisitudes y problemáticas de las mayorías. No pretendo discutir la verosimilitud de la creencia pero sí señalar que es necesario ensayar una reflexión profunda sobre este tipo de decisiones de dudoso aporte en materia jurisprudencial, pero de alto impacto en el tejido social dada la probada militancia del enjuiciado en numerosos episodios que van desde la resistencia al proyecto del Paraná Medio, su aporte en Eco Urbano, los Baqueanos del Río y como Cuidador de la Casa Común.

No me encuentro ajeno a las posibilidades de equivocarme en el ejercicio de mi función pero alerto que en éste como en la mayoría de los casos, hay un contexto y un microclima y que es obligación de quién juzga hurgar en ello para encontrar razonabilidad en las decisiones. Aspiro que a través de los mecanismos pertinentes se busque una solución razonable que en vez de abrir heridas sociales las suture; es el único camino que nos permitirá encontrarnos como una comunidad, reconociendo el valor del otro en tiempo y espacio; será Justicia.

 

(*) Intendente de Paraná.

Fuente: Página Política
Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad