Lo Último

Justicia y Política

Una campaña sin rivales

El libreto redactado en el gobierno nacional no es compatible con el modelo provincial. El cronograma del primer juicio a Urribarri en pleno proceso electoral.

Una concatenación de episodios daría la sensación de que existe una estrategia trazada para el año electoral. Vuelve a aparecer el Poder Judicial en el centro de la escena.

Hace una semana Alberto Fernández puso el eje ante la Asamblea Legislativa en el funcionamiento de la justicia. Tres días después, Cristina Kirchner cargó en el mismo sentido en su alegato durante el juicio por el dólar futuro. En resumen: las dos personas más importantes del país decidieron fijar el debate público. En una elección  nacional, como la de este año, no se puede escapar a eso.

En Entre Ríos, unos días antes de estos episodios, Sergio Urribarri decidió personalmente dar los argumentos por los que entendía que debía solicitar el sobreseimiento en la causa que lo tiene imputado por negociaciones incompatibles junto al empresario paraguayo Diego Cardona Herrero. Fue inusual que sea el imputado quien se aboque a esa tarea. Lo suele hacer la defensa.

Tras el rechazo de ese pedido vino la fijación del cronograma para el primer juicio oral y público del ex gobernador y embajador argentino en Israel. Sus declaraciones posteriores diciendo que será el momento oportuno para “demonstrar la inocencia” invitan a no sospechar sobre algún pedido de prórroga, como sucedió oportunamente.

Urribarri estará sentado al banquillo, junto a Pedro Báez, cuando se transite el punto más caliente de la campaña electoral. Septiembre y octubre, con audiencias todas las semanas. Se saldaría, así, una promesa del Presidente de la Nación ante el procurador general Jorge García, cuando lo llamó para saber de primera mano sobre la situación judicial de Urribarri. Esa comunicación telefónica al inicio de la gestión – revelada por este sitio- finalizó con la palabra del jefe de Estado asegurando que el embajador se presentaría en el juicio. Paréntesis: Fernández y García se conocen de la universidad y su dedicación al derecho penal.

El escenario nacional es muy diferente al provincial. Que Alberto y Cristina apunten al Poder Judicial se enmarca en su propia narrativa desde antes que asuman sus cargos. Además es parte de su agenda desde el día uno en que sellaron el Frente de Todos.

La crisis en el servicio de justicia en la provincia no escapa a la nacional. Queda demostrado a diario cuando causas de interés público no avanzan o avanzan mal: femicidio de Fátima Acevedo; la muerte de Gabriel Gusmán a manos de la Policía con un balazo por la espalda que quedó impune; y ni hablar de los procesos en los que se investigan delitos en la administración  pública.

Pero acá la dirigencia no habla sobre el funcionamiento del Poder Judicial.

¿Urribarri hablará de estos temas en versión entrerriana? En Buenos Aires como acá la justicia tiene una imagen negativa que oscila el 70 por ciento. Ese, seguramente, es un elemento que alienta a los Fernández para poner de relieve sus diagnósticos  sobre el accionar de la justicia, sobre todo en los últimos cuatro años en que gobernó Juntos por el Cambio. En esta comarca, según los estudios de opinión pública, la imagen de los jueces y fiscales es idéntica. Sucede que para volver para atrás hay que recorrer 18 años.

El ahora embajador cuando estuvo al frente del Poder Ejecutivo puso en vigencia el sistema acusatorio y, como si fuera poco, la Ley de Enganche. Por eso su libreto deba ser acotado. En las declaraciones del viernes no hay impugnaciones al Poder Judicial. La única expresión en ese sentido fue la del abogado de Báez, José Velázquez, que encuadró el cronograma de audiencias en un escenario nacional. Ironizó:

Por estos días los peronistas postean el discurso de Cristina, no las declaraciones de Urribarri. Durante los años de Mauricio Macri y apogeo de requerimientos judiciales, Urribarri también sufrió el silencio amigo mientras Cristina movilizaba a Comodoro Py. Acá no volaba una mosca. Todos se ubicaron bajo el paraguas de la “transparencia” que el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec) ratificó el jueves. En Entre Ríos no hay ley de Ética Pública, que exige la publicidad y el acceso a las declaraciones juradas de quienes integran los tres poderes del Estado. La promesa de esa norma, en 2023, soplará 20 velitas.

Ariel Robles, funcionario del área Planificación, se defiende en un proceso penal que lleva tres años y que todo indica que terminará en la nada. Algo similar sucedió con Sergio Varisco en la causa de la Mutual Modelo, donde al tribunal solo le faltó decir que era un papelón haber llevado a juicio ese caso. Peronistas callan ahora. Radicales lo hicieron en su momento.

La campaña electoral para renovar cinco bancas en la Cámara de Diputados de la Nación tendrá a Gustavo Bordet en un rincón del ring; y a Rogelio Frigerio en el otro. ¿Se sumarán al debate en torno al Poder Judicial?

El libreto electoral en Casa Rosada ya está escrito. Qué sucederá en la provincia donde siempre queda la sensación de que ninguno tiene rivales.

Fuente: Página Política
Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad