Lo Último

AGMER

Agmer marchó unida pero explicitó las diferencias

Los docentes se movilizaron masivamente en reclamo de una mesa de negociación salarial para el segundo semestre. Se hicieron palpables las diferencias en el seno de la dirigencia gremial estatal, atravesando organizaciones como Agmer, CTA y AT

Los docentes llegaron al paro con una contundente manifestación. Pero una vez finalizada la movilización en la explanada de Casa de Gobierno, la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer) explicitó públicamente sus divisiones.

Claramente marcaron diferencia en la columna que marchó por las calles céntricas y también en el acto en el cívico: los de Integración a la derecha, los de la Rojo y Negro a la izquierda. Pero también en los cánticos y en los reproches de viva voz.

El primer orador fue el dirigente de Agmer Paraná, Roque Santana. Entre los reclamos al Estado pidió la devolución de los descuentos tasados “en millones” por los días de paro y calificó de “indigna” la situación salarial de los docentes. También hubo un capítulo para el gobierno nacional, a quien acusó de establecer “pisos” que empobrecen a las provincias.

Cerró el secretario General del gremio con un discurso en el que se hizo referencia a varios reclamos y muchas consignas, sin focalizar demasiado en la cuestión salarial. Fabián Peccín saludó el contundente paro que lo puso cerca del 90 por ciento en el acatamiento, según Agmer. La huelga de 48 horas se convocó en reclamo de la apertura de una mesa de negociación salarial para el segundo semestre del año, que supere el 5% ya otorgado al inicio del ciclo escolar, y a la vez se demandó la no exigencia del pago del Impuesto sobre los Ingresos Brutos, tributo del cual el Consejo General de Educación se ha constituido en agente de retención.

Por primera vez en la explanada de Casa Gris hubo dos torres de sonido: una instalada por Agmer Central y la otra por la seccional de Paraná.

Peccín fue quien peor la pasó. Durante su discurso escuchó que desde la izquierda del escenario se le recriminó tibieza en los reclamos. La titular del sindicato local, Alejandra Gervasoni, con micrófono en mano, lo vapuleó sin medias tintas.

Uno de los cantitos que surgieron desde esas usinas fue que la CTA es “de los trabajadores /ni de los gobiernos /ni de los patrones”, cántico que también tuvo otra versión según la cual, en vez de “patrones” se entonó “traidores”.

La línea de Central de Trabajadores Argentinos (CTA) Entre Ríos había convocado abiertamente con sus gremios de base. Pero hubo críticas para uno de esos pilares: la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) en la persona de su secretario General, Miguel Pelandino. Un cartel decía “Pelandino traidor”.

Entre las agrupaciones que acompañaron la marcha estaba la dirigencia provincial y Paraná de la CTA, la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), la Central de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (Ctera), la Corriente Clasista y Combativa (CCC), la Unión de Conductores de la República Argentina (UCRA), la Corriente Agustín Tosco, el Movimiento 20 de Diciembre de la Facultad de Ciencias de la Educación, Proyecto Sur, la Corriente 9 de Abril, el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS), el Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop), el Instituto de la Obra Social de la Provincia de Entre Ríos (Iosper), la Asociación del Magisterio de la Enseñanza Técnica (AMET), la Unión Trabajadores de la Comunicación de Entre Ríos (Utcer), y el Sindicato de Prensa de Entre Ríos.

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad