Lo Último

Segundo mandato

Bordet mantendrá los mismos votos en el Congreso

En 2017, Bordet perdió las elecciones, pero ganó dos votos propios en el Congreso. En 2019, fue reelecto con el histórico 57%, pero la representación entrerriana seguirá empatada con Cambiemos. Debido a la reunificación peronista, no suma legisladores propios.
Pablo Bizai
Por: Pablo Bizai
pablobizai@gmail.com

En comparación con otros gobernadores, Gustavo Bordet ha tenido un déficit de representación en el Congreso Nacional. En el primer año de su mandato –cuando más necesitaba establecer acuerdos de gobernabilidad con un presidente de otro signo político- no logró conducir políticamente a los cinco diputados nacionales de su provincia pertenecientes a su mismo espacio político, pero identificados con el kirchnerismo.

Los diputados Julio Solanas, Juan Manuel Huss, Jorge Barreto, Carolina Gaillard y Lautaro Gervasoni respondieron a la ex presidenta Cristina Fernández, y quitaron al Gobernador poder de negociación con el presidente Mauricio Macri.


Bordet llegó a calificar de “estudiantina” a la consigna “Patria o Buitre” con la que los diputados kirchneristas se opusieron al acuerdo con los holdouts al inicio de la gestión.
gervasoni huss gaillard barreto
No obstante, los cinco diputados kirchneristas quedarían luego en posición adelantada cuando el propio ex gobernador Sergio Urribarri (que había puesto en la lista a Gervasoni, Gaillard y Barreto) terminó avalando el acuerdo con los fondos buitre. Y, posteriormente, los senadores Pedro Guastavino (que había sido el primer kirchneristas de Entre Ríos) y Sigrid Kunath (posiblemente la legisladora más cercana a Urribarri), se alinearon con Bordet y votaron el acuerdo que la “derecha” había cerrado para que el país salga definitivamente del default. Con ello, Bordet podía aspirar a tomar deuda a tasas razonables para intentar, desde el gobierno, hacer algo más que acomodar una herencia de números complicados.

El recuerdo sirve para dimensionar la recuperación de posiciones que tuvo Bordet en el Congreso. Arrancó su gobierno con 2 senadores y 5 diputados peronistas por Entre Ríos. Pero sólo los 2 senadores le respondieron.
bordet gaillard gervasoni.jpg
A mitad del año 2016, Gaillard y Gervasoni votarían un par de veces diferente, respondiendo a los pedidos de Bordet para aprobar la ley de blanqueo y el Presupuesto de Macri. Ese fue el primer avance.

Mitad de mandato

En las elecciones legislativas de 2017 Bordet fue derrotado en las urnas por Cambiemos. Pero ganó dos votos propios en el Congreso de la Nación. Por primera vez en su mandato logró, con Juan José Bahillo y Mayda Cresto, contar con espadas políticas propias en la Cámara de Diputados.

Ese año se fueron 3 diputados de su partido -Barreto, Gaillard y Gervasoni- con lo cual el peronismo perdía, por Entre Ríos, una banca. Pero Bordet recuperaba poder para la segunda mitad de su primer mandato: de 5 diputados que no le respondían pasaba a 2 bordetistas (Bahillo y Cresto) y 2 cristinistas (Solanas y Huss).

Segundo mandato

Bordet logró en junio de 2019 su reelección con un histórico porcentaje de votos que trepó al 57%, y que se explica en tres razones: 1) méritos propios, 2) derrumbe electoral de Cambiemos a raíz de la crisis económica que se desató en abril de 2018 y que la gestión Macri no ha logrado controlar desde entonces y 3) la reunificación del peronismo. Los números no dejan mentir: el 9 de junio de 2019 obtuvo 434 mil votos. La suma de los votos del PJ y del Frente Renovador en 2015 da 446 mil.

En teoría, ya no tendría que preocuparse Bordet por su representación en el Congreso: ahora el peronismo es uno solo. Si en las generales de octubre se repitieran los resultados de las primarias del 11 de agosto, el presidente será del mismo signo político y ya no estará tan necesitado de negociar beneficios para la provincia a cambio de votos en el Congreso. En teoría.

La interna que enfrentó duramente a Bordet con el kirchnerismo (ese que pintó paredes con la leyenda “Bordet=Macri”) no se esfumó por arte de magia con el acuerdo de unidad que en febrero firmaron Bordet con Cristina Fernández, gestionado por Alberto Fernández. Fue sólo un matrimonio por conveniencia, un exitoso pacto de subsistencia.

Un eventual gobierno peronista a cargo de Alberto contendrá inevitables tensiones internas con el ala más fundamentalista del cristinismo. El tono de la convivencia dependerá, en buena medida, de la conducta que siga la expresidenta. Lo que está claro es que Bordet jugará del lado de Alberto.

Equilibrio

Un resultado en octubre similar al de agosto permitiría que el equilibrio que expresa el acuerdo de unidad peronista en Entre Ríos sea efectivo en la distribución de las 4 bancas que ocupará el ganador de la elección: un senador (Edgardo Kueider) y un diputado (Marcelo Casaretto) para Bordet; una senadora (Stefanía Cora) y una diputada (Blanca Osuna) para Cristina.

En 2017, Bordet pierde las elecciones, pero gana dos votos en el Congreso. En 2019, Bordet es reelecto con un margen histórico de 22 puntos sobre Cambiemos, pero el acuerdo con el kirchnerismo no le permite sumar votos en el Congreso.

Hoy el peronismo de Entre Ríos tiene 6 legisladores nacionales (2 senadores y 4 diputados). De los 6, hay 4 que responden a Bordet: los dos 2 senadores (Guastavino y Kunath) y 2 diputados (Bahillo y Cresto). Los otros dos, Solanas y Huss se enrolan en el cristinismo.

A partir de diciembre (si es que ningún cisne negro cambia el escenario favorable al peronismo), también habrá 6 legisladores peronistas por Entre Ríos en el Congreso: 2 senadores y 4 diputados. Y también serán 4 los que responderán a Bordet: 1 senador (Kueider) y 3 diputados: Casaretto, Cresto y Bahillo.
bahillo.jpg
Bahillo pasará desde diciembre a integrar el gabinete provincial de Bordet. Pero su reemplazo –que aún no está claro- será bordetista.

Por corrimiento de lista, le correspondería asumir a Gustavo Zavallo. Pero el ahijado político del ex gobernador Jorge Busti (un aliado claro de Bordet) es diputado provincial electo.

En la lista de 2017 sigue Carolina Gaillard. Después de su paso por la “estudiantina” de principios de 2016, la exdiputada terminó sumándose al bordetismo como funcionaria provincial. Apadrinada originalmente por Urribarri, la secretaria de Turismo de Bordet mantiene una muy buena relación política con Alberto Fernández.

La lista sigue con Claudia Gieco, que ha sido electa en junio senadora provincial por Diamante.
zavallo koch.jpg
Si Zavallo no va (es lo más probable) se pone en dudas si Bahillo podría ser remplazado por una mujer. Las reformas en la legislación de 2017 y algunos fallos posteriores indican que las vacantes deben ser cubiertas por un legislador del mismo género.

En tal caso, la banca de Bahillo sería para Emiliano Gómez Tutau, dirigente del Movimiento Evita y subsecretario de la Gobernación, segundo de Kueider, mano derecha y hombre de confianza de Bordet.

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad