Lo Último

elecciones

El especial lugar de Frigerio

Es, al mismo tiempo, el dirigente más conocido de JxC de Entre Ríos y la principal novedad de la escena electoral provincial. Es que nunca antes se postuló y su candidatura a diputado se inscribe en un proyecto para gobernador. Hasta ahora, las intervenciones de Frigerio en la política entrerriana afectaron más a sus socios radicales que al peronismo.
Pablo Bizai
Por: Pablo Bizai
pablobizai@gmail.com

Hasta nuevo aviso, Rogelio Frigerio aparece como la principal novedad electoral, no sólo de Juntos por el Cambio (JxC), sino de toda la política provincial. Habrá que ver qué ofrece como alternativa el Frente de Todos (FdT) cuando, como se espera, la lista del oficialismo sea armada en acuerdo de Cristina Fernández, Alberto Fernández y Gustavo Bordet.

Por ahora, el ex ministro de Mauricio Macri ocupa el centro de la escena electoral. Por definición, lo nuevo es lo desconocido. Sin embargo, Frigerio es el dirigente que tiene el más alto nivel de conocimiento dentro de la dirigencia opositora de Entre Ríos y es, al mismo tiempo, la principal novedad de esta elección.

El jefe del PRO entrerriano es conocido no sólo por los cuatro años al frente del Ministerio del Interior del gobierno de Macri. También porque viene actuando políticamente en Entre Ríos hace una década.

Curiosamente, las principales intervenciones de Frigerio en la política entrerriana afectaron más a sus socios radicales que al peronismo.

En 2013, Frigerio integró una alianza electoral con el padre de la criatura peronista entrerriana: el tres veces gobernador Jorge Busti, en ese año enfrentado al kirchnerismo y hoy aliado al gobernador Gustavo Bordet y parte del FdT.

Aquella alianza, llamada Unión por Entre Ríos, convirtió en senador nacional al hasta entonces dirigente agrario Alfredo de Angeli. Fue el primer triunfo contundente del PRO, que consiguió desplazar a la UCR entrerriana del lugar de la minoría que ocupaba en el Senado de la Nación. El candidato a senador derrotado de la UCR fue Atilio Benedetti, a quien hoy Frigerio quiere sumar a su lista de diputados. El beneficiado fue Busti. Su esposa, Cristina Cremer, se garantizó cuatro años más en la Cámara de Diputados. Dato adicional significativo: de Unión por Entre Ríos también participaron los peronistas Luis Leissa y Emilio Martínez Garbino, hoy parte del peronismo no kirchnerista que conversa con JxC.

En 2015, Frigerio profundizó su influencia sobre el escenario político entrerriano. Ya constituido Cambiemos (en la Convención de Gualeguaychú) y como delegado de Mauricio Macri, el único candidato presidencial competitivo de la nueva alianza opositora, Frigerio mandó en un armado electoral provincial que dejó a la UCR de Entre Ríos sin candidato a gobernador por primera vez en su historia.

Otra vez fue Benedetti  quien recibió directamente el golpe. Sin poder pegar su boleta con Macri (que sólo benefició a De Angeli) y sin apoyos de la interna, el radical declinó su postulación a gobernador, tras haberse lanzado fugazmente en fórmula con el massista Adrián Fuertes.

Fuertes terminó yendo como una opción peronista para la gobernación, con Busti como candidato a vice. Y Benedetti logró un acuerdo con Frigerio que le permitió poner el grueso de los diputados provinciales de Cambiemos. En el camino quedó también la postulación a gobernador de otro radical, Fabián Rogel.

Macri ganó esas elecciones en la provincia. Pero De Angeli, su candidato a gobernador, fue cortado de la boleta por unos 10 mil votantes de Cambiemos que no le veían condiciones para hacerse cargo del Ejecutivo provincial. Aunque por un triunfo ajustado, el peronismo siguió en el poder con Gustavo Bordet. Con el diario del lunes, varios radicales concluyeron que la historia hubiera sido otra con Benedetti como candidato.

 

La primera vez

Frigerio ha dejado una huella importante en la política entrerriana, a pesar de no haber vivido durante esos años en la provincia. Es conocido por eso y, claro, por sus cuatro años como ministro del Interior. Pero nunca fue candidato en Entre Ríos. He ahí la novedad.

Hasta ahora, sólo trabajó para las candidaturas de otros: De Angeli en 2013 (senador) y en 2015 (gobernador) y Benedetti en 2017 (diputado) y en 2019 (gobernador).

Frigerio nunca fue candidato a nada en la provincia. Pero llegó a liderar Cambiemos en Entre Ríos como delegado de un poder nacional. Primero como armador de Macri y después como su ministro, con control de dos valiosos activos en política: la relación con los gobernadores e intendentes y la obra pública. Esto no le quita méritos a su trabajo militante en el territorio, que arrancó mucho antes de llegar al poder. Pero lo sitúa en un lugar único respecto al resto de la dirigencia de Cambiemos.

Nunca se postuló a concejal, a intendente, a diputado o a senador provincial. Frigerio apunta directamente al cargo provincial mayor. Su postulación a diputado nacional de este año se inscribe en un proyecto para llegar a la gobernación en 2023.

Puede saltearse las estaciones de una carrera política tradicional por su especial condición. Hizo política en la provincia, pero no vivió en la provincia. Es un jugador de otra liga. Sus cuatro años de ministro junto a Macri lo consolidaron como una figura de la política nacional. Un invitado atractivo para los medios porteños, en especial ahora, que junto con sus socios Emilio Monzó y Nicolás Massot, expresan el ala más dialoguista/peronista en la interna de JxC.

El viejo conocido de la rosca política entrerriana viene, paradójicamente, a representar una renovación política y electoral. Fuera del círculo rojo, Frigerio es conocido entre el electorado entrerriano como un actor nacional de la política. Su desembarco en Entre Ríos puede generar entonces, con lógica, alguna expectativa en los habitantes de la hermanita pobre de la Región Centro, que para 2023, con 40 años ininterrumpidos de democracia, sumará ocho años de gobiernos radicales y 32 de gobiernos peronistas. Su formación económica y política y, en especial, el conocimiento del Estado y de la relación de las provincias con la Nación que le dio su experiencia de gobierno, adiciona crédito a esa expectativa.

Será interesante observar cómo se le para enfrente el oficialismo a este candidato “nuevo”, que en su década de actuación política en Entre Ríos afectó más a la UCR que al PJ y que planea llegar a la gobernación con apoyo peronista.

 

Fuente: Página Política
Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad