Lo Último

interna jxc

La eventual unificación electoral alienta a quienes enfrentan a Frigerio

Los radicales que enfrentan a Frigerio en la interna evalúan que una eventual simultaneidad de las elecciones provinciales con las nacionales tornaría más competitiva a las primarias de Juntos por Entre Ríos. Las razones.
Pablo Bizai
Por: Pablo Bizai
pablobizai@gmail.com

A (por lo menos) un año de las elecciones provinciales, Rogelio Frigerio está virtualmente solo en la carrera por la gobernación de Entre Ríos. Eso dicen no sólo los sondeos de imagen y conocimiento que encargan tanto en el oficialismo como en la oposición, sino la propia tarea proselitista en la que el candidato del PRO destaca como el más activo, en una campaña que inició en febrero de 2021, para las elecciones legislativas, y que retomó tras un breve receso estival.

Como en 2021, la candidatura de Frigerio tiene resistencias internas dentro de Juntos por Entre Ríos, que proyectan expresarse en las PASO del año que viene.

Como en 2021, algunos dirigentes que apoyan al líder del PRO no creen que el sector que lideran los radicales de Pedro Galimberti y Darío Schneider pueda alcanzar la minoría del 25% de los votos.

Como en 2021, ponen el acento en el alto porcentaje de desconocimiento de los dirigentes radicales, en relación al que posee quien fuera durante cuatro años ministro del Interior del gobierno de Mauricio Macri.

Como en 2021, los opositores a Frigerio dicen justamente todo lo contrario. Afirman que la elección de 2023 los volverá más fuertes porque habrá muchos más cargos en juego que los tres diputados nacionales de 2021. El casi 32% que obtuvieron en la interna del año pasado (y que le permitió a Galimberti integrar la lista y convertirse en diputado) es, aseguran, un piso para la elección de 2023.

La posibilidad de que las elecciones provinciales se terminen unificando con las nacionales los vuelve más optimistas. Evalúan que la simultaneidad electoral los favorecería por las siguientes razones:

-Efecto Milei. Sólo en una elección provincial unificada con la nacional puede Javier Milei restarle votos a Juntos por Entre Ríos, porque en tal caso su rostro encabezará la larga boleta sábana. No sería así en una elección desdoblada. Y dentro de la interna, los libertarios compiten por los votos del PRO, no le sacan nada a los radicales. Milei no tiene ningún predicamento en la UCR, ni los más liberales lo quieren.

-Interna nacional de JxC. Una elección simultánea obligaría a los candidatos a gobernador a definirse en la interna nacional de JxC. Esto afectaría en particular a Frigerio porque las mayores tensiones se producen entre los presidenciables del PRO. Evalúan que la UCR se encamina a ir con un solo candidato.

-Nacionalización. En el equipo de campaña de Galimberti y Schneider afirman que en una elección nacional se desdibujan las candidaturas provinciales, porque se nacionaliza la campaña. Se elige a partir de los dos extremos de la boleta: el presidente y el intendente; la referencia nacional y la cercanía. Confían en sacar ventaja de su temprano alineamiento con Facundo Manes, que –aseguran– terminará siendo el candidato a presidente de la UCR. Y dicen tener mejores candidatos para las intendencias que Frigerio y que los radicales que lo acompañan.

Subrayan que en una elección general son los intendentes los que más votos juntan, por encima del candidato a gobernador. Mencionan, en este sentido, que en las últimas elecciones provinciales de 2019, el candidato a gobernador Atilio Benedetti ganó sólo en 2 de los 22 municipios donde Cambiemos triunfó en el orden local.

 

El espejo de 2015

En las filas de Frigerio reconocen que la simultaneidad puede acarrear algunos de estos problemas, pero confían en que aun así el actual diputado del PRO se impondrá en cualquier escenario.

Para toda especulación electoral siempre se encuentra un buen ejemplo de la historia reciente. El que se menciona más a menudo aquí es el de 2015: una elección unificada (nacional y provincial) de final de ciclo, con un gobernador sin reelección, como ahora.

A pesar de que el candidato a gobernador fue Alfredo de Ángeli, Cambiemos estuvo a sólo 22 mil votos de quedarse con la gobernación. En esa misma elección, Mauricio Macri ganó por mil votos en la provincia. Hubo una porción de votantes de Cambiemos que evaluaron que el chacarero no estaba a la altura del cargo. Y siempre se habló de una falta de compromiso de la dirigencia radical -y también del PRO- con esa candidatura.

En 2015 había un notorio cansancio social con el kirchnerismo y en particular con Cristina Fernández quién, más allá de sus modos, terminaba su segundo gobierno con indicadores contrarios a los que había recibido de Néstor Kirchner: inflación, déficit fiscal y comercial, pérdida de la soberanía energética, restricción externa.

Ahora también está Cristina en el poder (desde este fin de semana, más que nunca), pero con una escena económica mucho más delicada que en 2015. Y Frigerio es, objetivamente, mejor candidato que De Angeli. Que haya sido parte del fracaso del gobierno de Macri no parece afectar su imagen en la provincia. El primer responsable de todo descalabro económico es siempre el oficialismo y los últimos tres gobiernos se esforzaron por superar, en este sentido, a sus antecesores.

Lo que terminantemente niegan es que Frigerio tenga un armado más débil para las intendencias. La comparación se podrá hacer mejor unos meses más adelante, cuando estén más definidas las candidaturas locales y departamentales, pero en las filas de Frigerio no dejaron pasar un dato: los pocos intendentes que se contaron en la asamblea del fin de semana de Entre Ríos Cambia, donde Galimberti fue proclamado como precandidato a gobernador.

Seguros de que Galimberti no tiene manera de vencer a Frigerio, algunos dirigentes consideran que una elección interna fortalecería a JxC porque pondría orden en el armado del candidato del PRO y contendría a sus adversarios.

 

Fuente: Página Política
Notas más
leidas
© 2022 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad