Lo Último

PC

La Juventud del PC no quiere sólo aplaudir

La fuerza, aliada del oficialismo, advierte que falta “un largo camino” para la “liberación nacional” y llaman a organizarse para “empujar cambios en la estructura económica y social”. Avalan medidas

Los delegados entrerrianos al 13º congreso de la Federación Juvenil Comunista hicieron un informe del debate planteado en el cónclave que sesionó en Buenos Aires.

Remarcaron, en primer lugar, el contexto mundial de crisis del capitalismo y la nueva etapa de “los movimientos juveniles en la lucha de clases, tanto en América Latina como en el mundo”.

Se analizó el comportamiento “de las potencias globales ante tal escenario” que “recurren al rearmamento poniendo en actividad todo su potencial bélico a la orden del día para accionar antes los pueblos que tiene bajo su soberanía los recursos energéticos, arrebatándolos de manera violenta y aplastando cualquier levantamiento popular que surgiese en su contra”.

“En América Latina no somos la excepción. Entonces será necesario en nuestro país como para los demás países de nuestra América una fuerte expresión juvenil organizada, antiimperialista, para frenar los avances de restauración de la burguesía, actores de todos los males que padecen nuestros pueblos”, se advirtió.

En el marco del congreso se propuso “la realización de un Movimiento Juvenil Antimperialista de Liberación Nacional que exprese la lucha por defender nuestros derechos como jóvenes y trabajadores, las grandes dificultades que padecemos para la reinserción de a una vida digna, en el cual tengamos mejoras para la obtención de un trabajo como también las condiciones de las mismas, mayor inclusión a la hora de querer seguir estudiando ya que tomamos esto como una cuestión netamente de clases, además de pedir la modificación del programa educativo a tono con el que instan nuestros pueblos para su desarrollo”.

Según informaron los delegados, Darío y Tanya Barboza, otros temas que se trataron fueron la problemática de género y “la lucha de cambiar los roles asignados tanto para la mujer, el hombre, y las nuevas identidades que han nacido como preferencia sexual que también están condicionadas por el sistema económico: nos referimos a lesbianas, gays, transexuales, bisexuales”. Se abordó la cuestión ambiental y la política de Derechos Humanos respecto de lo cual se percibió que “además de juzgar a los genocidas que impusieron el terror en nuestro país y en Latinoamérica” es necesario “que se tenga en cuenta en toda nuestra sociedad, los ataques que existen a los derechos en la actualidad para ejemplificar algunos: casos de gatillo fácil, el trato de los presos en las cárceles, etcétera”.

Lo que falta

En la definición y roles del nuevo movimiento, se afirmó que no se trata de otra cosa que la de “la lucha por articular al conjunto de fuerzas y expresiones juveniles con presencia en diversos espacios geográficos, sectoriales y culturales; unificar los distintos espacios existentes que carecen de una mirada global de la crisis y que les impide salirse de sus disputas de carácter sectorial”.

En esta perspectiva, la Fede planteo sus diferencias “con los posicionamientos progresistas que plantean que el rol de la juventud debe limitarse sólo al hecho de apoyar medidas de carácter democrático más o menos profundas”. “Medidas que deben apoyarse sin ningún tipo de dudas, pero que se vuelven insuficientes e incluso efímeras en el escenario actual. Porque la profundidad de la crisis puede convertir más temprano que tarde cualquier medida avanzada en una brisa pasajera si no se organiza el movimiento juvenil para empujar cambios en la estructura económica y social de nuestro país desde una perspectiva socialista”, se remarcó.

“Esto además tiene en cuenta las reacciones que vendrán de los sectores de la derecha retrógrada, que conocemos bien y sabemos de su capacidad de daño. En otras palabras, valorando los avances que el gobierno nacional ha llevado a la práctica, debemos recorrer aun un largo camino para la liberación nacional y social de nuestro pueblo”, subrayaron.

Según informaron en un documento enviado a Página Política, en el congreso se contó con la participación y salutaciones de distintas organizaciones internacionales como la Federación Mundial de Juventudes Democráticas, la Juventud Comunista de Paraguay, las Juventudes Comunistas de Chile, la Juventud Comunista de Colombia, la Unión de Jóvenes Comunistas de Cuba, la Juventud Comunista de Uruguay, la Unión de Jóvenes Comunistas de Brasil, la Juventud del Partido Socialista Unido de Venezuela y la Juventud Comunista de Venezuela, entre otras.

El congreso designó al nuevo comité nacional, electo a través de sus 154 delegados y en unanimidad, a su secretario General; el entrerriano oriundo de Concordia, Alejandro Forni.

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad