Lo Último

OPINIÓN

Lo que podría la Paridad Integral. Aunque alcance con menos

Las posibilidades que abre la Ley 10.844. La condición indispensable es una organización de las militantes que hacen política.
Luz Alcain
Por: Luz Alcain
@luzalcain

Alcanza con que 17 mujeres ocupen sus bancas en la Cámara baja a partir de diciembre de 2023. Alcanza para cumplir con la ley y con el mandato constitucional violado desde 2008 a la fecha. 

Alcanza con que haya mujeres completando la fórmula provincial, y la de cada municipio entrerriano, cada comuna. Alcanza si. No importa quien. No importa cómo. Nada dice la ley de Paridad Integral acerca de eso. No impone condiciones para tal o cual. No hay Dios ni pueblo que sustente nada.

La ley sólo habla de ordenar espacios de poder en equidad de género, tal como lo previó la Constitución provincial. Y con eso alcanza. 

Sin embargo, no estaría mal que la herramienta prevista por la Ley 10.844 suscite algo más que la vivencia personal de cada quien que ocupe las listas, intercalada entre dos hombres, por su sola condición de ser mujer. 

No estaría de más que la vigencia plena de la ley haga posible una mejora de instituciones desgastadas, ineficaces, amojosadas, profundamente patriarcarles. Tal cosa no dependerá, así como así, de voluntades sueltas. O no solamente. Habrá que inventar mecanismos para que sea posible, para que la ley haga el aporte que está llamada a hacer aunque alcance con bastante menos. 

Mecanismos creativos para ser parte de una política distinta, una política otra, capaz de leer las demandas más sentidas de una sociedad que tiene mitad de mujeres que “no deliberan ni gobiernan sino a través de sus representantes”. Y entre esos representantes habrá mitad de mujeres a partir de diciembre del 2023. 

La propia naturaleza de las instituciones del Estado imponen como condición que esos mecanismos, esos movimientos, esas voluntades se canalicen a través de los partidos políticos. 

Sería bastante que eso suceda en partidos, como los entrerrianos, que no se han dado en torno a la Ley de Paridad ninguna línea de trabajo, ni de organización de sus militantes, ni de capacitación, ni de debate de una agenda que nutra el accionar político que necesariamente será distinto en equidad de género. 

Sería interesante que haya militantes y dirigentes organizadas, en cada partido, con objetivos propios, con espalda, con ideas, para cuando llegue otra vez ese momento gris, impiadoso, naturalizado, ese momento en el que tres varones arman una lista en la cumbre del poder político, una lista que por primera vez hará justicia con las mujeres. 

Más interesante aún sería que haya mujeres en un ámbito trans partidario, poniendo en valor la llegada de tantas de ellas, como nunca fue, a los espacios de poder.  

Sería todo más potente, más jugado, más enriquecedor que esas militantes, de distintos partidos, puedan poner en valor la ley, saberla resultado de viejas luchas, luchas de las más viejas militantes, comprenderla como herramienta para hacer mejores instituciones, para fortalecer la democracia, para convocar a mujeres de una sociedad que no se siente interpelada por los partidos ni por la política tal como hoy funciona. 

Sería importante que suceda. Que haya organización, creatividad, esfuerzo, voluntad de hacer y de saberse parte de procesos más largos que la historia propia. 

Sería importante, valioso, potente. Aunque alcance con 18 mujeres sentadas en la Cámara de Diputados. 

 

Fuente: Página Política
Notas más
leidas
© 2022 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad