Lo Último

Mapa Nacional

Oración peronista; ensayos por el medio; frente interno en la Rosada

Movimientos de cara al 2019. Pujas en el frente interno que sostiene a Cambiemos en la Rosada. El peronismo revulsivo a la mirada oficialista ha convocado en torno al púlpito. Radicales y socialistas buscan qué ha quedado de la avenida del medio.
Crédito SomosTelam
Luz Alcain
Por: Luz Alcain
@luzalcain
Oposición en torno al púlpito

La oposición más recalcitrante a los ojos del gobierno de Mauricio Macri, la que tiene sus cuentas con la justicia y encuentra puentes siempre con el liderazgo de Cristina Fernández de Kirchner, encabezó el acto político de mayor peso del fin de semana que pasó.

Lo promovieron dirigentes del sindicalismo crítico, en alianza con algunos hombres de la iglesia con llegada a Roma.

Lo particular es que no fue un palco si no un púlpito lo que congregó a la concurrencia. Y no hubo oradores si no una misa a cargo del arzobispo de Mercedes, Agustín Radrizzani, frente a la Basílica de Luján.

Allí estuvieron los Moyano (Hugo y Pablo), Hugo Yasky (CTA), Sergio Palazzo (Bancarios); Rodolfo Baradel (Ctera), Ricardo Pignanelli (Smata). Estaba el peronismo bonaerense que comulga con el relato K como Daniel Scioli, Felipe Solá y Guillermo Moreno; los intendentes bonaerenses Gustavo Menéndez (a su vez presidente del PJ de la provincia) y Verónica Magario; Fernando Espinoza; y Adolfo Pérez Esquivel.

Fue un encuentro ecuménico del que también fueron parte pastores evangélicos, religiosos judíos y musulmanes que leyeron en conjunto una oración. Aunque en tono religioso, fue palmaria la simbología política: se pidió el cambio del modelo económico junto con la convocatoria a un acuerdo social; se criticó a un poder judicial que cree que “hacer justicia es desechar la presunción de inocencia”, y sin medias tintas se instó a construir “una alternativa humana a la globalización excluyente”.

El arzobispo Radrizzani exhortó desde el púlpito: “Necesitamos que el diálogo, la economía y la política se pongan decididamente al servicio de la vida, lo que está en juego es el bienestar de la mayoría de los hombres y mujeres que corren riesgo de ser excluidos y descartados del progreso y del bienestar real. El dinero debe servir y nunca gobernar”.

Dos lecturas disímiles sobre el acto: una, la de Clarín, que dio cuenta de “la grieta” en la iglesia por la postura de Radrizzani y otros; y la de El cohete a la luna, en la crónica de Alejandra Dandán y la nota de Horacio Verbitsky que encuentra en CFK el eje vertebral del espacio nucleado frente a la basílica.

El eco más importante: la fractura en el bloque massista. Solá y Moyano se van, y acompañados, para sumarse al Movimiento Evita.

Opción radical progre

Se quejó Miguel Lifschitz: “No es bueno que la iglesia tome partido”, dijo en alusión al acto de Luján.

Es que el gobernador santafesino también ensaya su construcción para 2019, de la mano de Ricardo Alfonsín y Margarita Stolbizer, trío que este lunes tendrá un encuentro con Sergio Massa. ¿Se intenta otra vez la “ancha avenida del medio” que no lo fue tanto en 2017 para la alianza del tigrense y la fundadora del GEN?

El socialismo pone en juego la gobernación de Santa Fe, jaqueada por el PRO y el peronismo. Hay fuertes movimientos en este marco: el sábado se promovió un encuentro nacional de municipios “progresistas” en Villa Carlos Paz del que fueron parte Lifschitz -que no pudo reformar la Constitución de la provincia y disputar un nuevo mandato- y el ex gobernador Antonio Bonfatti que se ha convertido en la figura de recambio para la provincia que lleva la marca socialista desde 2007.

Con muchas condiciones por darse -como el salto de Alfonsín desde la UCR, o las definiciones en torno a un acuerdo con los renovadores- el espacio va ordenándose en torno a un acto previsto para el 1º de noviembre. También será de la partida el movimiento Libres del Sur, que hoy expresa Humberto Tumini, “divorciado” desde mediados del mes pasado de Vicky Donda. La legisladora decidió retomar su acercamiento con el peronismo, de la mano de Felipe Solá.

Frente interno

También hay movimiento en el frente interno de Cambiemos.

Los radicales tuvieron su encuentro en Buenos Aires y se mostraron como los “aliados confiables” puestos a comparar con la convulsionada Lilita Carrió.

Aconsejaron al oficialismo salir “de la agenda del ajuste” y en cambio postularon la necesidad de ir “a un programa de desarrollo con inclusión”.

Hubo críticas también, que fueron al hueso de la cartera de Carolina Stanley y su perfil de “buen diálogo” con los movimientos sociales. Los radicales corrieron por derecha a la funcionaria e impugnaron que se financie a organizaciones que “son protagonistas de protestas callejeras contra el gobierno”.

Se insinuó la posibilidad de postular una fórmula para disputar las PASO contra Macri. El presidente de la UCR, Alfredo Cornejo, es uno de los anotados aunque no oficialmente. También suena Martín Lousteau que llegó tarde al cónclave en el Hotel Presidente y protagonizó fuerte cruce con el gobernador Gerardo Morales que impugna la decisión del porteño de sostener un bloque aparte en el Congreso.

El documento

Frente interno II

No están tan fáciles las cosas, mientras tanto, en la alianza del gobierno de Cambiemos con el campo.

Los ruralistas no descartan el impulso a medidas de protesta ante la mayor carga impositiva.

Es que a la imposición de retenciones, se sumó el fin de la exención de bienes personales para inmuebles rurales. Fue mucho al parecer.

“Dentro de CRA hay confederaciones que están convencidas de la posibilidad de una movilización”, advirtió a La Nación el ruralista y exdiputado nacional entrerriano, Jorge Chemes. Aseguró que la dirigencia “está tratando de contener”.

Fuentes: La Nación, Clarín, Infobae, La Política On Line, El Litoral, El Cohete a la luna.

Notas más
leidas
© 2022 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad