Lo Último

Uader

Sattler, el mejor interlocutor para la Casa Gris

Por qué para el gobierno, a esta altura de las circunstancias, el decano de la Facultad de Ciencias de la Vida y la Salud es la mejor opción en la Uader. El perfil del bioingeniero que llegó a la Universidad en 2004 y que se mant
Luz Alcain
Por: Luz Alcain
@luzalcain

Desde Casa de Gobierno, balconearon el proceso de normalización sin mayor intervención.

Con beneplácito fueron viendo como de a poco “se alineaban los planetas” a favor de lograr el mejor interlocutor al frente de la Universidad Autónoma de Entre Ríos (Uader). El dato no es menor: la institución gana finalmente su autonomía pero deberá acudir a las arcas provinciales para pedir más presupuesto.

Pasadas primero la elección de consejeros directivos docentes, luego la definición de los decanos, después la relación de fuerzas planteada en el Consejo Superior, surgió con nitidez la opción de Aníbal Sattler, decano de la facultad de Ciencias de la Vida y la Salud como nombre con mayor ventaja para el Rectorado.

En Casa de Gobierno, ven, por un lado, que ha perdido pie la Asamblea Interclaustros que garantizó las movilizaciones más numerosas y ruidosas del año y obligó a marchas y contramarchas al gobierno.

Ven además que los nombres en danza ya no tienen que ver con la Facultad de Humanidades, con el perfil de esa unidad académica, con la politización de su ciudadanía. En la Casa Gris prefieren el estilo sobrio de las otras unidades académicas, distinto de la movilización y los cánticos de la Asamblea; y diferente de la autonomía –toda la que le fue posible- que Rosario Badano mostró como decana en su gestión y en la de su sucesora, Carmen Ferreira.

Sattler tiene además una ventaja: fue el decano de la única facultad que se llamó a silencio en pleno auge de la polémica por la nacionalización de la Uader o, mejor dicho, el proyecto de crear una Universidad Nacional de nombre “Fermín Chávez” sobre la base de la Uader.

Gestión

La historia de Sattler, por otro lado, no complica. Está vinculado a la Universidad desde 2004, cuando estaba al frente el contador Mario Mathieu.

Tiene contacto con el Partido Justicialista (PJ) pero su historia está vinculada a la unidad académica en áreas de gestión. Primero fue secretario de Extensión de Ciencias de la Vida y la Salud.

En 2008, cuando asume el rectorado Graciela Mingo lo lleva como secretario de Extensión y Bienestar, dos secretarías que se fusionaron en una que concentró muchas áreas de trabajo, áreas en las que Sattler sobresalió por la gestión.

Su “pecado” fue haberse convertido en aliado de Marino Schneeberger tras la separación de su cargo de la rectora Mingo en una polémica feroz entre distintos protagonistas de la conducción de la Uader. Ese cruce de vereda fue cuestionado por la Asamblea Interclaustros y también por Mingo y su equipo.

Pero cuando la polémica fue otra, la nacionalización, Sattler retuvo como caudal su perfil de gestor y ejecutor, mantenía el perfil bajo y guardaba silencio, él como decano y el consejo consultivo de su facultad. Mientras, las otras tres unidades académicas se expresaban públicamente en contra de la nacionalización en pleno proceso de normalización.

Hoy, quien fue electo decano por todos los integrantes del Consejo Directivo de su facultad, sin una sola disidencia, aparece como el candidato más firme al Rectorado. En Casa de Gobierno podrían haber impulsado un nombre; hubo incluso quienes esperaron la bendición del gobierno. Pero allí está Sattler, como el candidato con más chances. Las cosas fueron pasando sin mayor intervencion. Hoy en el Ejecutivo confían que el bioingeniero al frente de la Uader les evitará más de un dolor de cabeza.

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad