Lo Último

OPINIÓN

Sobre porteños y judíos. Sebreli según Jauretche

La exdiputada nacional Sara Liponezky analizó polémicos dichos de Sebreli. Buenos Aires, Montevideo y los antagonismos a un proyecto nacional.

Por Sara Liponezky 

www.facebook.com/sara.liponezkycadoche

 

“Es un claro ejemplo de la banalización de la Shoá que ofende la memoria de las víctimas”, expresó el Museo del Holocausto a través de sus redes oficiales.

Fue en respuesta a los dichos de Juan José Sebreli en la revista Ñ del diario Clarín, quien señaló que: “El chivo expiatorio actual con el kirchnerismo es la ciudad de Buenos Aires, los porteños. Son casi como judíos en la Alemania nazi. Tomo posición frente a esto: yo me considero porteño y no argentino. No puedo sentirme compatriota de un formoseño, por lo tanto, estoy más cercano de un montevideano. Ni digamos del norte o el sur, para mí no existen”.

Aparte del fallido grotesco y ligero sobre una supuesta semejanza, que si tuvo intención oportunista le fue muy adversa, ésta confesión descarnada pone en evidencia su elitismo, su soberbia centralista y su concepción discriminatoria hacia quienes son sus compatriotas, mal que le pese.

Este intelectual que supimos leer al comienzo de nuestra formación política por su aparente progresismo, es un claro exponente de la inteligentzia argentina (que sabiamente caracterizaba don Arturo Jauretche).

Así la definía aquel magnifico analista criollo: se trata de una intelectualidad corrompida, que a cargo del aparato de colonización pedagógica, trabaja para impedir la formación de una conciencia nacional. Y en su libro, “Filo, Contrafilo y Punta”, el propio Jauretche explica que la diferencia entre inteligencia e inteligentzia no tiene nada que ver con las ideas políticas, económicas o sociales, sino con comprometerse o no con el país.

No es forzado inferir de qué lado está Sebreli, el mismo que ante las medidas dispuestas por el gobierno frente al azote de esta pandemia llamó a la “desobediencia civil”. Y ahora se asume como porteño, no argentino, auténtico unitario que desprecia sin eufemismos a los coterráneos nacidos fuera de la ciudad puerto.

En esa coherencia reaccionaria y cipaya, se hermana con Montevideo, y no con el “paisito oriental”. Porque esa ciudad puerto uruguaya es una par de Buenos Aires, ambas concentraron históricamente a los sectores contrarrevolucionarios, aliados al invasor extranjero, (español, inglés o portugués), hegemónicas frente al resto de su territorio, ajenas a la conformación de un proyecto nacional.

Es cierto que mi primera reacción fue de indignación, como hija y nieta de judíos y como mujer del interior. Pero después reflexioné y agradecí que esta vez la prensa, tan propensa a invalidar, desconocer o encubrir la verdad, haya puesto al desnudo la miserabilidad de alguien que durante décadas simuló un pensamiento abierto y avanzado.

Fuente: Página Política
Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad