Lo Último

OPINIÓN

Todos los caminos conducen a una mujer

La diputada Rubattino apuesta a que sea Laura Stratta quien encabece la fórmula para suceder a Bordet. Se refirió a los otros precandidatos.   

Por Paola Rubattino (*)

 

Confío en que nuestro espacio político hará lo necesario para llevar a la o al mejor de todos nosotros a encabezar la lista de la Provincia, y estoy convencida que todos los caminos conducen a que sea una mujer.

Hay que valorar, en primer lugar, el papel relevante que ha tenido en estos años el actual Gobernador de la provincia, Gustavo Bordet, un gobernador con un perfil estratégico, de diálogo abierto, que llega con prolijidad y honestidad a todos los rincones de Entre Ríos, con una imagen positiva cada vez mayor y con un buen futuro como dirigente político. Su gestión de gobierno se caracteriza por la transparencia, incluso ha llegado a tener un reconocimiento a nivel internacional en la materia. Tengo perfectamente claro que dichas cualidades gubernamentales que pongo de manifiesto son extensivas a su compañera en la gestión, la vicegobernadora Laura Stratta.

En este momento político actual hay una aspecto central a desarrollar que debe ser considerado, las transiciones políticas de nuestro espacio no pueden ser un punto de debilidad, sino por el contrario, debe ser una puerta que se abra con carácter de diálogo y construcción permanente. Las transiciones no deben debilitarnos y para ello creo que quien puede llevar esa tarea, diría yo ajedrecista, es la actual vicegobernadora porque conoce el paño de la templanza de este gobierno y puede tender puentes con todos los dirigentes hombres y dirigentes mujeres, es decir que se agrega un rol medular en la política y que no es para nada azaroso, en tanto hubo un posicionamiento político y visionario del actual Gobernador de dar cauce a la Ley de Paridad de Género, y confío plenamente en la inteligencia de los hombres de este movimiento que así lo entienden cada vez más.

La vicegobernadora, Laura Stratta, primera mujer en alcanzar dicho cargo en la historia entrerriana, también se metió en la vida de muchas mujeres y jóvenes que trabajan, estudian o realizan tareas de cuidados y son amas de casa, con el esfuerzo que eso implica. 

Siempre supe que al interior de la familia quien marca agenda para votar es la mujer, que puede mirar con criterio supino lo que pasa o sucede en el hogar, en la escuela, en el trabajo, en la salud y la economía doméstica, y allí y aquí, en las decisiones de las altas políticas públicas, es tiempo de una mujer.

A su vez, considero que tenemos excelentes cuadros políticos y dirigentes hombres que vienen haciendo acertadamente un territorio a gran escala y con grandes obras locales, por eso digo, la política debe ser comprendida integralmente, estratégicamente y de forma ajedrecista, hoy más que nunca el poder reside en las bases y los municipios son quienes otorgan ese poder estratégico. 

Sabemos que hay hombres muy importantes que están haciendo una gran gestión, y que hoy más que nunca hay que cuidar ese capital en las bases, tal es el caso del intendente de Paraná y Gualeguaychú. Son hombres con un gran futuro por delante, y en el caso de Concordia, lo mismo. Hay grandes dirigentes y estoy convencida que con el apoyo del gobernador Gustavo Bordet se habilita a dar y hacer una buena elección y/o reelección.

Las transiciones políticas del peronismo en una elección tan importante como la que tenemos por delante debe abrazar a todos, y esa transición no debe ser traumática ni debe quebrar nada, es lo que debe fortalecernos si queremos tener buenos resultados para avanzar en políticas públicas que reparen la vida de la gente.

Por otra parte, y rescatando el planteo de H. Arendt: “Nadie puede ser feliz sin participar en la felicidad pública, nadie puede ser libre sin la experiencia de la libertad pública, y nadie, finalmente, puede ser feliz o libre sin implicarse y formar parte del poder político”. 

Así, tomar el poder político en manos de una mujer, implica por un lado, advertir que requerimos un tiempo de mayor humanismo, pero con un perfil de conducción fuerte, en donde podamos avanzar más en políticas públicas que nos pongan en diálogo con nosotros mismos, salud, alimentos, medio ambiente, trabajo y producción, hábitat y vivienda. Realmente considero que podemos avanzar sustancialmente hacia esos temas y cambiar estructuras si nos gobierna una mujer.

Como dice Rita Segato, necesitamos un mundo plural como meta histórica. El mayor poder para hacer política reside hoy en los Municipios, en las Comunas y en el desafío histórico de contarle a nuestros vecinos por qué queremos renovar los votos y la confianza para que nos puedan acompañar, para que nuestra Provincia siga creciendo. El poder está en el pie, en las bases. Acercando a los vecinos propuestas, realidades y verdad sobre lo que está en juego. ¿Qué está en juego? nuestro futuro y el de nuestros hijos que ya cargan sobre sus espaldas la responsabilidad de una deuda económica que no fue elegida y tomada por nuestro gobierno. Por eso sostengo que se puede gobernar 10, 15 o 20 años sin ser hostil con la gente, seguramente con errores y aciertos. O se puede apenas ser gobierno 4 años y tomar la deuda más feroz vista en los últimos tiempos, ya vimos cerrar miles de empresas, echar trabajadores a la calle, emitir cuasimoneda, recortar presupuesto a universidades públicas, sacarle remedios y derechos a los viejos, dejar las discapacidades sin presupuesto y fuera de agenda, sacarle la comida de la mesa a las familias, acampes y carpas blancas. Por ello, nuestro mayor poder es la cercanía con el otro, con el vecino, configurando un lugar para entrar y comunicar con escucha atenta, un debate de las condiciones estructurales de lo que se asume en el escenario por venir, un lugar que ocupan muchas veces los medios de comunicación, o títulos que construyen candidatos sin que se revise su ADN. Nadie que tenga un mínimo de autoestima ciudadana le entregaría los ahorros de su vida a un Banco que ya le contestó, cuando las finanzas tambaleaban, con un corralito, o a alguien que se fugo las reservas de dos generaciones; y Frigerio es precisamente quien se fugó junto a Macri el futuro de nuestro hijos.

Los tiempos difíciles deben comprenderse a la luz de las verdades estructurales, que quiero decir, y para dar un ejemplo, comparemos al Estado con una familia tipo. Si yo a una familia la endeudo, la ahogo, le digo “vas a perder la casa si no pagas”, seguramente que cuando venga el hijo menor y me diga tengo que vestirme, y calzarme; o el abuelo, y me pida un remedio, posiblemente esa relación se vea resentida, ¿Y por qué? Porque hubo políticos, que nos endeudaron y ahora debemos pagar las consecuencias de esa deuda sideral e ilegítima. Y en esto hay que ser muy claros, porque después vemos a nuestros mismos verdugos haciendo política desde una concepción de amnesia disociativa, que es la pérdida de memoria ocasionada por un acontecimiento traumático. Y cuando hablo de lo traumático, hablo de la deuda. Y en este pasaje es donde el peronismo debe advertir a los entrerrianos y entrerrianas dónde está la trampa. ¿Por qué entonces deberíamos creerle a un candidato como Frigerio que fue una pieza principal en la toma de deuda?.

Este es un concepto y una deconstrucción que hay que desarrollar hablando con los vecinos y vecinas de nuestra provincia. Y por ello, confío en la inteligencia de los hombres y las mujeres de nuestro espacio, y confío plenamente en que es tiempo de la mujer gobernadora por los desafíos que nos va imponiendo la realidad, en donde se requiere mucho diálogo, mucho sinceramiento con las bases, y la convicción firme de saber que nuestro pueblo no será traicionado.

 

(*) Diputada provincial por el frente Creer. Gualeguay.

Fuente: Página Política

Claves

Notas más
leidas
© 2024 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad