Lo Último

Peronismo

Urribarri, también un embajador en el PJ

El ex gobernador mantiene diálogo con dirigentes peronistas, algunos públicos y otros privados. Un hecho lo pone en un lugar expectante dentro de la estructura.

Un dato que pasó inadvertido es la participación de Sergio Urribarri en el congreso del PJ. En carácter de congresal, pidió la palabra para ratificar el objetivo número uno de la política oficialista en todos los planos: la unidad del Frente de Todos.

Se puso en modo campaña y alentó a los conectados en el cónclave pejotista que ante los “meses intensos que se vienen habrá que mostrar el esfuerzo de nuestro gobierno nacional, y la monumental obra que se hizo en Entre Ríos y que ahora están haciendo de nuevo Gustavo (Bordet) con Alberto (Fernández) y Cristina (Kirchner)”.

El ex gobernador no dejó de enchufarse con dirigentes del peronismo pese a su nueva vida en Israel. Instalado en Tel Aviv se propuso estar en el radar de gente a la que le manda audios continuamente. Sea por el Día del Padre, la Madre o 1º de Mayo. El año pasado repartió centenares de ejemplares del libro Néstor, de Jorge “El topo” Devoto, que lo tiene como uno de los narradores sobre la persona del ex presidente.

El 25 de junio pasado expuso ante legisladores del Frente de Todos que integran la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados y el Parlasur. Informó sobre su primer año de trabajo. Hubo tribuna entrerriana con Marcelo Casaretto, Blanca Osuna, Mayda Cresto y Carolina Gaillard.

En esos días, sin embargo, el apellido Urribarri fue noticia relevante para el oficialismo local cuando su hijo Mauro lo designaron para integrar el Consejo de Administración del Fondo Fiduciario Federal de Infraestructura Regional.

Fue la primera movida, en clave política, de decir presente en el tablero peronista. Un Zoom hace cualquiera. La designación en un cargo, con presupuesto, es otra cosa.

Dos dirigente del PJ, de distintas vertientes (un amigo y un crítico), coincidieron por separado ante Página Política que Urribarri sigue generando “vínculos con los compañeros”. Llama, manda y responde audios sea la hora que sea. Uno de ellos, analizando el peronismo de caras al 2023, lo recordó de la siguiente manera: “El Pato nos tuvo primero atados al sueño entrerriano, después cuando ya era insostenible, largó que podía ser vicepresidente, cuando se conoció la fórmula y no estaba el propio Scioli dijo que lo pondría como ministro del Interior. No fue nada de eso, pero nos tuvo calladitos hasta el último día. Un estafador maravilloso”, resumió.

Habla con Adán Bahl y Enrique Cresto. Sigue de cerca el devenir de la sucesión. Pero su vuelta a escena coincide con el armado de las listas para las legislativas. Algo similar ocurrió en 2017 cuando luego de un verificable mutismo que arrastraba desde que dejó el sillón de Urquiza, el entonces presidente de la Cámara de Diputados tuvo un lugar en la agenda oficial. Fue en el reconocimiento que le hizo Bordet al colgar un retrato de su antecesor en la Sala de los Gobernadores.

Con una cobertura en el medio más pro israelí que se conoce, como es Infobae, Urribarri muestra gestión con más asiduidad que su par en Washington.

El embajador debería presentarse a declarar el 13 de octubre a las 9 en el marco del primer juicio oral que lo tiene como imputado por la contratación que hizo con el empresario Diego Cardona Herrera, dueño de la empresa Relevamientos Catastrales, con sede en la Ciudad de Buenos Aires. En la audiencia de elevación a juicio, el propio Urribarri decidió defenderse sin acudir a la palabra de su representante, Raúl Barrendeguy. En una instancia netamente técnica, el ex gobernador pareció hablarle a los congresales del PJ.

El ex gobernador difícilmente vuelva a la primera línea o a la arena electoral. El desgaste, producto de las denuncias en su contra, lo corren del confort de la buena imagen. Todo eso no le impide ganar espacios dentro de la estructura.

Fuente: Página Política
Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad