Lo Último

oposición rural

El campo reclama y fustiga a la “casta política”

Unos 500 productores participaron en la protesta del campo, en Armstrong. Críticas al gobierno pero también a la oposición. El titular de Farer, Colombatto, reclamó “ser implacables con la casta política” porque “viven otra realidad y miran para otro lado”.
Crédito FARER
Por: Redacción de Página Política

Unos 500 productores se manifestaron en Armstrong en la primera movilización del año, a la que seguramente seguirán varias más por el malestar que expresó esta jornada del campo en contra del gobierno y también de la oposición.

La manifestación tuvo lugar en la intersección de las rutas 9 y 178, en la provincia de Santa Fe. Hubo, asimismo, fuertes reclamos de las bases a la dirigencia agropecuaria que en buena medida se hizo presente.

La convocatoria estuvo a cargo del denominado Encuentro Nacional de Productores de Alimentos. La crónica de Código Campo describe a la jornada como “una suerte de catarsis colectiva de los protagonistas de uno de los principales motores de la economía argentina. Quizás, también haya sido la apertura de una serie de protestas que podrían generalizarse si los reclamos del sector siguen siendo ignorados. Un chacarero lo definió con claridad: ‘Llegó el momento de mostrar los dientes”.

Asistieron los presidentes de tres de las cuatro entidades que conforman la Mesa de Enlace: Carlos Achetoni, de la Federación Agraria Argentina (FAA), el entrerriano Jorge Chemes, de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), y Nicolás Pino, de la Sociedad Rural Argentina (SRA), las gremiales que acaban de desvincularse del Consejo Agroindustrial Argentino (CAA). La Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro), que decidió permanecer en el CAA, estuvo representada por Lucas Magnano, consejero por la provincia de Santa Fe.

 

Voces entrerrianas

El presidente de la Federación de Asociaciones Rurales de Entre Ríos (Farer), José Colombatto, cuestionó a la dirigencia política porque “viven otra realidad y miran para otro lado”, por lo que pidió a sus pares productores “ser implacables con la casta política”. Y los instó a “empezar a sentirnos partícipes del país” y contarle a la gente “lo mal que estamos, pero no desde el llanto –porque después nos tildan de ser los llorones de siempre– sino desde la dignidad”.

“Al país lo tenemos que salvar nosotros junto con la gente que no es del campo porque de lo contrario no tendremos ningún futuro”, advirtió el ruralista de Gualeguaychú.

Mariela Gallinger, la presidente de la Filial Crespo de la FAA, por su parte, reflexionó que “para hacer gremialismo hace falta plata”, y, por eso, instó a buscar las herramientas adecuadas para conseguir financiamiento y lograr “un gremialismo fuerte”. Esa es una tarea, remarcó, que debe ser encarada por la Mesa de Enlace y los legisladores.

Juan Etchevehere, director por Entre Ríos de la SRA, por su lado, señaló que “todas las expresiones” de los productores “fueron claras y en un mismo sentido”. “La estamos pasando mal por las medidas impulsadas por el Gobierno nacional”, subrayó el paranaense, y alertó que “si no hay un cambio contundente” el campo volverá a la protesta.

Mientras, Chemes dijo que el Gobierno “está encuadrado dentro de un panorama totalmente equivocado y con diagnósticos que son de terror”, y, por esta razón, “cuando uno va a discutir con ellos (los funcionarios) no lo entienden”.

Explicó que los integrantes de la Mesa de Enlace trabajaron mucho, recorrieron las provincias para hablar con los gobernadores y diversas instituciones para “buscar el apoyo político” necesario para presionar al Gobierno nacional. Admitió, sin embargo, que “lamentablemente no lo conseguimos porque ningún político se la quiere jugar en este país, todos quieren quedar bien con Dios y con el diablo, y, obviamente, nosotros somos los que quedamos mal”, se defendió ante las críticas de las bases.

El nogoyaense, además, ejemplificó que la apertura de la exportación de la vaca de conserva a China “es mejor que lo que teníamos hace tres meses, pero no nos conforma porque el objetivo es la apertura total y por eso vamos”.

“Bronca e indignación es lo que uno recoge de esta asamblea, y, si realmente esto que hemos hecho hasta ahora no da resultados, no tendremos ningún reparo en cambiar el rumbo de las acciones a seguir”, remarcó Chemes ante los aplausos de los productores. “Ustedes nos piden más contundencia, más fuerza y más agresividad –en el buen sentido de la palabra–, y sí señores a eso vamos a ir”, prometió.

 

Campaña gratis

Si bien las críticas de los productores estuvieron centradas en las políticas llevadas adelante por el oficialismo –el cepo a las exportaciones de la carne vacuna, la intervención a los mercados de trigo y maíz, y la alta presión impositiva–, los opositores no se salvaron de los dardos.

Así, por ejemplo, un chacarero les reprochó que “les hicimos la campaña gratis, nos prometieron y prometieron, y lo primero que hicieron fue irse de vacaciones, de joda.

El encuentro, además, sirvió para que los productores plantearan a sus representantes, cara a cara, las críticas que continuamente les lanzan por “la tibieza” del accionar gremial.

Coninagro fue uno de los blancos predilectos. “No nos representa. Representa a un comercio que está avalado por algunos productores. Yo en mi puta vida entregué un puto grano a Coninagro, y antes de entregar el cereal a una cooperativa se lo doy de comer a los chanchos, o lo tiro a la cuneta”, disparó un chacarero.

De frente a Pino, Achetoni, Chemes y Magnano, el mismo productor les dijo que “deben tener noción de que estamos frente a un enemigo, no un adversario, y si no nos plantamos como en 2008 nos llevan puestos. ¿O no se dan cuenta de que cada día somos más pobres, y, encima, somos los malos de la película. Hagan lo que tengan que hacer que nosotros vamos a estar acá”.

Otro productor les dijo a los presidentes de las entidades que “se dejaron usar (por el Gobierno), no sé si por ingenuidad o porque pensaron que los que estaban sentados del otro lado de la mesa eran igual que ustedes. Pecaron de ingenuos, no se puede negociar con talibanes”.

El productor, además, en línea con el planteo de la crespense Mariela Gallinger, instó a sus pares a financiar la acción gremial, para lo cual deberán hacer algo que no les gusta mucho. “Hay que poner guita, muchachos, aunque sea uno o dos dólares por tonelada”, les reclamó.

Pese a las críticas, el hombre expresó su respaldo a los dirigentes: “Ponemos todo nuestro corazón y nuestra esperanza en ustedes. Necesitamos que muestren los dientes y nos digan en qué lugar tenemos que estar”, pero, muy crítico, dijo que “Coninagro debe estar afuera de la Mesa de Enlace”.

Otro chacarero federado reclamó “unidad, movilización… y a las rutas, porque la única solución de este país gobernado por entreguistas y mentirosos es la ruta”. Armstrong, en medio de la sequía que impacta de lleno a la producción, fue escenario de la primera protesta agropecuaria del año. Quedó muy claro que no será la única.

Fuente: Codigo Campo
Notas más
leidas
© 2022 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad