Lo Último

elecciones

Los desafíos de Gainza para octubre

Fue el más votado en las PASO. Pero para llegar a la Municipalidad de Paraná necesita fidelizar todos los votos de JxC. En particular, los indescifrables que reunió Lucía Varisco. Se viene una foto de unidad. Como todos, va por el voto en blanco y las abstenciones. Pero cree que tiene más ventajas que Romero para sintonizar con el votante de Milei.
Pablo Bizai
Por: Pablo Bizai
pablobizai@gmail.com

Emanuel Gainza encuentra buenas razones para celebrar lo ocurrido en las PASO del 13 de agosto, tanto por los resultados de la interna de Juntos por Entre Ríos como por el posicionamiento que obtuvo para las generales del 22 de octubre.

En el plano interno, los votos lo ratificaron en el lugar del candidato natural del espacio, que venía trabajando en la elaboración de un proyecto municipal de manera decidida desde 2015, cuando en lugar de una diputación prefirió ir por una concejalía, para conocer desde adentro la Municipalidad de Paraná que se propuso gobernar desde muy joven, en los inicios del PRO.

Las encuestas que manejaba no se equivocaron. Ninguno de sus competidores internos logró los votos suficientes como para conformar minoría. Pero las expectativas que tenía para las PASO eran otras.

Como Rogelio Frigerio en la provincia, Gainza esperaba que Patricia Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta reunieran más votos en Paraná. Pero los postulantes a la presidencia de JxC se desinflaron y Javier Milei arrastró a Sebastián Etchevehere en la provincia y a Andrés Laumann en la ciudad, donde juntó 21. 277 votos sin haber hecho campaña. La gran mayoría de los votos de La Libertad Avanza se restaron a JxC.

En el posicionamiento para octubre, Gainza consigue reunir más votos que Rosario Romero, la candidata ganadora del peronismo para la intendencia. No fueron muchos más. No llegaron a mil. Pero simbólicamente es relevante haber superado a una figura de peso en el peronismo como la ministra de Gobierno de la provincia, que se propone ser la continuidad de una gestión como la de Adán Bahl, con aprobación en un segmento del electorado que disputa JxC.

Como candidato a gobernador, Bahl hizo una buena elección en Paraná. Superó por 4.500 votos a Frigerio. Pero Gainza se impuso en la categoría a intendente, aun con un rendimiento inferior al esperado de sus candidatos a presidente, con Milei restando por derecha y compitiendo desde la oposición, sin manejo del aparato estatal local ni provincial.

 

Contener

En el mano a mano por la gobernación, Frigerio quedó debajo de Bahl en Paraná y en la provincia. Por la intendencia, Gainza le gana a Romero, pero la diferencia entre los dos frentes electorales en Paraná (1.200 votos) es mucho más ajustada que en el orden provincial (casi 52 mil votos).

Frigerio podría eventualmente darse el lujo de perder algunos votos de Pedro Galimberti, pero Gainza está obligado a retener, no una parte, sino todos los votos que reunió el frente. Y en ese objetivo, el foco se posa en Lucía Varisco, no sólo porque fue la segunda más votada de la interna, con 13.470 votos, sino por las particularidades que expresó su candidatura.

No es fácil descifrar el perfil del elector que apoyó a quien en 2021 compitió en contra de JxC; que fue por ello sancionada por su partido, la UCR; que confrontó más que nadie al PRO, a Frigerio y en particular a Bullrich, acusándolos de haber operado la causa que condenó por narcotráfico a su padre, el ex intendente Sergio Varisco y absolvió al entonces concejal Gainza; y que a pesar de todo este antecedente, a la hora del cierre de listas optó por acompañar a Frigerio y Bullrich con tal de no competir con boleta corta.

¿Qué pensará de Gainza el votante de Varisco? ¿Cuántos de esos 13 mil votos podrá contener Gainza para octubre?

Hubiera sido más fácil si Varisco alcanzaba el 25% de los votos de la interna para obtener el derecho a llevar concejales en la lista de Gainza. Le faltaron un par de puntos para conformar minoría. Es un dato bueno para Gainza en tanto habla de la contundencia de su triunfo, que le garantizaría un Concejo Deliberante alineado, pero malo a los efectos de asegurar el acompañamiento para octubre de su principal rival dentro de JxC, que en este contexto resulta clave.

También Romero está obligada a contener los votos de su interna. Pero en el peronismo, que en su carta orgánica no contempla la integración de minorías, no hubo una lista con características tan especiales como la de Varisco.

Dentro de JxC, algunos interpretan que los votos a Varisco responden, en buena medida, a restos de una estructura territorial que conducía el ex intendente radical. Y no creen que puedan producirse fugas al peronismo porque Romero, como continuidad de Bahl, no les despierta expectativas de mejora.

También observan que la confrontación  interna en el peronismo de la ciudad resultó más violenta que la de JxC.  Y reparan en que Romero no ha logrado aún una foto de unidad.

Gainza buscará esa foto esta semana. Viene hablando con todos los candidatos –incluidos los que jugaron con Galimberti– y también con los grupos de JxC que acompañaron a otros precandidatos, como los socialistas que apoyaron a Ayelén Acosta y el sector del ex gobernador peronista Mario Moine que jugó con Varisco.

Acosta fue la tercera en la interna, con 11.158 votos. Su fuerte alineamiento con Bullrich y con Frigerio asegura, en principio, el compromiso de militar la boleta en octubre de parte de la rival interna de Gainza en el PRO.

La dirigencia de las seis propuestas que se presentaron para la intendencia dentro de JxC está interesada en formar parte de un eventual gobierno provincial o de que un diputado de su sector llegue a ocupar una banca en la legislatura provincial. Superadas las PASO, el objetivo que unifica es que Frigerio reemplace a Gustavo Bordet desde diciembre. Y todos saben que para ser gobierno en Entre Ríos es clave hacer una buena elección en Paraná.

 

Milei

Gainza se ve en mejores condiciones que Romero para empatizar con el votante de Milei. No sólo porque el peronismo está en las antípodas del liberalismo extremo que propone, sino porque Romero en particular, con su extensa trayectoria, encaja más que él en el concepto de “casta” que condena el libertario.

En cambio, con su propuesta de quitar impuestos, simplificar trámites, apoyar al sector privado, Gainza ofrece más puntos de coincidencias para que alguien que vota a Milei lo vea como una alternativa más seria y preparada para la ciudad que la que ofrece Laumann, un recién llegado a la política.

En las PASO, los fiscales de Gainza registraron casi 400 votos anulados porque su cuerpo de intendente y concejales apareció junto a la boleta completa de Milei. Quisieron votar a Milei y a Gainza, pero se olvidaron de cortar a Laumann.

Creen que en octubre, con un cuarto oscuro más simplificado y menos confusión y demoras para votar, esos errores serán menores. Interpretan que el hartazgo hizo que muchos metieran la boleta completa de Milei en las PASO, pero que para octubre el voto será más pensado.

En Entre Ríos, las abstenciones no fueron tan altas como en otros distritos del país. En Paraná votó el 73,5%. En consecuencia, se espera que el crecimiento de participación para octubre no sea mucho.

Es más importante para todos los candidatos buscar persuadir al voto en blanco (para la categoría intendente fueron en Paraná más de 15 mil votos, casi un 10%) que se atribuye en buena medida a lo complicado que fue armar el voto para las PASO con tantas boletas en el cuarto oscuro.

Fuente: Página Política
Notas más
leidas
© 2024 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad