Lo Último

elecciones

El PRO delegó el acuerdo por las alianzas

En el partido de Frigerio las decisiones son más sencillas que en la UCR. La Asamblea partidaria cumplió con el trámite de reunirse y delegó en el presidente del partido el cierre de los acuerdos que haga el PRO con otras fuerzas para estas elecciones.
Pablo Bizai
Por: Pablo Bizai
pablobizai@gmail.com

Es un fuerte contraste dentro de Juntos por el Cambio de Entre Ríos. Mientras la UCR se prepara para el gran acontecimiento de su primer congreso partidario en pandemia, que tendrá por fin aprobar la política de alianzas del partido, el PRO ya dio ese paso hace dos semanas y nadie se enteró.

La Asamblea partidaria del PRO de Entre Ríos (el equivalente al congreso en la UCR), sesionó el miércoles 9 de junio y delegó la aprobación de los acuerdos para las alianzas electorales en la conducción del partido que encabeza Eduardo Caminal.

El PRO tiene un piso de dos asambleístas por departamento, más un plus de representación por cantidad de afiliados, lo que suma un total de 46 asambleístas. En la reunión se eligió al diputado Jorge Satto como presidente de la Asamblea (el cargo que venía ocupando el senador Alfredo de Angeli), secundado por la diputada Alicia Fregonese como vicepresidenta primera y el senador Francisco Morchio como vicepresidente segundo. Resta conformar la junta electoral partidaria, un tribunal de disciplina y un órgano de contralor económico.

Sobre 46 asambleístas, de la reunión que se desarrolló vía Zoom participaron 43, de los cuales 37 acompañaron con su voto la lista propuesta para presidir la Asamblea. Solo seis votaron en contra, pero tampoco presentaron una lista alternativa para conducir la asamblea.

Esos seis asambleístas fueron electos por la lista que encabezó Roberto Niez en las internas del 28 de noviembre de 2020. Esto da una idea de la holgada mayoría que ostenta Rogelio Frigerio al interior del PRO.

En aquellas internas, la lista encabezada por Caminal  (que apoyó Frigerio pero que además avaló el establishment partidario casi por completo) aplastó en una proporción de 70 a 30 a Niez, que incluso perdió en Concordia, la ciudad que se postuló para gobernar en 2019.

La interna legitimó a Frigerio como líder del PRO, un lugar que venía ocupando de hecho desde 2015 con el partido intervenido. Su candidato, Caminal, fue el primer presidente del PRO de Entre Ríos en ser electo con el voto de los afiliados.

Pero Frigerio no quería esa interna, que se terminó dando debido al encono de Niez hacia el líder del PRO (nunca le perdonó sus buenas relaciones con el intendente peronista Enrique Cresto). Lo último que hubiera deseado Frigerio, para su proyecto de llegar a la gobernación, era verse envuelto en una disputa partidaria que se libraba dentro de un padrón provincial de afiliados menor al de un barrio chico de Paraná. Caminal fue votado por 1.353 afiliados y Niez por 550.

 

Unos y otros

Aunque con un padrón diez veces mayor, los radicales evitaron esa exposición cuando lograron renovar su conducción provincial con una lista de consenso que encabezó Jorge Monge y que se explica, centralmente, en el acuerdo entre la corriente Illia que lidera Atilio Benedetti (hoy aliado a Frigerio) y Construir, el grupo de los intendentes que tiene como principales referentes a Pedro Galimberti (Chajarí) y Darío Schneider (Crespo), hoy enfrentados con Frigerio.

El 2 de mayo, la UCR fue a elecciones internas para completar los cargos que no se había podido consensuar. En Paraná, con el voto de apenas el 12% del padrón y la abstención de sectores tradicionales del partido, la nueva conducción partidaria de la ciudad, que encabeza Ramiro Pereira, surgió de una elección en la que votaron un número de afiliados de Paraná similar a la que sumó en toda la provincia la interna del PRO.

Las elecciones de PRO y de la UCR fueron en pandemia. Pero el cuadro epidemiológico era mucho peor en mayo que a fines de noviembre.

Si se compran afiliados, territorialidad, historia, el PRO es el socio menor de la UCR en Cambiemos. Sin embargo, el partido que fundó Mauricio Macri fue el que mandó dentro del frente entrerriano.  Es que del PRO surgió el único candidato competitivo que la coalición tuvo para acceder al poder en 2015 y, en el ejercicio de ese poder, convidó poco y nada a los radicales. La UCR aceptó esa dominación porque le sirvió para recuperar poder en intendencias y espacios legislativos después del fracaso del gobierno de la Alianza.

Este año, cuando por primera vez la UCR y el PRO van a discutir desde el llano el armado para unas elecciones legislativas, la historia parece repetirse: sin estructura, sin territorialidad, con pocos afiliados, con una vida institucional reciente, el PRO es sin embargo el partido que aporta el candidato competitivo.

 

 

Fuente: Página Política
Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad