Lo Último

Peronismo

No hay fecha aún para el congreso del PJ

Bordet lo anunció hace siete meses, pero todavía no hay nada definido. Con sus mandatos prorrogados, el congreso debería reunirse para reformar la carta orgánica del PJ a fin de adoptar la tan pedida y prometida integración de minorías, que vendría a promover  la competencia interna. La dilación en la respuesta a este viejo reclamo genera sospechas entre la dirigencia.
Pablo Bizai
Por: Pablo Bizai
pablobizai@gmail.com

La derrota electoral del año pasado y el final de ciclo que enfrenta el peronismo en la provincia, con el gobernador Gustavo Bordet sin reelección y un contexto adverso que presagia una derrota, torna creíble a la promesa que efectuó el presidente del partido a Página Política para promover la integración de minorías en el PJ.

“Estoy convencido de que hay que generar para el peronismo una renovación muy grande para el 2023. Cómo gobernador estoy terminando una etapa política y quiero conducir este proceso con una amplia participación de todas las expresiones. Vamos a modificar los requisitos para que las minorías puedan integrarse”, anunció Bordet el pasado 6 de diciembre. “Vamos a garantizar en el justicialismo que las minorías tengan plena participación”, prometió.

Pero, según afirmaron fuentes partidarias, a siete meses de aquel anuncio todavía no hay novedades. La dilación genera desconfianzas entre la dirigencia peronista sobre la efectiva adopción de la integración de minorías en la carta orgánica del PJ. Se basan en las sucesivas postergaciones que sufrió este debate.

La última reunión del congreso, en julio de 2021, sólo sirvió para adherir a la ley de paridad de género y prorrogar mandatos partidarios, que ya estaban vencidos, “hasta que la situación sanitaria lo permita”.

Un año antes, en plena pandemia, Bordet proyectaba reunir al congreso del PJ para la postergada actualización de la carta orgánica.

La pandemia calzó como una buena justificación para un partido que siempre redujo su vida interna a su mínima expresión mientras estuvo en el gobierno. El PJ se parece más a un partido político cuando le toca ser oposición. Y eso no pasa desde 2003.

 

Voluntad política

Las actuales autoridades siguen formalmente con sus mandatos prorrogados, pese a que la “situación sanitaria” ahora “permite” una normalidad prácticamente igual a la pre pandemia. Pero nadie prevé renovación de autoridades en el PJ. Serán entonces los congresales electos en 2016 los que tendrán que reunirse para reformar la carta orgánica del PJ ¿Cuándo? No hay fecha.

La lista de congresales fue armada por Bordet en 2016, en un momento en el que no tenía ninguna resistencia interna, como flamante gobernador. Es mucha el agua que corrió bajo el puente desde entonces: de la dura confrontación con el kirchnerismo en el primer mandato, a los pases de factura por su estilo de conducción. En todos estos años hubo para las elecciones lista oficial y las internas, con las reglas de juego de la carta orgánica del PJ, resultaron una ficción. El que ganaba, aunque sea por un voto, se quedaba con todo.

Para reunir al congreso, Bordet debería abrir una ronda de consulta entre la dirigencia con y sin cargos, a fin de evitar que el cónclave se desmadre.

Algunos abogados del peronismo deslizaron que la reforma a la carta orgánica para introducir la representación de minorías se podría hacer directamente por el Consejo Provincial partidario, ad referéndum del Congreso.

Otros advierten que esa modalidad se expondría a que cualquier afiliado pudiera recurrirla legalmente  y hacer caer la reforma.

Eso es lo que permanentemente está detrás de este asunto: la sospecha de que, en realidad, no hay voluntad política de dar participación a las minorías, como evidentemente no la hubo en todos estos años. “Bordet podría decir que quiso adoptar esa reforma, pero que la justicia se lo impidió. Y todo sigue igual”, advirtió un dirigente del PJ de Paraná.

Los que así piensan, recuerdan que el piso del 15% que Bordet intentó introducir en la legislación en 2018 se terminó quitando en una negociación con los legisladores de Cambiemos, a cambio de que los opositores presten sus votos para darle la facultad al Gobernador de desdoblar las elecciones en 2019. Se dijo entonces que ese piso podría ser objetado judicialmente y que lo mejor sería que cada partido fije sus reglas de juego en sus cartas orgánicas.

En cualquier caso, la reforma de la carta orgánica saldrá si hay voluntad política de los que mandan en el peronismo. No importa si la hacen autoridades partidarias con mandatos indefinidamente prorrogados, si es por un Congreso presencial o virtual, si es el Consejo ad referéndum del Congreso. Las formas siempre han sido lo de menos en el peronismo.

Y para especular todavía hay tiempo. Si se desdoblan las elecciones, la reforma debería ser este año. Si el gobernador se elije el mismo día que el presidente, el congreso podría esperar al año que viene: el cierre de listas sería recién en junio.

 

Fuente: Página Política
Notas más
leidas
© 2022 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad