Lo Último

Parana

Sánchez y el desafío de retener el 10% que cosechó en 2019

El excandidato a intendente de Políticas para la República volverá a intentarlo en 2023. Confía en retener el caudal electoral de 2019 cuando alcanzó el 9,57% de los sufragios, lo que redundó en dos bancas en el Concejo Deliberante. Entrevista.
Luz Alcain
Por: Luz Alcain
@luzalcain

El referente de Políticas para la República en Paraná, Armando Sánchez, no se sale nunca de los márgenes en los que pretende debatir sus políticas. Bien atado a la agenda local, con la decisión de enfocar en propuestas que pretendan resolver problemas y con la premisa de eludir posicionamientos políticos que, desde su punto de vista, muchas veces suponen hablar del sexo de los ángeles.

Sánchez fue candidato a intendente y lo será de vuelta, por el mismo partido, descartando una y otra vez alianzas con las fuerzas tradicionales que le han tocado la puerta. Son las coaliciones que debieron ceder dos bancas en el Concejo Deliberante que hoy ocupan dos dirigentes de PR, Anabel Beccaría y Emiliano Murador. Si llega a tiempo con los trámites de rigor, para tener la personería a nivel provincial, también habrá una propuesta para la Casa Gris.

15.300 votos fueron los sufragios obtenidos por esta tercera fuerza a nivel local, logrados con una boleta corta y a fuerza de tijeras que mezclaron la boleta de Sánchez con la de todas las otras expresiones políticas partidarias a nivel provincial. Nuestro votante tiene un perfil transversal”, asegura.

–¿Cómo se explica que Políticas para la República en 2019 haya cautivado el 10% de los votos en Paraná? Una fuerza nueva, con una boleta corta a nivel municipal. 
–El partido nació en 2005. Lo conocí en 2011 y dije “esto es lo que buscamos”. Había muchas cosas que me indignaban, más allá del color político que gobernara, las cosas seguían igual. Me gustó que era un proyecto de mediano y largo plazo, que no era un rejunte para ganar una elección. De hecho, en 2011 empezamos a trabajar, invitamos gente. La primera reunión fue en mi departamento, cinco o seis personas con ganas de hacer algo. Ya habían pasado las elecciones así que ni siquiera teníamos una elección cerca. La gente que se sumaba sabía que tenía que esperar y trabajar. Ni siquiera veíamos el 2015 como posibilidad. La idea era consolidar un grupo humano. En 2014 propuse que lo intentemos. Buscamos las afiliaciones para el nivel municipal. Fue difícil pero mucha gente confió en nosotros. No llegamos con el tiempo para 2015 pero eso no nos detuvo. “Ya vendrá el 2019”, dijimos. Dividimos el equipo en distintas comisiones, fuimos dando a conocer lo que hacíamos en diferentes ámbitos. Hicimos un equipo de trabajo muy robusto y eso fue lo que se pudo ver en 2019. En 2018 presentamos nuestro programa de gobierno para la ciudad. Fue elevar la vara porque nadie hacía eso de presentar un programa. Todos presentaban plataformas, tal como lo establece la ley, pero son sólo enunciados. No es un programa que supone decir qué vas a hacer, cómo se financia, en qué plazos. Eso teníamos para salir casa por casa, para contarle al vecino. No fue suerte. Fue mucho esfuerzo. Y un equipo de personas sin prontuario. Cuando decimos que lo nuestro es independiente, que no es peronista, ni radical, la gente escucha. Está cansada de los partidos tradicionales, pero esto no quiere decir que se quede con lo nuevo. La gente escucha, pero sabe si es más de lo mismo. Vamos con lo que somos, no tenemos ningún padrino político, nos basamos en nuestro esfuerzo, en poner de nuestro bolsillo, en caminar, en invertir días y fines de semana enteros en debatir, visitar barrios, instituciones, salir a conocer, a hablar con la gente. Eso. Eso da sus frutos.

–Pienso en dirigentes como Juan Rossi, del Partido socialista; Nadia Burgos del MST; en otros referentes de partidos más chicos. No están sospechados, son militantes, tienen su historia en la ciudad. Y no alcanzaron el 10% de los votos. ¿Cómo se entiende? ¿Tiene algo que ver  una posición ideológica que ustedes no han fijado?
–Es cierto que hay gente que no es sospechada. Hay partidos de masas y hay partidos más ideológicos. Tal vez al final esta posición ideológica tiene una connotación negativa. Puede ser. Tal vez se ponen un techo ellos mismos. Nuestro partido es un partido programático, no es un partido de masas, no es un partido ideológico. Tal vez no es habitual. Pero tenemos que decir que en esta democracia hay un partido programático que nos obliga a nosotros mismos a desarrollar programas de gobierno, a tener equipos de trabajo, a aportar lo que sabemos. La gente tiene mucho para aportar y entiende que acá puede hacerlo.

–Se ha instalado una creencia en torno al vínculo fuerte de Políticas para la República con un sector de la iglesia católica. Eso puede ser una ventaja pero tampoco explica el 10%.
–No sé si será una ventaja. No se donde se instaló esa versión. Logramos 15.300 votos en las elecciones generales. No se de donde llega cada uno de esos votos. Varios de nosotros habíamos tenido un trabajo activo en organizaciones sociales, parroquiales pero no se si eso explica. La gente vio algo más. Hay personas que me cuentan “yo te voté” y yo les pregunto “¿viste nuestro programa de gobierno?”. “No, la verdad que no. Pero me gustó como hablaste”. A veces eso bastó. A veces la gente capta enseguida el mensaje. Un mensaje que es “no tenemos nada que esconder, nuestro lema es ética, saber y voluntad”. Eso la gente lo valora muchísimo. Elegimos el camino más largo. Nos han ofrecido algún cargo, alguna candidatura y no nos interesa. Realmente. Desde los partidos tradicionales no podríamos cambiar lo que queremos cambiar. Creo que la gente valora eso. Es un combo de todo.

 

Un nuevo tablero

–El escenario político cambió mucho desde 2019. Pasó la pandemia, está el malestar con la dirigencia política, la falta de respuestas del Estado, las nuevas configuraciones, la aparición de Javier Milei. ¿Cómo se retiene ese caudal electoral con un votante que tal vez hoy está pensando y buscando otra cosa?
–Creo que el perfil de votante, la gente que nos eligió en 2019 sigue siendo el mismo. Muchos nos siguen. Nos hacen saber lo contentos que están por habernos elegido, incluso nos contactan quienes nos conocieron después. Hoy hemos demostrado en tres años de trabajo que somos capaces de presentar propuestas serias, de ser novedosos, incluso de innovar en cuestiones básicas como la transparencia que para nosotros es un punto de partida. Hemos demostrado que somos capaces de hacer política en serio. Eso fideliza a la gente que quizás nos votó sin conocernos demasiado. Seguimos saliendo casa por casa. En la pandemia se cortó un poco eso que para nosotros es esencial. Casa por casa, porque tenemos mucho para contar y nos gusta escuchar también. No tenemos ninguna vergüenza, ningún miedo de salir a hablar con el vecino, de cualquier sector, incluso de la provincia también. Estamos haciendo crecer el partido en la provincia.

–¿Planean presentar una propuesta a nivel provincial en 2023? ¿Llegan con los tiempos?
–Seguimos con el objetivo de tener una propuesta provincial. No es fácil llegar al 2023. Tenemos equipos de trabajo en diferentes lugares, Crespo, Hasenkamp, Concepción del Uruguay, Chajarí, Federación, Nogoyá, Diamante y queremos consolidarlo a eso con la personería provincial. Ese es el objetivo. Si se da para llegar con los plazos al año que viene, perfecto, mucho mejor. Si no, será después.

–En 2019, los fiscales encontraron la boleta de Políticas para la República ¿con qué combinaciones? ¿La boleta suelta? ¿O con qué candidatos a nivel provincial?
–Con todas las boletas. Con los candidatos de los partidos tradicionales, con los socialistas, con los candidatos de la izquierda. Nuestro votante tiene un perfil transversal. Es así.

–Esta característica del partido tendría un cimbronazo en el debate político provincial o nacional. Se requeriría un posicionamiento político sobre distintos temas que marcan un perfil ideológico definido.
–Lamentablemente, se discute de otras cosas y no de propuestas para facilitar la vida de la gente. De eso hay que hablar. Porque si no se debate del sexo de los ángeles. Y acá hay conceptos claros que los tenemos bien plasmados: la búsqueda del bien común, la persona como centro de las políticas públicas, el debate de ideas, el poder dialogar con el otro. Pero dialogar sobre programas de gobierno, sobre cosas concretas y a eso queremos apuntar. No queremos desviarnos de eso. Esa es la clave porque pasa el tiempo y en la agenda que fue marcando la dirigencia política tradicional, al final no estamos debatiendo de soluciones.

– Si fueran otra vez con una boleta corta, ¿Qué escenario es más ventajoso para Políticas para la República? ¿una elección unificada o desdoblada?
–No le tenemos miedo a ninguno de los dos escenarios. Hicimos una muy buena elección con la boleta corta frente a un cúmulo de listas sábanas, del gobernador para abajo. No cambiaría mucho si fuéramos también a un cuarto oscuro con candidatos a presidente. El electorado entrerriano ha mostrado gran capacidad de discernir, el corte de boleta es muy amplio en todo Entre Ríos. El electorado no se casa con nadie, vota una cosa a nivel provincial y otra a nivel nacional. Claramente en todos los escenarios hay que salir, ganar tiempo, llegar a la gente. Nos gusta mucho el sin intermediarios. Lo fundamental es el cara a cara, porque saben como sos y porque eso se replica, se comenta en el barrio, “¿viste quién pasó ayer?”. Sería fundamental la boleta única de papel, a nivel municipal volvimos a presentarla a insistir con esto. Es totalmente posible, tenemos estudiado el caso. Dependemos de que al oficialismo le guste la idea y también esto es parte de una movida para que el Gobernador lo considere nuevamente, o lo considere alguna vez. Estamos a tiempo. Ojalá. Por todos los medios tratamos de que le llegue este pedido al Gobernador. El dice que no es legislador pero sabemos que tiene la posibilidad de mover las fichas y lograr que esto sea realidad con los legisladores de su partido. Sería un antes y un después en la política entrerriana.

–El 10% de los votos que ostentó Políticas para la República no es un caudal que vayan a despreciar los grandes partidos. ¿Los han convocado, ha habido propuestas para sumarse a las coaliciones mayoritarias?
–Siempre tenemos diálogo con otras fuerzas políticas. Nos han convocado, si. No ahora. Poco después de la elección de 2019. Pero convocan a sumarnos a partidos tradicionales y a coaliciones tradicionales. No nos interesa. Muchas gracias pero no es nuestro camino. Somos un partido independiente y nos presentaremos como Políticas para la República.

–¿No aparece como alternativa la de sumarse a una coalición provincial, pegando una boleta con la propuesta de ustedes en Paraná?
–No, para nada. No nos hace sentir representados. Uno puede conocer gente de bien, que encontró en los partidos tradicionales un lugar y trabaja en pos del bien común. Pero en los partidos tradicionales encontramos corrupción, mediocridad y desidia. No vamos a rifar 17 años de trabajo para estar en una lista con gente que no nos cierra. Los votos van a llegar, cuando más gente nos conozca. En 2019, de las poco más de 80 mil viviendas que hay en Paraná recorrimos 48 mil en 5 meses. Nos faltó tiempo. Estamos convencidos que se va a dar. Tarde o temprano se va a dar.

–¿Qué balance se hace de la participación en el Concejo Deliberante?
–Muy buena. Más allá de que gran parte de nuestros proyectos han sido archivados, eso no nos quita el sueño. Son proyectos que nos han demandado tres, cuatro años, que los presentamos en campaña. No pasa nada. Ya los presentaremos de nuevo y nos quedan para cuando ganemos la Intendencia. Sirven para que la gente entienda de qué somos capaces. Es una manera de plasmar la realidad que se daría si nos acompañan.

–¿Cómo es la relación con las otras bancadas?
–Si ves las sesiones del Concejo Deliberante, verás que a veces vuelan los misiles, de un lado para otro. Nosotros permanecemos ajenos. Ajenos a las chicanas. No nos prendemos . Ahora, si quieren debatir proyectos, mejorar artículo por artículo, si quieren podemos juntarnos todos los días, sesionar todos los días si les parece. Pero por ahí parece que quieren rellenar espacios o lograr titulares con otras cuestiones que no llevan a nada. No logran encontrar soluciones. No tenemos nada personal contra nadie. Ese es nuestro camino y siempre abiertos al diálogo. Pero chicanas con nadie.

 

Agenda local

–Tres asuntos que sean prioridad para ustedes en Paraná.
–Uno, puntualmente es la transparencia. Hay una falta total de transparencia en la gestión municipal. Hemos pedido que se publiquen las Declaraciones Juradas, los sueldos de la planta política y fueron archivados esos proyectos. Dimos el ejemplo y publicamos los nuestros en la web. (Al respecto de esta afirmación de Sánchez, cabe consignar que la web del Concejo Deliberante sí transparenta los sueldos de la planta política, el personal y los contratados del cuerpo. Esa y otra información al respecto, puede ser consultada en la pestaña «Gobierno Abierto» del portal, específicamente en este link). Propusimos una Oficina de Transparencia que también fue archivada. Pedimos informes sobre los contratos de cada concejal y no fue contestado. Hay decretos que no se publican. El boletín electrónico se rige por el criterio de publicar o no publicar a gusto y piacere. Eso es muy grave. Es información pública que es muy importante. Respecto de los doble sueldos, de la gente que es adscripta y que ya tiene un sueldo mayor que lo que cobraría en el municipio, propusimos que no se cobre ese adicional. No es justo. No se acompañó. La transparencia es muy importante. Es el punto de partida. Es mostrar todo lo que hacés con el dinero de cada aportante. Es importante la rendición de cuentas. Otra cosa fundamental es la planificación, cosa que tampoco vemos en esta gestión. Uno no ve un plan para la ciudad. Hay obras sueltas, anuncios, una caja de pandora, obras interesantes que eran necesarias, otras que no. O no eran prioritarias. Hoy tenemos un presupuesto de 20 mil millones de pesos en el municipio. Claramente se puede hacer mucho. El tema es que si se hace mucho sin orden se generan muchos problemas. Y finalmente el transporte público, el tránsito y la movilidad es un gran tema. El Intendente lo sabe muy bien porque hablaba de esto en campaña y decía que lo iba a solucionar. Nosotros hicimos un Plan Director de Movilidad, un trabajo extenso, enorme. El estacionamiento medido se echó para atrás y quedó en la nada pero eso tiene que tener una solución. La decisión política de esta gestión es la desidia, dejar que ocurran las cosas. Hay que tomar decisiones, ponerse los pantalones y tomar decisiones.

–¿Qué percepción de las reglas de juego de la democracia y de la política te dejó el intento de magnicidio a Cristina Fernández?
–Todo esto es consecuencia de hacer política con una visión de amigo- enemigo que no sólo es de esta gestión nacional sino también de la anterior. Marcar y crear enemigos. Para nosotros, en la República es básica la amistad social, la concordia. Pero tenés una sociedad enfervorizada, dividida, rige el divide y reinarás. Para nosotros así no va. Si queremos aplicar soluciones necesitamos que la gente entienda hacia donde es el camino para el bien común y lo hagamos juntos. Esa es la manera de llegar a buenos puertos. Pero si para mantenerte en el poder estas todo el tiempo generando división, odio, de un lado y del otro no se logra. Es cierto esto de los mensajes de odio pero han sido de ambos lados. Esto es muy triste. En vez de hacer un debate apasionado si querés, pero sobre cómo mejorar las cosas. Porque al final estuvimos hablando de nada. Y la gente en el medio. Hace 20 años no estábamos así. Uno no sabía de qué partido era el músico que escuchabas. No interesaba. Hoy te estás fijando que dijo este, que dijo aquel a ver si escuchas su música. Si uno trabaja para dividir, la sociedad se divide y hay consecuencias muy peligrosas. Hoy se está cosechando esta siembra. Se ha sembrado mucha división. No me extraña lo que ha pasado. Es tristísimo. Más que nunca, hacer un llamado de atención. Dejar la política de la chicana y trabajar seriamente en políticas que busquen soluciones. Con mucho diálogo. No el de la rosca sino un diálogo serio, en pos de algo que nos trascienda.

 

 

Fuente: Página Política
Notas más
leidas
© 2022 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad