Lo Último

Entrevista

“A muchos les quedó muy cómodo el Zoom o el Google Meet y no salir”

El ex intendente de Chajarí habló del peronismo, de lo que viene en el plano de la sucesión en el 2023 y sus expectativas. Cuestionó al gobierno provincial ante el silencio tras la derrota.

Juan  Javier García quiere ser protagonista del proceso que viene. Esto es el 2023. De buena relación “con la gente de Gualeguaychú”, aunque sin dar nombres, cree que los intendentes deben calzarse las botas e impulsar un nuevo proceso en el Partido Justicialista. Luego de haber dejado la función pública en el año 2017 en la Unidad Ejecutora Provincial, haber sido ministro de Infraestructura y con dos intendencias en sus espaldas, el ingeniero habló con Página Política y dio sus puntos de vistas sobre la coyuntura y lo que entiende que es ineludible: una gran interna.

 

¿Cómo analizas el momento actual del Frente de Todos acá y a nivel nacional?

-El Frente se encuentra en una convulsión de magnitud importante, pero en realidad es normal con lo que ha ocurrido. Quienes tienen la mayor responsabilidad en la conducción han optado por un camino en la organización que hacia adentro podríamos estar de acuerdo con todo lo que ha pasado, pero después tenemos que trabajar hacia afuera para fortalecer la propuesta electoral. No queda mucho tiempo, por eso creo que cada día cuenta. Espero que se haga la convocatoria para que la militancia, que estuvo muy desmovilizada, en este nuevo escenario se ponga en marcha como siempre lo ha hecho. El Frente de Todos en general estuvo desmovilizado, excepto en los lugares en los que hubo interna. Acá me parece que se puso todo sobre el dispositivo de los funcionarios y eso es muy limitado. Se expresó en el resultado electoral. Este paso que han dado los referentes a nivel nacional esperamos que ocurra a nivel provincial.

 

-¿Lo que decís es que en Entre Ríos no se acusó el golpe?

-Absolutamente. No solamente no ha habido un análisis, reflexión o explicación, sino que no se replicó la actitud del Presidente. No se tomó ninguna actitud como vimos en el gobierno nacional, donde hubo un debate franco y se dieron los primeros pasos con el gabinete. Acá no hubo señal de absolutamente nada.

 

-Los cambios en el gabinete son vistos como un corsé para la gobernabilidad de acá en adelante, con el peronismo como fuerza monopolizadora y donde la renovación queda afuera. ¿Lo ves así?

-Sin dudas veo un gabinete que tiene una fuerte musculatura peronista. Me parece que en esto hay una diferenciación importante con el que había. También me parece un gabinete muy vinculado al poder territorial y con experiencia en la gestión y la cosa pública en momentos de mucha complejidad, por ejemplo Juan Manzur. En ese sentido es un gabinete que nos garantiza cubrirnos las espaldas. Es cierto que hay mucho de Buenos Aires, de Capital, déficit en materia de género, pero calculo que eso se va a ir acomodando al momento de avanzar en la armonización. Acá, lo importante, es la movida política en la conducción.

 

-Con el diario del lunes es más fácil. ¿Se hizo una mala lectura del cuadro de situación que está viviendo la sociedad? Lo pregunto ante la campaña que se planteó y el resultado grosero que resultó para el oficialismo.

-Creo que la derrota fue grosera. Los que caminamos todo el día por la calle, andamos en la actividad privada, hacemos las compras, nos metemos a los comercios y hacemos la cola para pagar los impuestos no deberíamos por qué sorprendernos. De todas maneras el problema está en nosotros, fuimos nosotros. Desde que asumió Alberto Fernández el desarrollo económico ha ido en crecimiento. Lo mismo la obra pública. Las economías regionales crecen, sobre todo en Entre Ríos. Ahora nosotros como gobierno nos ha faltado políticas públicas para ir en tándem con este desarrollo entre el Estado y quienes lo venimos haciendo desde el sector privado. Esto lo tenemos que corregir en cuanto a rumbo y retomar el contrato social con el que ganamos en 2019.

 

-Hablar de elecciones de medio término-se repite hasta el cansancio – es hablar de una elección nacional. ¿Se pudo haber hecho más desde Entre Ríos o cuando avanza la ola no hay vueltas?

-Yo creo que se pudo haber hecho más, como salir a explicar lo que se está haciendo, lo que se va a hacer, hablar con las familias en el barrio, visitarlos. No quiero que se interprete mal, pero me parece que a muchos les quedó muy cómodo utilizar las nuevas tecnologías como el Zoom o el Google Meet  y no salir. Eso fue como una piña en la cara. Igual creo que se pueden recuperar miles de votos y hacer una elección diferente hablando con el vecino y contar lo que significa nuestra lista. Hay muchos temas que están ausentes, como el hecho de fortalecer la industria nacional y la ciencia y tecnología. Ahora si vamos a seguir haciendo la campaña por Zoom, con reuniones de 10 sentados en círculo, y bueno. Se pueden hacer reuniones hasta de mil sin romper los protocolos, ahora si no queremos exponernos, dar la cara, porque no queremos arriesgarnos a dar explicaciones, perfecto, retiro lo dicho.

 

-Todo indica que va a ser difícil revertir el resultado, el Gobernador no tiene reelección y en la oposición aparece un candidato por lo menos taquillero y con una estructura de todo tipo (mediática y económica) que no estábamos acostumbrados a ver en Entre Ríos. ¿Con estos elementos, cómo estás viendo el 2023?

-Yo creo que lo que ayudaría y es necesario de cara al 23 es que los cuatro compañeros de las ciudades más grandes promuevan una interna. No digo que sean ellos los candidatos, sino que con esa representación institucional lo pongan sobre la mesa. Tiene que promover una contienda electoral entre compañeros y compañeras para darle músculo. Es vital. Ahora, ya tenemos que empezar a charlar, no esperar el momento de candidaturas. Ahora hay que empezar a movilizar como gimnasia para el próximo tiempo y llegar todos integrados.

 

-Todos coinciden, hace años, en llevar adelante internas para dirimir candidaturas, pero no se da. Se reparten pedazos de un gabinete, lugares en las listas y se acabó. ¿Por qué se harían internas ahora?

-Creo que las decisiones de Busti sobre Urribarri, de Urribarri sobre Bordet y así, se han agotado. Ya no se puede más. No hay otro camino para el 2023 que ir a una interna. Tenemos que promover la agitación de las aguas en el plano de la movilización de la militancia en los procesos electorales, partiendo de una interna para llegar a la general con todos en la calle. Esto hay que empezar a hablarlo ya. Tenemos que tomar la decisión de madurar una gran interna desde ahora.

 

-En el peronismo hay voces, por los menos hubo antes de las elecciones, que indicaban que Rogelio Frigerio vino a jugar para sacar un pasaporte que le permitiese sentarse en la mesa chica de Juntos por el Cambio a nivel nacional y, por lo  tanto, no tendría intenciones de buscar la Gobernación. ¿Adherís a esa corriente hipotética?

-Esa idea me suena al “no hagamos nada”, “no hagamos mucho ruido”, “no nos hagamos problemas”, “y  si nuestro problema es Frigerio, Frigerio no va a estar”. Quien haga ese análisis quiere conservar el statu quo antes que hacer política de cara a la gente. Nosotros tenemos que trabajar sobre las hipótesis de mayor dificultad. Bueno, esta elección nos dio una pauta de dificultades y hay que trabajar para revertir. Siempre pensé que Frigerio iba a ser una carta presidencial, pero no de ahora. La verdad me tiene sin cuidado, acá hay que poner a punto una gran movilización del peronismo de cara al futuro.

 

-¿Dónde va estar Juan Javier García en el 2023?

-Voy a trabajar para ser protagonista. En lo personal y muchos de los compañeros con los que hablo estamos dispuestos a ser parte de esa musculatura de la que te hablé. Bregamos por una gran interna porque es absolutamente necesario para la ciudadanía entrerriana. Hay mucho para trabajar y llegar a una plataforma, palabra que ahora parece que no se usa más. La plataforma es el contrato social. Qué pensamos en materia impositiva, en materia vial, los puertos, el desarrollo energético, nuestra mirada sanitaria. Bueno, hay ejes que venimos trabajando porque queremos ser protagonistas, no queremos ser furgón de cola de nadie. Tenemos las capacidades militantes intactas y vamos a aportar. Entendemos que tenemos que dejar de escuchar a las consultoras que te dicen que no hay que exponerse, que hay que controlar la exposición. El peronismo es calle y lo tenemos que hacer todos, no solo los funcionarios, a los cuales a muchos no les da el target para sostener un proceso electoral. Hay que salir a caminar.

Fuente: Página Política
Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad