Lo Último

Radicalismo

Morales pondrá en marcha el año político en la UCR de Entre Ríos

La visita del presidente del partido al campamento de la Juventud Radical, marcará el inicio del año político para los radicales entrerrianos.  Será el primer paso de Morales en su campaña presidencial. También viene Valdés y esperan a Manes.
Pablo Bizai
Por: Pablo Bizai
pablobizai@gmail.com

La semana pasada empezó a moverse en Entre Ríos el tablero político del verano, centrado en la crisis que la sequía generó entre los productores. Esas tensiones movilizaron a legisladores de la oposición para buscar respuestas ante un sector al que mayoritariamente representan.

Pero, en plano estrictamente partidario, el receso estival se extenderá un par de semanas más dentro de la UCR, la fuerza mayoritaria y con más vida interna dentro de Juntos por Entre Ríos. El primer hecho de importancia llegará el 5 y 6 de febrero, cuando en la turística Villa Urquiza se realice el campamento de la Juventud Radical, luego de dos años ausente por la pandemia.

Más allá de la importancia que supone para un partido exhibir una juventud movilizada, el primer fin de semana de febrero marcará el inicio del año político para la UCR entrerriana por la visita que hará al campamento el presidente del Comité Nacional, Gerardo Morales. La expectativa se agranda porque también estará el gobernador de Corrientes, Gustavo Valdez y ante la posibilidad, aun no confirmada, de que también llegue a Villa Urquiza el diputado Facundo Manes.

Se trata de tres opciones que la UCR tiene para disputar la presidencia de la Nación en 2023. Esas presencias motivarán, más allá del campamento de la JR, reuniones con la dirigencia provincial del radicalismo que marcarán el inicio de la campaña presidencial en Entre Ríos.

 

Con Morales

La dirigencia de Entre Ríos está mayoritariamente alineada con Morales, que por estos días exhibe un protagonismo superior al resto de la dirigencia radical. Pero los que lo conocen dicen que gobernador jujeño es un  hombre práctico: si ve que Manes está mejor como figura emergente y es sostenido por la UCR de la provincia de Buenos Aires cedería sus pretensiones. Aunque, claro, también está la posibilidad de que Morales crezca. Esto recién empieza.

Pero ¿quiénes son los dirigentes entrerrianos más cercanos a Morales? No hay en la provincia muchos dirigentes de la UCR con proyección nacional o con contactos de muchos años con la dirigencia nacional de su partido. Se cuentan con los dedos de una mano. Los más destacados son Atilio Benedetti, Gustavo Cusinato y Fabián Rogel.

Benedetti, el rostro visible de la corriente Illia, ha sido la figura más conocida de la UCR entrerriana en la última década. Se acercó a la dirigencia nacional desde que en 2009 llegó al Congreso de la Nación encabezando la lista que le devolvió el triunfo a la UCR en Entre Ríos después de la crisis de la Alianza.

El otro histórico referente de la corriente Illia (hoy ya fuera de ese grupo), Gustavo Cusinato, ya había sido diputado nacional en 2001 y fue secretario del Comité Nacional de la UCR que presidía Morales en los años en los que el kirchnerismo avanzaba sobre el radicalismo con su proyecto de transversalidad.

Fabián Rogel también tejió lazos con la dirigencia nacional como diputado pero, a diferencia de Benedetti y Cusinato, que estaban con Ernesto Sanz en la histórica Convención Nacional de la UCR que se realizó en Gualeguaychú en marzo de 2015, el dirigente de Paraná compartió la posición de Morales de no acordar sólo con el PRO sino también incluir sectores del peronismo.

Los tres están con Morales. Aunque no del mismo modo. Si bien Benedetti es miembro de la conducción nacional de la UCR que se renovó en diciembre, con Morales a la cabeza, viene de jugar en la interna muy pegado a Rogelio Frigerio, que definió con Martín Lousteau el segundo lugar de la lista de candidatos a diputados nacionales en las últimas elecciones.

La división de la bancada de diputados nacionales y la imposición de una candidata del perfil de Marcela Antola no dejó muy bien parado a Lousteau en Entre Ríos. Molestó que el discurso de dar cabida a una renovación se haya terminado resolviendo a dedo para favorecer una mujer ignota para la mayoría de los radicales, sin pergaminos partidarios y que ni siquiera es joven. “Mirá que tenés que andar para llegar a ser diputada nacional en este partido, sólo Montiel hacía eso de meter a dedo candidatos… pero era Montiel”, comentó un dirigente que peina canas.

Entre los aspirantes a la gobernación de Entre Ríos, Morales se lleva todos los apoyos. Este será el año de definiciones de candidaturas. Por lo pronto, se cuentan en la grilla a los referentes de Entre Ríos Cambia, el diputado Pedro Galimberti y el intendente de Crespo, Darío Schneider, que enfrentaron a Frigerio en la interna del año pasado. Ambos también tienen buena relación con Manes.

Aunque para algunos ya ha perdido el tren de la historia, en el entorno de Benedetti lo siguen contando como un postulante permanente a la gobernación, más allá de que con su temprano apoyo a Frigerio, el dirigente más conocido de la UCR haya, para muchos, resignado esa aspiración a favor del líder del PRO. Y Rogel está entre los que el año pasado expresó públicamente su voluntad de ocupar la candidatura mayor de la provincia, aunque no sean muchos los que crean que eso pueda finalmente ocurrir.

Entre las nuevas generaciones, no hay en Entre Ríos dirigentes que hayan reemplazado a quienes ostentan estos lazos nacionales que son siempre un activo en el armado político. Mucho tiene que ver la desaparición de las líneas internas nacionales de la UCR de otra época que, con alguna organicidad, permitían el contacto frecuente de dirigentes de todo el país.

Fuente: Página Política
Notas más
leidas
© 2022 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad