Lo Último

Interna Juntos

Pegados de boletas, un gran tema a resolver

Falta mucho para definirlo, pero ya se evalúa en el armado electoral. Será un asunto central en la segunda experiencia de libre competencia interna en Juntos por Entre Ríos, que esta vez tendrá una boleta larga con candidatos a gobernador, intendentes, senador, diputados y concejales ¿Es posible que todos peguen con todos?
Pablo Bizai
Por: Pablo Bizai
pablobizai@gmail.com

Ya aparentemente sin chances de avanzar en una reforma política que introduzca la boleta única, las elecciones entrerrianas de 2023 se volverán a regir por las reglas que impone la vieja boleta sábana que, si las elecciones provinciales se separan de las nacionales, tendrá cinco cuerpos: gobernador, diputados, senador, intendentes y concejales.

Falta un montón de tiempo para el momento de la definición, pero la promesa de Rogelio Frigerio de acompañar como precandidato a gobernador a todos los precandidatos a intendente de Paraná abre interrogantes sobre cómo serán los pegados de boleta en la interna de Juntos por el Cambio. Si Frigerio mantiene esa palabra hasta el final y no bendice a nadie, pegaría su boleta con todos los aspirantes a la intendencia. ¿Es esto política y logísticamente viable?

Un pegado múltiple de boletas implicaría que en las PASO de 2023 el rostro de Frigerio se vería repetido en los cuartos oscuros de Paraná y de las otras localidades de la provincia en las que se siga este criterio de armado electoral.

Suponiendo que fuesen cinco los aspirantes a la intendencia, el precandidato a gobernador Frigerio estaría encabezando cinco boletas en el cuarto oscuro. Porque ningún candidato local se privaría de beneficiarse del arrastre de quien sería, a priori, el favorito de esos comicios.

Pero lo mismo podría pasar con Pedro Galimberti o Darío Schneider (uno de los dos será el postulante a la gobernación que le dará la interna a Frigerio). Ningún postulante a la intendencia se privaría de recibir el arrastre de votos no frigeristas o antifrigeristas que le pueda proporcionar el precandidato radical.

En estas cosas manda el pragmatismo, aunque siempre pueda aparecer la excepción de algún principista que confirme la regla.

 

¿Sin exclusividad?

Lo habitual en todos los procesos internos para elecciones generales es que cada postulante a la gobernación vaya haciendo pie en el armado provincial con un candidato a intendente propio en cada ciudad. Pero Frigerio dijo otra cosa en Paraná, donde la dispersión de Juntos por el Cambio es notable y deriva de la desintegración que registró el varisquismo en los últimos dos años, tras haber sido el principal grupo de la UCR de la capital desde 1983.

El pegado de boletas es una decisión que adopta cada espacio y cada candidato. Lo habitual es que se pida de abajo para arriba en la categoría de cargos y que lo terminen concediendo, o no, los cargos más altos; en este caso los candidatos a gobernador.

Incluso hasta podría darse un acuerdo entre los postulantes a la gobernación: competir entre sí y no disputarse los intendentes de cada localidad. Habilitarles a todos el pegado múltiple. En un armado relativamente parejo para el orden municipal, podría llegar a beneficiar a todos.

Se supone, por ejemplo, que los candidatos favoritos de Crespo o Chajarí serán los del sector de Schneider y Galimberti. Si éstos quisieran mantener la exclusividad de pegado con sus precandidatos a intendentes en sus ciudades, es decir que no permitieran que peguen también con Frigerio, el candidato del PRO podría hacer lo propio en las ciudades donde tenga el candidato a intendente mejor posicionado. Y probablemente se trate de ciudades con un padrón mucho mayor.

Pero un esquema de pegado cruzado puede chocar con los intereses de postulantes a la intendencia que no tienen una fuerte instalación y que para volverse competitivos necesitan en pegado exclusivo con el candidato a gobernador.

Es un tema que se resolverá sobre el final del proceso, pero que necesariamente será tomado en cuenta desde ahora, en los primeros pasos del armado electoral.

Habrá que ver también cómo termina incidiendo en este asunto la territorialidad de la UCR y las decisiones que adopte el congreso partidario, donde ya no pesa como antes Atilio Benedetti, el principal socio radical de Frigerio.

 

Costoso y confuso

Las valoraciones sobre la conveniencia de habilitar o no un pegado múltiple de boletas se podrán precisar una vez que maduren los armados electorales. Es, en principio, difícil establecer un criterio general ante situaciones locales muy variables.

Pero, más allá de las conveniencias electorales, también se deberá tomar en cuenta el aspecto logístico, el enorme costo que implica imprimir una boleta distinta por cada pegado.

Por ejemplo, en una ciudad puede haber cinco aspirantes a la intendencia y tres precandidatos a senadores anotados para representar al departamento. Podría llegar a haber seis boletas del mismo precandidato a intendente, que vaya pegado con los dos postulantes a gobernador y con los tres senadores, como ya pasó en otras oportunidades. En vez de una boleta, ese precandidato a intendente debería imprimir seis.

En ese mismo ejemplo, la cara de un candidato a gobernador encabezaría 15 boletas distintas en el cuarto oscuro de esa ciudad: tres con cada uno de los cinco candidatos a intendente, que pega con los tres postulantes a senador.  Podrían incluso ser más, si se anotara alguna boleta sólo de concejales y se le habilitara el pegado.

Es fácil inferir el nivel de confusión que puede provocar en el votante semejante oferta electoral. Y el alto costo de impresión de boletas para el aspirante a la gobernación, que habitualmente es el que paga.

Las PASO de 2021 terminaron siendo especialmente valoradas por la dirigencia de Juntos por Entre Ríos, en tanto sirvieron para ordenar la interna al habilitar una verdadera libre competencia, sin listas “oficiales”, como venía ocurriendo desde la fundación de Cambiemos. Por esa particularidad, se las tomó de ejemplo en el peronismo, que en esta provincia ya ni se acuerda lo que es una interna de verdad.

Pero las del año pasado fueron primarias de un solo cuerpo de boleta (candidatos a diputados nacionales) y por lo tanto no había ninguna posibilidad de pegado. Será interesante ver cómo resuelve el frente opositor su segunda experiencia de libre competencia interna, ahora en una elección más compleja en la que se renovarán todos los cargos electivos provinciales y locales.

 

Fuente: Página Política
Notas más
leidas
© 2022 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad