Lo Último

Nuevo período

Diputados renueva autoridades en año electoral

La preparatoria para designar autoridades de Cámara se hará el mismo día de la apertura de sesiones ordinarias. En el oficialismo no se vislumbran cambios mientras la interna siga contenida. En la oposición se espera que roten la jefatura del interbloque y hay expectativa por el discurso de Bordet.
Pablo Bizai
Por: Pablo Bizai
pablobizai@gmail.com

El lunes 15 de febrero, como manda la Constitución entrerriana, el gobernador Gustavo Bordet abrirá el período de sesiones ordinarias con un discurso ante la Asamblea Legislativa. Se espera que antes del acto, previsto en principio para el mediodía, se realice la sesión preparatoria de la Cámara de Diputados, el ala más política de la Legislatura.

En esa sesión, los diputados votarán presidente, vicepresidente primero y vicepresidente segundo de la Cámara para este año. Y los bloques políticos informarán sobre las presidencias de cada bancada, que si bien no se designan por todo el período como las autoridades de cámara (pueden ser removidos en cualquier momento) es habitual que los cambios se produzcan en coincidencia con el inicio del año legislativo.

Se espera que Ángel Giano continúe en la presidencia de la Cámara y Reynaldo Navarro en la jefatura del bloque oficialista. Si hubiera inquietudes en contrario, deberían aparecer a más tardar en la reunión que la bancada oficialista tiene prevista para este jueves.

En principio, no hay razones para suponer cambios y mucho menos una fractura. El bloque se mostró consolidado en el primer año, a pesar de las diferencias marcadas que hay en su seno entre bordetistas más o menos cercanos y kirchneristas más o menos lejanos del Poder Ejecutivo.

A pesar de esa diversidad, los 20 diputados electos por el Frente de Todos lograron acordar en 2020 cada uno de los temas que pidió Bordet. Nadie sacó los pies del plato. Se podría decir, en este sentido, que -al menos hasta aquí- se trató de un bloque oficialista más consolidado que el de anteriores legislaturas. Que incluso superó duras pruebas de unidad, como la ley de emergencia de mitad de 2020.

Esa armonía no debería romperse mientras Bordet logre contener la interna provincial y el Frente de Todos siga con vida en el orden nacional. Todo se pondrá a prueba en principio este año, con el armado de la oferta electoral del oficialismo para las elecciones legislativas y con los movimientos que se den para la sucesión de Bordet en 2023.

En lo inmediato, la unidad del Frente de Todos es vital para afrontar un año electoral adverso, con una pandemia que se extiende más de la cuenta en todo el mundo y con consecuencias económicas que en el caso argentino se suman al descalabro heredado del gobierno de Mauricio Macri. En este contexto, Cambiemos consigue en buena medida diluir su responsabilidad ante una parte del electorado que, naturalmente, se enoja con el gobierno cada vez que va al supermercado y comprueba el derrumbe de su poder adquisitivo.

Además de las diferencias por el manejo de la economía,  motivos especiales para pelearse en el frente oficialista hay varios. Un buen ejemplo es la marcha atrás en la participación de las provincias para el manejo de la hidrovía del río Paraná, que toca de cerca a Entre Ríos y abre una grieta en el frente de gobierno.

Pero en el Frente de Todos comparten el mismo barco y nadie puede salvarse solo. Ese es el límite que encuentran las tensiones al interior de la coalición de gobierno. Si, como se espera, la oferta electoral para este año es armada por un acuerdo de Bordet con Alberto y Cristina, no debería salir a patalear nadie.

En el medio queda abierta la resolución de la interna del PJ, que quedó suspendida por la pandemia de modo indefinida.

El proceso de vacunación viene lento. Y, hasta ahora, las PASO se hacen en agosto. La última vez que hubo internas para una elección legislativa (2017) se anotaron nueve listas en el PJ cuestionando la propuesta oficial que había acordado Bordet con sus antecesores Sergio Urribarri y Jorge Busti.

A la luz de lo ocurrido en esa interna de 2017,  resulta atractivo para el peronismo la suerte de ley de lemas que implicaría unificar las PASO con las elecciones generales en un mismo domingo de octubre, una de las variantes que se evalúan por estos días en el oficialismo, como alternativa a la suspensión de las primarias o a su postergación por uno o dos meses.  Es que en 2017 hubo una buena porción de votos kirchneristas de las PASO de agosto que luego no acompañaron en la general de octubre a la lista “oficial” de Bordet. Con un sistema de doble voto simultáneo no hay fuga alguna.  Pero difícilmente el gobierno nacional iría a un sistema tan cuestionado, que fue derogado en muchas provincias.

 

En Cambiemos

Los diputados provinciales son 34. El oficialismo ocupa 20 bancas; las 14 restantes son de Cambiemos, que funciona como un interbloque de las bancadas de la UCR, el PRO y el MSE.

En la bancada opositora existe un acuerdo de rotación para la jefatura del interbloque que en el primer período ejerció Gustavo Cusinato, a su vez presidente del bloque de la UCR. Si ese acuerdo se aplica, la jefatura debería ser en 2021 para el PRO.

Lo mismo rige para un cargo menor desde el punto de vista político, como la vicepresidencia segunda de la Cámara, que ocupó el PRO (con Esteban Vitor) y que ahora debería ser para la UCR.

Habrá que ver también si siguen en las presidencias de los bloques partidarios Vitor en el PRO y Cusinato en la UCR. En este último caso, el centenario partido ha registrado muchos movimientos en su interna y el experimentado dirigente de Nogoyá es el único que pertenece a la corriente Illia, el grupo que ha dominado en el partido en la última década.

Nada está definido aún. Las novedades se conocerán en la semana, cuando se produzca la primera reunión del año en el interbloque.

En la oposición se aguarda que el Gobernador brinde en su discurso precisiones sobre los asuntos más calientes de la agenda provincial: deuda, atrasos salariales, déficit de la Caja de Jubilaciones, etc. Hacia fin de año, Cusinato y Vitor hicieron para Página Política un balance en el que anotaron los asuntos pendientes para la mirada opositora:

No hay tampoco aquí razones para suponer que se pone en riesgo la unidad de la bancada opositora. Aunque nunca faltan voces que advierten sobre una posible fractura.

Un momento clave en la continuidad de Juntos por el Cambio en la provincia será el congreso partidario del radicalismo que en mayo se reunirá para aprobar la alianza. La composición de ese congreso surgirá de la interna que la UCR tiene convocada para el 18 de abril, en medio de importantes cambios en el mapa radical.

 

 

Fuente: Página Política
Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad